29 junio, 2017

Lo que faltaba: les molesta que los trenes usen aire acondicionado

El 2017 comenzó de la peor manera para los trabajadores argentinos: aumento de tarifas, de transporte, apertura de las importaciones con la consecuencia del cierre de las pequeñas empresas con despidos, altísima inflación, el recorte de remedios para los jubilados que ganen más de 8000 pesos o tengan un Corsa o un Gol de 2007 y ahora la orden del Ministro de Energía, Juan José Aranguren para que no se gaste demasiada plata en el aire acondicionado que tienen las modernas unidades compradas por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Casi como si al ex CEO de Shell le molestara que los pobres disfruten del  aire acondicionado cuando vuelven a sus casas del Gran Buenos Aires, luego de una larga jornada de trabajo.

El gobierno decidió a través de una nota del ministro de Energía a su par de Transporte, Guillermo Dietrich que limite el uso del aire acondicionado en las 17.578 unidades, entre servicios interurbanos, urbanos y de turismo que poseen aire acondicionado.

La cartera que conduce Juan José Aranguren informó que la subsecretaría de Ahorro y Eficiencia Energética sugirió a las empresas de transporte “fijar la regulación de los equipos de aire acondicionado para que la temperatura interior de los vehículos de transporte público de pasajeros (en todos sus modos) sea de 24°C y no menor, manteniendo cerradas las ventanas”.

En ese sentido, la cartera que conduce Juan José Aranguren confirmó que la subsecretaría de Ahorro y Eficiencia Energética sugirió a las empresas de transporte “fijar la regulación de los equipos de aire acondicionado” en los vehículos de transporte público de pasajeros “en todos sus modos”.

El listado de pedidos confeccionado junto a la cartera que conduce Guillermo Dietrich incluye además apagar los vehículos mientras permanezcan estacionados y apagar las luces, aire acondicionado, computadoras y todo equipo eléctrico cada vez que se abandona la oficina por más de media hora.

La Comisión Nacional de Regulación de Transporte (CNRT) informó que  ya está cumpliendo con el pedido. “Hoy un juramento, mañana una traición”, cantada Carlos Gardel y el gobierno no tiene piedad hacia los trabajadores, solo hay beneficio para los ricos y el sistema financiero.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*