17 noviembre, 2019

Tras ocho horas, liberaron a la militante de La Poderosa que filmó a policías deteniendo a un menor

Después de una masiva movilización a la comisaría 11 de la policía de la Ciudad donde había sido arrestada ilegalmente, fue dejada en libertad. Su abogada confirmó que le labraron un acta por “atentado y resistencia a la autoridad”.

Micaela Brambilla, la militante de la agrupación villera La Poderosa que el domingo por la tarde había sido detenida en el barrio de Caballito, tras filmar la detención ilegal de un menor de 13 años y solicitarles a los policías que exhibieran su identificación en la intersección de las calles Río de Janeiro y Díaz Vélez, fue liberada tras pasar ocho horas en la Comisaría nº11.

Cerca de la medianoche, tras una masiva movilización a la Comisaría 11 de la Ciudad acompañada por Nora Cortiñas, De Madres de Plaza de Mayo, la joven fue liberada.

“La militante de La Poderosa estuvo privada ilegítimamente de su libertad en la Comisaría N°11 de la Ciudad de Buenos Aires acusada de “resistencia a la autoridad”. El Centro de Estudios Legales y Sociales ratificó que no hay leyes que impidan filmar el accionar de agentes de policía y que la detención de la militante de La Poderosa fue arbitraria”, señaló la Garganta Poderosa en un comunicado.

La organización explicó los detalles de la irregular detención de la joven. “Micaela había sido detenida cuando intervino ante el accionar de un grupo de policías que se disponían a esposar a un nene de 13 años acusado de un robo. Con su celular registró las imágenes, mientras les señalaba a los efectivos que se encontraban sin su identificación correspondiente y que no podían ponerle las esposas a un menor. Tras pedirle su documento la retuvieron más de 3 horas en la calle, al tiempo que el niño estaba encerrado dentro del patrullero”, indicaron.

“Desde La Poderosa gritamos más fuerte que nunca, reclamando la implementación urgente del control popular a las Fuerzas de Seguridad”, agregaron.

La abogada y titular del Centro de Estudios en Política Criminal y Derechos Humanos (CEPOC), Claudia Cesaroni, quien asumió la representación legal de la joven de 25 años, contó cómo ocurrieron los hechos.

Brambilla se encontraba caminando por el barrio esta tarde cuando advirtió que efectivos de la Policía de la Ciudad estaban tratando de detener a un menor de edad que se encontraba con una moto con pedido de captura. Allí la joven usó su celular para filmar la situación, cosa que molestó a los efectivos policiales.

El recurso no sólo es totalmente legal, sino que justamente en casos de detención de menores, los organismos que defienden los derechos de los niños recomiendan a los transeúntes que se involucren y filmen la situación para protegerlos de cualquier tipo de abuso policial.

“A Micaela le labraron un acta por atentado y resistencia a la autoridad, algo totalmente falso y que nunca pasó, ella solo estaba filmando”, explicó Cesaroni.

La Policía informó al Juzgado de Instrucción Número 5 que fue el que ordenó la detención y el trasladó a la Comisaría 11 del barrio de Caballito.

“Estoy esperando que me dejen verla y que la liberen porque esta detención es totalmente ilegal, sino presentaremos un habeas corpus”, había afirmado Cesaroni.

Por su parte, el menor fue trasladado al Centro de Admisión y Derivación (CAD) y liberado dos horas más tarde.

 

El texto, luego de la liberación de Micaela

“Gracias a todas y todos, las organizaciones sociales, los organismos de Derechos Humanos y la indispensable Norita Cortiñas, que gritaron hasta recién en la puerta de la Comisaría 11, para denunciar la privación ilegitima de la libertad que sufrió nuestra compañera Micaela durante 8 horas. Tras filmar la detención abusiva a un niño de 13 años, cuando varios efectivos sin identificación intentaban esposarlo, volvimos a padecer esa impunidad que aplican contra los de abajo, todos, pero todos los días. Ojalá responda la ministra de Seguridad, quién carajo nos cuida de los policías”.

 

El primer comunicado, tras la detención

“A un nene, sí. Un grupo de policías, en su mayoría sin identificación, se disponían a esposar a un nene de 13 años, para llevárselo detenido, en Díaz Vélez y Río de Janeiro, justo cuando una militante de La Poderosa volvía de hacer unas compras. Ahí nomás, decidió registrar las imágenes, además de señalarles a los efectivos que no podían ponerle las esposas al niño. Y entonces sí, lo subieron al móvil para ocuparse de Micaela: le pidieron el DNI y la retuvieron más de 3 horas en la calle, con el chico sentado en el patrullero, hasta que finalmente le informaron que sería detenida ‘por resistencia a la autoridad’. Ahora mismo está detenida. Y nosotros esperando, ¡el control popular a las Fuerzas de Seguridad!”.

Si te gustó esta nota, mándasela a tus amigos de WhatsApp

Deja tu comentario

Your email address will not be published.


*