13.5 C
La Plata
27 septiembre, 2021
PAÍS

Una familia tipo necesita más de 13 mil pesos para no ser pobre

Los datos surgen del INDEC. Los informes sostienen que el costo de la canasta básica total (CBT) que mide la línea de pobreza subió 1,34% durante noviembre y trepó a $ 13.126,29 para una familia tipo. En tanto, la canasta básica alimentaria (CBA), que se utiliza para marcar la línea de indigencia- tuvo un incremento de igual porcentaje y se ubicó en $ 5.446,59. Además, según el organismo, la economía cayó en el tercer trimestre 3,8 por ciento en la comparación interanual, la mayor baja del año.

El costo de la Canasta Básica Alimentaria, que reúne la cantidad indispensable para no caer en la indigencia, aumentó durante noviembre el 1,3%, suba que también se trasladó a la Canasta Básica Total, que reúne además de alimentos, indumentaria y algunos servicios, informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

De esta manera, una familia compuesta por dos mayores y dos niños de 6 y 8 años necesitó en noviembre contar con ingresos por $ 13.126,29 para poder adquirir la canasta básica total(CBT), es decir, para no caer por debajo de la línea de pobreza.

Ese mismo núcleo familiar requirió de $ 5.446,59 para comprar la CBT, y no ingresar en la zona de indigencia.

La CBA está compuesta por un conjunto de alimentos mínimos para la subsistencia de una familia tipo durante un mes, mientras que la CBT le incorpora una serie de servicios básicos. Para ambas mediciones se fija al grupo familiar como un matrimonio y dos chicos en edad escolar.

La variación de 1,34% que experimentaron la CBT y la CBA se ubica por debajo de la variación general del índice de precios al consumidor (IPC), que para noviembre fue de 1,9%. En parte esta situación se explica porque el IPC captó subas en medicina, esparcimiento y comunicaciones, que tienen una incidencia mínima en las canastas que miden pobreza e indigencia.

El salario mínimo vital y móvil se fijó en $ 7.560 a septiembre. Sin embargo, la cifra que equivale a apenas el 58% del valor de una canasta básica total.

El INDEC repuso la serie que medía los valores de CBT y CBA en abril, en consecuencia no se tiene la evolución desde enero. En los ocho meses disponibles la CBT sufrió un incremento de 16%, mientras que la CBA se incrementó 16,4%. La última medición determinó que la tasa de pobreza a nivel nacional es de 32%.

Tercer trimestre negro

El Indec difundió este jueves el informe del PIB del tercer trimestre. Si los datos se comparan con los de 2015, la situación actual es la peor del año, a raíz de la baja del 3,8 por ciento, superior a la merma interanual del segundo trimestre. En cambio, la evolución a lo largo de 2016 marca cierta evolución desde la caída del 0,8 por ciento en el primer trimestre frente a los meses anteriores, la baja del 1,9 por ciento en el segundo trimestre hasta la de 0,2 por ciento en este tercer trimestre.

En este informe, el Indec volvió a revisar al alza el crecimiento del PIB del año pasado. La primera estimación, de junio, marcaba una suba de la economía en 2015 de 2,4 por ciento. Esa cifra pasó a 2,5 en septiembre y ahora se ubicó en 2,6 por ciento. Además, el organismo modificó el cálculo de la variación del consumo en el primer trimestre de 2016, desde un alza de 1,1 por ciento interanual hasta un incremento del 2,2 por ciento en este último informe. El dato contrasta con la percepción de cualquier empresario, sindicalista o analista acerca del deterioro del consumo popular en ese período, a causa de la disparada de precios antes de las paritarias.

En el tercer trimestre, el consumo privado (que explica el 72 por ciento de la demanda global) cayó 3,1 por ciento de forma interanual. Esa retracción se debe a que la inflación, que subió por la devaluación, la eliminación de retenciones y la suba de tarifas, superó al incremento de los salarios y jubilaciones. Para los trabajadores registrados que forman parte de las negociaciones paritarias más importantes, se estima que la caída del poder adquisitivo este año terminará en el 6 por ciento. Esa pérdida es superior para los empleados registrados no sindicalizados y todavía más grave en el caso de los no registrados.

De hecho, el cálculo de los componentes del PIB exige la elaboración de un índice de precios implícitos, que registró un alza interanual en el tercer trimestre del 41,7 por ciento para el consumo privado. El dato contrasta con el incremento anual del 31 por ciento de la remuneración promedio según los datos del sistema previsional que publica el Ministerio de Trabajo. En el segundo trimestre, esa comparación fue la siguiente: un avance de precios del 43,4 frente a subas salariales de 30,6 por ciento en junio, una diferencia todavía mayor a la actual.

Las exportaciones y la inversión (cada uno representa el 20 por ciento de la demanda global), bajaron 2,5 y 8,3 por ciento, respectivamente. Las ventas al exterior dependen en particular de la economía de Brasil, que sigue sin recuperarse. En el caso de la inversión, la caída es muy significativa y da cuenta del mal clima de negocios que supone un mercado en retracción con mayor ingreso de importaciones. La compra de maquinaria y equipo de fabricación nacional bajó 4,1 por ciento, mientras que la adquisición de equipos importados lo hizo en un 5,8. La merma del equipo de transporte nacional fue de 11,1 por ciento.

La construcción fue el sector que más cayó, un 12,9 por ciento en el tercer trimestre, seguido por la industria manufacturera (-8 por ciento), minería (-5,7 por ciento), intermediación financiera (-5,5), comercio minorista, mayorista y reparaciones (-5,0) y agricultura y ganadería (-2,8 por ciento). Crecieron la pesca, electricidad, gas y agua y transporte.

También en info135

Dan vergüenza: La oposición ahora se opone a la presencialidad en el Congreso

Alfredo Silletta

ANSES: calendarios de pago de hoy lunes 27 de septiembre

Alfredo Silletta

Llegó otro lote de Sinopharm y el país ya suma más de 65,6 millones de vacunas recibidas

Jorgelina

Salir de los comentarios