27 mayo, 2018

Comunicado de la Mesa de Educación de Unidad Ciudadana – Mar del Plata/Batán ante el cierre del programa Conectar Igualdad

Hace menos de una semana, el gobierno nacional a través del Decreto 386/2018, dispuso la creación del Plan Aprender Conectados, a implementarse por el Ministerio de Educación de la Nación en los establecimientos educativos oficiales del país. Lo que deja en evidencia una primera lectura de la norma, es la decisión ejecutiva de dar por finalizado el Programa Conectar Igualdad.

El Decreto, que no avanza en ningún aspecto central de la implementación del nuevo plan, y sólo se detiene en señalar las limitaciones del PROGRAMA CONECTAR IGUALDAD, vaciado y atacado sistemáticamente desde diciembre de 2015, se limita a afirmaciones grandilocuentes y alejadas de la difícil realidad educativa que están viviendo los establecimientos educativos públicos de nuestro país.

El vaciamiento del PROGRAMA CONECTAR IGUALDAD, inicia su triste recorrido apenas asumido el gobierno nacional con 70 trabajadores cesanteados en marzo de 2016 y un achicamiento progresivo del “Plan Nacional de Inclusión Digital en las Escuelas” (PNIDE). En ese entonces el ministro de educación, hoy senador por la provincia de Buenos Aires, Estaban Bullrich, se había comprometido públicamente en sostener el Programa, al tiempo en que se negaba a recibir a los trabajadores cesanteados que fueron aumentando en 2017 y 2018. La otra cara del vaciamiento del Programa fue su principal combate ideológico, el traspaso al Ministerio de Educación como ámbito de Aplicación, desplazando el rol de la ANSES, que sostenía el fundamento de esta política educativa como una política social.

Según el Decreto, con vigencia desde el día 3 de mayo de 2018, el nuevo Plan Aprender Conectados consiste en una propuesta integral de innovación pedagógica y tecnológica, y punta de lanza de un supuesto nuevo recorrido en materia de alfabetización digital.

En el artículo 6, se expresa el único lineamiento claro del rumbo de alfabetización digital que propone el gobierno. Allí se señala que se priorizará el equipamiento de las escuelas por sobre el de los estudiantes. Esta falsa dicotomía -escuelas equipadas o computadoras para los estudiantes- esconde la finalidad de producir un feroz ajuste en todo el sistema de educación pública nacional, objetivo del gobierno nacional y provincial de cada una de las decisiones que ha tomado hasta este momento.

No existe propuesta educativa si ésta no cuenta con generar un impacto social y cultural. Desde 2010 se distribuyeron 5.4 millones de netbooks a estudiantes y docentes de escuelas públicas con el objetivo de acortar la brecha digital existente en la población argentina debido a cuestiones socioeconómicas. Con sentido de justicia social, el objetivo principal fue igualar el acceso a las nuevas tecnologías a toda la población.

Como dijo el profesor Alberto Sileoni, ex ministro de Educación de la Nación, Conectar Igualdad fue una política universal de inclusión educativa e impacto social, puesto que poseía varias características de una política social tendiente a disminuir el impacto de las desigualdades económicas en el ejercicio de un derecho: el del acceso a las nuevas tecnologías y al mundo virtual y digital, mediante una acción del Estado. Conectar Igualdad definió una política de inclusión digital para la educación pública y estableció la distribución de computadoras portátiles en escuelas de educación secundaria, institutos de formación docente y escuelas especiales. Esta democratización en el acceso, al distribuirlas en forma gratuita (razón por la cual era ANSES el ejecutor de esta distribución), es lo que ahora hacen desaparecer.

Facebook

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*