21.6 C
La Plata
24 octubre, 2020
PAÍS

Revés para Cambiemos: perdió una votación de un proyecto propio

Con los votos del Frente para la Victoria le frustró la aprobación de la ley de obra pública cuestionada porque implicaba volver a un sistema de privatizaciones encubierto.

Por primera vez desde que es gobierno, la alianza Cambiemos perdió en el recinto de Diputados una votación en el Congreso. El proyecto –una iniciativa del oficialismo- creaba un régimen de contratación e inversión público-privado que ya tenía media sanción del Senado. El Frente para la Victoria pidió que la iniciativa regrese a comisión y la votación resultó 107 a favor contra 105 negativos. Así, por primera vez, Cambiemos pierde una votación con una iniciativa propia.

Desde el comienzo de la sesión, el kirchnerismo buscó dificultar el quórum que tras tratativas con diputados de la oposición, el oficialismo consiguió con los 129 legisladores necesarios. Desde el FpV denuncian que Cambiemos tenía preparadas 30 modificaciones al proyecto para hacerlas en el recinto, motivo que generó la moción que impulsó el diputado Abel Furlán.

El pedido fue que se votara nominalmente, pero el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, se opuso. Tras insistir, el FpV logró que se vote nominalmente, y dejó al descubierto una fractura dentro del Frente Renovador, ya que varios diputados abandonaron el recinto, entre ellos, Felipe Solá y Facundo Moyano para no quedar expuestos en la votación.

Según señaló el diputado radical Jorge D´Agostino a la prensa, Sergio Massa tenía dificultades para alinear a su tropa por divergencias de criterio entre sus legisladores, por lo que decidió cortar por lo sano llamando a votar en bloque a favor de la moción de Furlán, en un acuerdo con el jefe de bloque del FpV-PJ, Héctor Recalde.

Tras la votación a favor de la moción, el radical Hugo Marcucci pidió la palabra para aclarar que su voto era en realidad negativo, con lo que la votación quedaba empatada en 106, pero ya se habían retirado los diputados del Frente Renovador y el presidente de la Cámara, Emilio Monzó, dio por levantada la sesión.

El Bloque Justicialista de Diego Bossio estaba dispuesto a votar junto a Cambiemos esta iniciativa, que hasta Margarita Stolbizer marcó que significaba volver a los 90. “Este proyecto consolida el Estado bobo de los 90”, sentenció la líder del GEN. Tanto Stolbizer como el socialismo y Libres del Sur se abstuvieron de votar.

El diputado del Partido Solidario Carlos Heller sostuvo que “es un proyecto de ley que pone al Estado al servicio del sector privado”. El legislador criticó que el texto original “no establece como obligación la publicación de la licitación en el Boletín Oficial”, dando a entender que esa omisión “podría facilitar la concentración de la obra pública”.

En sus intervenciones, el diputado Carlos Heller y Myriam Bregman (PTS-Frente de Izquierda) también habían planteado mociones de orden por la vuelta del dictamen a las comisiones de Legislación General y Presupuesto y Hacienda.

Las críticas que se le hacen a este proyecto de ley tienen que ver con que el Estado concedía demasiadas garantías a las empresas privadas para la obra pública. Este proyecto era anhelado por Mauricio Macri en su búsqueda de la lluvia de inversiones. Entre los beneficios para los privados se destaca, por ejemplo, la quita de la responsabilidad para las empresas por cualquier daño ambiental que realice la empresa ya que pasan a correr por cuenta del Estado.

“Se quitan los controles, se delegan las facultades, incluso la capacidad de tribunales argentinos de fallar sobre qué pasa con esos contratos”, protestó Axel Kicillof (FpV-PJ), que su vez alertó que “no hay una coma en este proyecto que cuide a la industria nacional, al trabajo argentino, a las pymes”.

También en info135

El Gobierno resiste los embates del “mercado cambiario”, que busca la devaluación

Eduardo

El Presidente anuncia la nueva fase de la cuarentena desde Misiones

Jorgelina

Crece la tensión y se desata la guerra de las patotas rurales de Etchevehere contra Juan Grabois

Eduardo

Salir de los comentarios