15.6 C
La Plata
25 septiembre, 2021
PROVINCIA

Los maestros cierran filas y le apuntan a Vidal: “Se prepara para ir a la guerra contra los docentes”

Los seis sindicatos docentes de la provincia de Buenos Aires (AMET, FEB, Sadop, Suteba, UDA y Udocba) se mostraron este lunes unidos en la disputa paritaria que mantienen con el gobierno de María Eugenia Vidal. Baradel, centro de acusaciones tanto por parte de la primera mandataria provincial como del ministro de educación bonaerense, y amenazado de muerte en reiteradas oportunidades, advirtió que “en lugar del conflicto sectorial que esperan, esto va a convertirse en un conflicto social: está en juego la escuela pública”.

Este lunes se reunieron los seis sindicatos docentes que nuclean a la totalidad de los maestros en la Provincia de Buenos Aires. Tras el cónclave llevado a cabo en La Plata, salieron a reclamarle a la gobernadora María Eugenia Vidal que los convoque para continuar la paritaria. Los dirigentes cerraron filas y denunciaron que la provincia, siguiendo una estrategia pautada con el gobierno nacional, cajonea la negociación mientras dice por los medios que está dialogando. El último encuentro paritario se hizo el 6 de febrero.

En ese marco, Suteba junto a los técnicos de Amet, la Federación de Educadores Bonaerenses, los privados del Sadop, la Unión de Docentes Argentinos y Udocba realizarán este martes y el miércoles jornadas de discusión en todas las escuelas del distrito sobre el pedido de un aumento de un 35 por ciento, reclamo salarial que representa casi el doble del 18 ofrece la provincia.

“Vemos que el gobierno se prepara para ir a la guerra contra los docentes. Para ellos es clave disciplinar al conjunto de los trabajadores teniendo un caso testigo, pero se equivocan, porque en lugar del conflicto sectorial que esperan, esto va a convertirse en un conflicto social: está en juego la escuela pública”, advirtió Roberto Baradel luego de la reunión.

El gobierno lanzó una ofensiva contra los gremios. A nivel nacional, anunció que no realizará la paritaria federal que todos los años fijaba el sueldo inicial de los maestros. Y en la provincia de Buenos Aires –el distrito más importante por el número de alumnos y colegios–, los funcionarios de Cambiemos parecen buscar que la atención sobre la discusión paritaria se desplace a los cruces con la figura de Baradel, un dirigente identificado con el kirchnerismo y víctima en estos días de escalofriantes amenazas de muerte.

Al líder de Suteba  lo responsabilizan por el fracaso de las negociaciones, y el domingo, la gobernadora salió personalmente a confrontarlo. “El año pasado Baradel cerró una paritaria de 34,6 por ciento y no quiso, como se hizo con el resto de los estatales, renegociar durante el año con cláusula gatillo. El resto de los estatales terminó mejor”, sostuvo al salir a defender su propuesta de un aumento del 18 por ciento, en cuatro cuotas, atado a la inflación que determine el Indec.

Los gremios le replicaron a Vidal que el año pasado la provincia no cumplió con la cláusula de revisión de los sueldos por la inflación. El punto fue una de las condiciones para el acuerdo; en agosto, la gobernación convocó a los dirigentes –se suponía que para darle para cumplimiento–, pero argumentó que la inflación no había superado al aumento anual. Luego ya no volvió a llamarlos.

Vidal había aseverado que sabe que “los docentes merecen ganar más”, pero opinó que “esa no es la discusión, sino cuál es el mejor esfuerzo que podemos hacer” de acuerdo al “presupuesto que tenemos”.

En ese sentido, las 6 entidades gremiales pidieron “mayor presupuesto educativo para garantizar educación pública de calidad” y recordaron que el Ejecutivo provincial “redujo la partida presupuestaria para educación de 2016 para 2017”.

Luego expresaron que “la pérdida de poder adquisitivo fue de entre un 8 y un 10%, por lo cual demandamos el recupero inmediato de la pérdida salarial 2016”. “La propuesta gubernamental del 18% en cuatro etapas trimestrales representa $250 de aumento en cada una de ellas, de modo tal que a octubre de 2017 los docentes continuarán por debajo de la línea de pobreza”, estimaron.

Sergio Romero, titular de UDA, indicó que, “Hoy el salario inicial de un maestro bonaerense es de 9.800 pesos, que quedarían a fin de año en 11.800 pesos si se acepta el 18 por ciento de aumento ofrecido por la Gobernador María Eugenia Vidal, por debajo de los 13.100 pesos que según el INDEC necesita una familia para no ser pobre”.

Otra que salió a contestarle a Vidal, fue Mirta Petrocini, de FEB: “los dirigentes de los docentes no fomentamos el conflicto”, pero aclaró: “no vamos a sentarnos a negociar a la baja”.

Pero el gobierno de Vidal, parece ir a todo o nada, respecto a la posibilidad cierta de que las clases no comiencen en tiempo y forma a causa de medidas de fuerza. Y en ese sentido, parecen darle la razón a los dirigentes sindicales  ya que la gobernadora insistió en que descontará los días y dijo que utilizará “todas las herramientas legales” para que empiecen. Espero no tener que llegar a eso”, advirtió.

También en info135

Más del 92% de los bonaerenses mayores de 60 años ya completaron la vacunación

Jorgelina

Larroque cruzó duro a Guzmán: “No es tiempo de amarretear”

Jorgelina

Continúan la entrega de 1.500 escrituras gratuitas en la Provincia

Jorgelina

Salir de los comentarios