20 septiembre, 2018

Ariel Sujarchuk participó de una reunión de la Comisión Nacional de Veteranos de Guerra

En el Centro de Veteranos de Escobar, el intendente Ariel Sujarchuk participó de una nueva reunión de la Comisión Nacional de Veteranos de Guerra, que agrupa a 19 federaciones provinciales de ex combatientes.

“Me enorgullece estar aquí porque este encuentro es muy importante, conmovedor y esclarecedor, ya que profundiza la gesta, mantiene viva la memoria y el reclamo de la soberanía argentina sobre nuestras islas. Agradezco a todos los veteranos y a los representantes de las instituciones nacionales y provinciales que los representan. Es un honor recibirlos en nuestro distrito”, manifestó el jefe comunal, acompañado por el Secretario de Gobierno, Javier Rehl.

El objetivo de esta comisión es el intercambio de ideas que generen proyectos para continuar gestionando la ampliación de reconocimientos y derechos para los miles de ex soldados que defendieron a la patria en el conflicto bélico de Islas Malvinas.

“Quiero anunciar que vamos a promover una ordenanza para que los viajes de ex combatientes a Malvinas sea una norma institucional, a diferencia de cómo lo implementamos este año, que fue mediante un decreto. De esta manera nos aseguraremos de que esta medida trascienda al gobierno de turno. Además, acompañaremos la idea de que las instituciones educativas, tanto públicas como privadas de nuestro partido, reciban a ex combatientes para transmitirles a las próximas generaciones lo que estos hombres han hecho por nuestra patria”, finalizó Sujarchuk.

Facebook

1 Comment on Ariel Sujarchuk participó de una reunión de la Comisión Nacional de Veteranos de Guerra

  1. Lenin y Stalin también persiguieron a los musulmanes: consulta la voz bashmachis para los combatientes de Asia Central que se negaron al comunismo, la colectivización de los kazajos (en proporción más criminal que el Holomodor de los ucranianos), las deportaciones de los pueblos musulmanes del Cáucaso incluidos algunos que nunca se habían alzado en armas contra el régimen bolchevique y la enorme disminución en el número de mezquitas, la imposibilidad de cursar estudios islámicos ni allí ni en el extranjero. Para mi un checheno musulmán combatiente contra el comunismo me merece más respeto que un intelectural liberal europeo comprensivo con los pequeños fallos del sistema soviético como todos sus compañeros de viaje de los años 30 (los firmantes habituales de manifiestos).

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*