20.1 C
La Plata
1 diciembre, 2021
PAÍS

Sigue el debate por la legalización del cannabis medicinal

Los legisladores aúnan criterios para dar dictamen a un proyecto para despenalizar  el aceite de marihuana. Organizaciones sociales, familiares de pacientes, médicos e investigadores expusieron sobre los distintos proyectos que proponen el uso medicinal del cannabis para el tratamiento de patologías como la epilepsia refractaria y la esclerosis múltiple, entre otras enfermedades.

La Cámara de Diputados avanzó con el tratamiento de la ley de despenalización del uso de cannabis con fines medicinales, iniciativa que obtendría dictamen este martes en una nueva reunión de las comisiones de Seguridad Interior, Acción Social y Salud Pública y Legislación Penal.
Se trató de una reunión informativa, presidida por el titular de la comisión de Seguridad Interior, Luis Petri, y que contó con exposiciones de especialistas y referentes de asociaciones.

cannabis

Durante el encuentro, expusieron el director nacional de Salud Mental, Andrew Blake y la investigadora principal del Conicet Silvia Kochen.

“En investigaciones que estamos haciendo, estamos encontrando resultados alrededor del 30 o 40 por ciento de pacientes con epilepsia severa presenta una reducción del 50 por ciento de los efectos de crisis”, destacó Kochen.

Otra de las que habló, fue Valeria Salech, integrante de la organización Mamá Cultiva, quién relató que el cambio en los nenes que se tratan con aceite de cannabis es “radical”. “La prueba son ellos, nuestros hijos”, aseguró y advirtió que van a “seguir cultivando” porque “la mirada prohibicionista nunca tiene en cuenta la salud ni a los chicos”.

También expuso María Laura Alasi, integrante de Cameda (Cannabis Medicinal Argentina) y mamá de Josefina, una nena con epilepsia que logró la autorización del ANMAT para importar el aceite de cannabis, quién relató el caso de su hija, que experimentó visibles mejoras en su calidad de vida y pidió que el aceite de cannabis “se pueda fabricar libremente en Argentina”.

“No vengo a pedir permiso para utilizar el aceite sino para que analicen cómo crear regulación que muestre un Estado presente y que prime la razón y no el prejuicio”, sostuvo.

Fue la primera vez que la despenalización de cannabis, en este caso acotado a propósitos medicinales, tiene tratamiento en la Cámara de Diputados, reunión que tuvo como marco un abrazo simbólico por parte de la comunidad que milita el autocultivo cannábico.

Petri propuso realizar una próxima reunión el “martes que viene al mediodía” para darle dictamen a este proyecto que plantea autorizar el uso de cannabis para generar derivados con fines terapéuticos para tratar patologías como autismo y epilepsia.

La discusión se focalizó entre quienes apoyaban la autorización del autocultivo (actualmente ANMAT habilita esta práctica sólo para tratar casos de epilepsia) y quienes impulsan que sea el Estado el encargado de regular la producción y distribución del aceite cannábico.

Mientras que el oficialismo y el Frente Renovador se inclinaban claramente por ésta última postura, las diputadas del Frente para la Victoria-Pj Diana Conti, Nilda Garré y Carolina Gaillard tomaron partido por el autocultivo, tal como pretende la Fundación Mamá Cultiva, que tomó gran protagonismo durante la jornada.

Legisladores del FpV, del Peronismo para la Victoria (Movimiento Evita) y del Frente de Izquierda se quejaron que el tratamiento tenga como comisión de cabecera a la de Seguridad Interior y no la de Salud que preside Gaillard.

“La mamá que cultiva es considerada una delincuente. Por eso es muy importante que el Estado concientice y ayude a los pacientes para mejorar su calidad de vida, y deje de reprimir”, argumentó Gaillard.

De todos modos, la diputada entrerriana se mostró flexible al proponer que sean los laboratorios públicos los encargados de garantizar el acceso a los medicamentos para “aliviar el dolor y mejorar la calidad de vida” de los pacientes con patologías neurológicas.

Por su parte, Gabriela Troiano (Partido Socialista) también remarcó el deseo de que se le imprima “celeridad” al tratamiento y que se logren “destrabar cuestiones legales que impiden que nuestros laboratorios puedan producir medicamentos para los sectores más vulnerables”.

Para fundamentar su apoyo a la iniciativa, Araceli Ferreyra (Peronismo para la Victoria) apeló a la comparación con Colombia, donde según dijo está permitido el autocultivo de 20 plantas, siendo el “país del punitivismo por excelencia”.

También en info135

El Banco Nación destinará $ 900 millones en asistencia financiera para ampliar la capacidad de producción de las PyMEs de Salta

Alfredo Silletta

ANSES: calendario de pagos de diciembre

Alfredo Silletta

El Banco Nación unifica sus aplicaciones móviles y centraliza todos los servicios digitales en BNA+

Alfredo Silletta

Salir de los comentarios