11 diciembre, 2017

Por Dante Palma//Cambiemos y su día (casi) perfecto

Electoralmente el gobierno hizo todo bien, salvo una cosa: la escandalosa, caprichosa e insólita manipulación de la carga de datos en la Provincia de Buenos Aires que demuestra que Cambiemos está más pendiente del Prime Time que de la realidad. Efectivamente, llevando la lógica de la telepolítica al extremo, el macrismo quiso que la ciudadanía se vaya a dormir creyendo que CFK había sido derrotada por uno de los peores candidatos posibles, y, cuando el resultado se daba vuelta, sorprendentemente decidió parar el conteo definitivo. En el gobierno de los CEO, el dueño de la pelota, a punto de sufrir una derrota simbólica, se la lleva a su casa y no se juega más. Pero lo más insólito es que como ardid comunicacional lo único que ha hecho es poner bajo sospecha el resultado de la elección y devolverle al kirchnerismo una épica, en este caso, la de la remontada.

Ahora bien dejando de lado este aspecto, y analizando en frio, podemos decir que Cambiemos fue el gran ganador de la elección: logró hacer pie en todos los distritos a pesar de que la mayoría le sigue siendo esquivo y continúa en manos de los liderazgos locales, pero hizo su mejor elección legislativa en CABA; ganó en Córdoba con candidato propio; le dio una paliza electoral al kirchnerizado Alberto Rodríguez Sáa en San Luis como nunca había ocurrido desde el regreso de la democracia y derrotó al MPN en Neuquén; triunfó holgadamente en una Santa Cruz en crisis, alcanzó la victoria en Entre Ríos, confirmó en Corrientes, Mendoza y Jujuy, y, aún perdiendo, en el segundo escándalo relacionado con el conteo de votos, terminó cabeza a cabeza con el peronismo en Santa Fe, donde el socialismo realizó una performance vergonzante. Por último, como indicábamos anteriormente, “empató” en la elección de la provincia de Buenos Aires.

El panperonismo, por su parte, confirmó varios de sus liderazgos locales y si bien cada caso resulta particular y merecería un análisis pormenorizado, podría decirse que en Formosa, Catamarca, Tucumán, Chaco, La Rioja, San Juan, Río Negro, Chubut, Tierra del Fuego, Santa Fe, Misiones y Salta, distintos tipos de peronismos, en un par de casos, claramente kirchneristas y, en algunos casos, incluso compitiendo contra listas representativas del kirchnerismo, sostuvieron su supremacía. Si sumamos a esa lista a Santiago del Estero, con el triunfo de un Frente que fue aliado de la administración de CFK, llegamos a la conclusión de que la mayoría de los distritos le siguen siendo esquivos al gobierno pero que Cambiemos se ha alzado o ha logrado “empatar” en los más populosos.

Si hablamos específicamente del kirchnerismo podría decirse que, salvo la sorpresa en Santa Fe, quedó reducido a la figura de Cristina con fuerte epicentro en la tercera sección electoral, la única de las siete en la que pudo imponerse. Sobre ello hay dos grandes lecturas contrapuestas pero plausibles ambas: la más benevolente hacia el kirchnerismo podría indicar que con una parte de la justicia persiguiendo, el poder económico nacional e internacional apoyando, los “fierros mediáticos”, los servicios de inteligencia y las principales cajas del Estado, el establishment no pudo vencer a CFK después de años de desgaste. La segunda lectura es que frente a un gobierno que tuvo una de las peores gestiones que se recuerden, con devaluación salvaje, tarifazos, aumento de la pobreza, inflación acumulada del 65%, crecimiento de la desocupación, escándalos vinculados a la violencia institucional, etc., el kirchnerismo, con su mejor y tal vez, única carta, apenas pudo empatarle a un candidato al que cualquiera elegiría para ganarle. Se dirá que el ataque contra la expresidenta fue furioso y que Bullrich no fue “el candidato” sino que la disputa fue contra Vidal, pero lo cierto es que, Cristina, aun si se confirmara el triunfo, apenas pudo igualar la performance de Aníbal Fernández como candidato a Gobernador en 2015. No es justo comparar elecciones para cargos ejecutivos con elecciones para cargos legislativos pero el voto kirchnerista parece estar afincado en un núcleo duro para el cual resulta indiferente de qué tipo de elección se trata. Es más, es tan duro ese núcleo de votos, con ese piso y ese techo que resultan casi similares, que la estrategia duranbarbizada y pasteurizada de Unidad Ciudadana tampoco funcionó. Dicho más crudamente: con escenario 360°, discursos desideologizados o socialdemocratizados en torno a la condición ciudadana, apuestas a las pequeñas historias de gente común, ocultamiento de La Cámpora y de los referentes “piantavotos”, etc., CFK obtuvo lo mismo que su candidato más demonizado. Y por cierto, el responsable de la merma en los votos no parece ser Randazzo más allá de que parte de la militancia de paladar negro, traidorómetro en mano, quiera encontrar un consuelo allí pues el ex ministro le ha quitado más votos a Massa que a la expresidenta. Si bien no es lineal, cabe observar que el 15% de Massa obtenido ayer más el 5% de Randazzo suman exactamente los 20 puntos que había obtenido el exIntendente de Tigre en las PASO 2015.

De cara al futuro cabe distinguir entre lo inmediato y lo mediato. En este sentido, octubre es lo inmediato y allí no es de esperar que existan grandes virajes en las tendencias de los votos. En todo caso, especialmente en la elección de la Provincia de Buenos Aires, aquella donde volverán a posarse todos los ojos, es posible que haya una tendencia hacia una “balotajización” que termine afectando a Randazzo y a Massa. De ser así, entiendo que el gobierno puede recibir algunos votos más que los que podría recibir CFK, más allá de que balotajización no significa balotaje y es posible que ni Randazzo ni Massa pierdan demasiados votos.

En cuanto a lo mediato, el horizonte del peronismo resulta aún más complejo que ayer. De hecho, podría decirse que el resultado de ayer fue el peor de los resultados posibles. ¿Por qué? Porque el resultado de CFK la dejó en una situación límbica: si hubiera perdido por 7 u 8 puntos era, probablemente, el fin del kirchnerismo; si ganaba por 7 u 8 puntos, hubiera encolumnado a todos los peronistas, incluso los más díscolos. Pero no sucedió ni una cosa ni la otra y nadie puede razonablemente desestimar a una candidata que obtiene 35% de los votos contra toda la estructura del poder fáctico, pero, a su vez, hasta ahora su techo sigue siendo insuficiente para una elección ejecutiva. Por lo tanto: hoy es la mejor candidata pero no alcanza para ganar y obtura cualquier tipo de renovación, máxime cuando la pretendida renovación es un Massa que desde el 2013 no hace más que perder votos, y un Randazzo que no pudo alcanzar los dos dígitos que pretendía.

En este sentido, de confirmarse este resultado en octubre, el gobierno, sin ser una mayoría apabullante ni mucho menos, consolidará su carácter de primera minoría en las cámaras, tendrá proyección para alzarse con los principales distritos gracias a candidatos propios, instalará que tiene la legitimidad para avanzar con su plan económico y tendrá enfrente a un peronismo más atomizado que nunca. Si el “mundo financiero” continuara apoyando, el peronismo siguiese “trabado”, la voracidad del plan económico de ajuste se moderara y el revanchismo y el triunfo de su ala menos dialoguista y más salvaje se atemperara, es posible que haya Cambiemos para rato con o sin Macri. Pero tratándose de política, hay allí demasiados condicionales.

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*