22 enero, 2017

El gobierno le puso techo a la paritaria y la CGT amenaza con un paro para marzo

Mientras el oficialismo pretende cerrar la discusión salarial en torno al 20 por ciento para todo el año y el secretario de Empleo, Miguel Ángel Ponte, anticipara la posibilidad de regresar al sistema de pasantías, la CGT advierte que en marzo podría convocar a un paro nacional en protesta por el rumbo económico del gobierno.

El gobierno nacional parece decidido a ponerle techo a los aumentos salariales para este 2017. El incremento que barajan por estas  horas, estaría en torno al 20 %. Y pone como ejemplo el acuerdo entre Vidal en territorio bonaerense y los trabajadores estatales, que sellaron un arreglo del 18% pero con la posibilidad de ajustarse si la inflación resulta más alta, algo que salvo el titular de los estatales de UPCN, Andrés Rodríguez, ve con buenos ojos: “Tal vez no nos molesta una paritaria similar. Habría que esperar qué impacto tendrán los aumentos que están en carpeta: combustibles, tarifas y prepagas”, matizó el dirigente gremial.

Como casi siempre, el oficialismo guarda un par de cartas que mantiene por ahora en las sombras. Una sería la extensión de acuerdos por productividad, un tema considerado hasta hace muy poco como tabú. El plan es reproducirlo en todos los convenios, desde adicionales por rendimiento hasta deducciones por ausentismo.

Pero además, según los dichos del secretario de empleo, Miguel Ángel Ponte, existe la posibilidad que regrese el sistema de pasantías al Estado. Y lo hizo a la manera que mejor le cae a los funcionarios PRO, con una frase más que polémica: “la posibilidad de entrar y salir del mercado laboral hace a su esencia, como comer y descomer”.

Con ese estado de cosas, uno de los popes sindicales, el portuario Juan Carlos Schmid, fustigó duramente la propuesta: “Nadie aceptaría ahora esa pauta hasta no ver cómo se desarrolla la inflación”, sostuvo.

El Gobierno, en un ejercicio de acercar sus conveniencias a la realidad,  había estimado una inflación del 17% para el año que comenzó. La excusa perfecta para no sólo medir a cada trabajador por productividad, sino abrirle la puerta a contratos de pasantías.

Ponte, el funcionario a cargo de la secretaría de empleo, sostuvo que se trata de “la única puerta de acceso a la realidad” para las personas “que no tuvieron formación”. Y que el Gobierno analiza “cómo combinar el trabajo con el empleo”. “Hay dos grandes problemas, uno es el empleo no registrado y otro es la tasa de subocupación”, puntualizó.

Lo cierto es que el oficialismo insiste en reducir los costos laborales. De hecho, durante toda la semana se habló de una nueva ley, que no sería otra que la antesala a la flexibilización laboral que las empresas tanto en público como en privado insisten en poner en práctica, algo que el gobierno, claro está, también ve con buenos ojos.

Desde la CGT, aún golpeada por los dos fallidos pactos antidespidos, y con un denso clima de insatisfacción por parte de las bases luego que la inflación del 2016 superara en casi 10 puntos a los acuerdos salariales, no tendría más remedio que hacer un llamamiento a un paro nacional de actividades.

Aunque todavía no hay nada definido, la medida de fuerza se haría efectiva recién en el mes de marzo.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*