8.7 C
La Plata
31 julio, 2021
PAÍS

El gobierno debate liberar a Milagro Sala sin romper con Morales

Envuelto en un clima cada vez más espeso y con más presiones internacionales, el gobierno nacional agota las instancias para intentar sacar de la galera algún artilugio legal que deje fuera de la cárcel a Milagro Sala sin que el mandamás jujeño Morales –cada vez más cercano a la paranoia-, pague un costo político irremontable. Desde el radicalismo, en cambio, achacan a Malcorra jugar a favor de la dirigente de la Tupac y agitan el fantasma de la ruptura en Cambiemos si eso sucede.

Los resquemores crecen de modo exponencial en la Alianza Cambiemos. Ni las medidas económicas más impopulares de Macri hicieron crujir al oficialismo como el encarcelamiento de Milagro Sala a manos del radical Gerardo Morales en Jujuy.

Es que las presiones no han cesado, sino todo lo contrario. En el plano internacional, desde el Papa hasta la OEA –a quién el gobernador jujeño acusó de “kirchnerista”-, pasando por la ONU y CIDH, y desde el plano nacional, con declaraciones de diputados opositores, organismos de DDHH, sociales, hasta personalidades del derecho como lo es el ex juez Eugenio Zaffaroni, quién luego de visitar a la dirigente de la Tupac en prisión, abogó por que la Corte Suprema de Justicia pueda ser parte de la solución a los pedidos por su libertad, enviando inequívocamente un mensaje al gobierno para que tome en cuenta.

Y el gobierno nacional, que apoyó al principio el encarcelamiento de Sala como posible globo de ensayo para un hecho similar pero de inmensa envergadura, como podría ser la cárcel para la ex presidenta, se encuentra ahora en un callejón sin salida ante la abrumadora presión ejercida desde el más alto nivel y la tozudez de un gobernador que lleva adelante irresponsablemente una revancha personal contra Sala y que teme, si es puesta en libertad, una jura relámpago como diputada.

En ese marco de rispidez e intolerancia, el jujeño Morales ha perdido totalmente la brújula. Su absurda pelea tiene varios frentes y adversarios: La misma Milagro o cualquier cosa que tenga que ver con ella, como lo ha sido Nelson Mariano Cardozo asesinado a manos de los guardiacárceles, las torturas a las que fue sometido el dirigente cercano a la organización social y tío del chico muerto, Beto Cardozo y el apriete por parte de la policía y la justicia jujeña contra su compañera, Analía Tolaba.

Morales también tiene en el punto de mira a la ministra Malcorra y a parte de la Cancillería. Con la titular del Palacio San Martín, el encono del jujeño llegó cuando se filtró que ese ministerio pudo haber pagado el viaje a Ginebra de Estela de Carlotto para defender a Milagro Sala en los foros internacionales, información que los funcionarios de Malcorra ponen en duda.

Pero no es sólo Malcorra la que desvela a algunos radicales y a Morales en particular: a estos les parece al menos sospechoso y se preguntan por qué Leandro Despouys no ha ido a declarar en la causa por la cual está detenida la activista jujeña, cuando él es la presunta víctima del escrache de la Tupac cuando viajó a Jujuy a presentar conclusiones de la AGN sobre el supuesto manejo turbio de dineros públicos. Quieren que declare, pero eso se demora y hay propuestas de hacerlo por videoconferencia, lo que trae a muchos de los pelos esta cuestión. Por si faltase algún condimento, Despouys es director de Derechos Humanos de la Cancillería y aunque no se ha pronunciado oficialmente sobre la cuestión, hizo saber de su descontento a algunos dirigentes que creen que Milagro está bien detenida y que su trabajo incurría en presuntas amenazas y manipulación de los militantes. Ese reproche afirma que tener a alguien preso por un escrache es una enormidad. De allí la inquina del caudillo jujeño.

Por esto y por qué no atinan a adivinar los pasos futuros de un incontrolable Morales, es que en el gobierno central existe mucha preocupación. Se dice que los jueces que la han detenido vienen de la era Fellner y que, si alguien del gobierno jujeño hace un gesto contra la detención, los jueces darían un giro en favor la activista de la Tupac. Esta suposición se daría de bruces por la intransigencia mostrada por el mandamás radical, dispuesto acaso si es necesario a forzar un quiebre en caso de que Salas abandonase la prisión.

El gobierno, abrumado por las derrotas en el Parlamento y la de todos los indicadores y encuestas, no quiere seguir deteriorando su ya cada vez más débil imagen. Los números no le cierran por ningún lado y la crisis Sala presa o libre no está dispuesto a pagarla. Por eso la mesa de Marcos Peña ha recibido una instrucción “de arriba” de buscar con abogados para encontrar alguna salida política que implique la libertad de la activista para que se le siga el juicio fuera del calabozo y la sangre no llegue al río.

En ese contexto es que Zaffaroni le recuerda al oficialismo que han sido ellos mismos los que han hecho de Milagro un personaje a la altura de Mandela, con todo lo que conlleva esa etiqueta y al mismo tiempo le tiende un puente hacia la Suprema Corte. A la libertad de Milagro Sala.

También en info135

Anses: calendario de pagos de agosto

Alfredo Silletta

Rossi luego de su renuncia: “Si hay alguien que va a defender a Cristina y Alberto en Santa Fe soy yo, no Perotti”

Alfredo Silletta

Juntan firmas para que renuncie la polémica candidata a diputada de Bullrich

Jorgelina

Salir de los comentarios