8 diciembre, 2016

Comunidades indígenas: Pensadores e intelectuales le escriben carta a Víctor Hugo Morales

Un grupo de intelectuales y pensadores del campo nacional y popular le escribieron una cálida carta al periodista Víctor Hugo Morales  en defensa de las comunidades indígenas y el pueblo formoseño. La misiva se originó a partir de un informe periodístico en C5N del periodista Ignacio Ramírez que cae en los clichés de los porteños sobre el interior profundo del país y la América Latina. En la carta se destacan las 500 escuelas de Educación Intercultural Bilingüe, los mas de 550 docentes indígenas, los 58 centros de salud repartidos en las comunidades, las mas de 3500 viviendas construidas en la ultima década y las redes eléctricas y de agua potable que se extendieron por toda la provincia de Formosa.

El texto completo de la carta:

Estimado Víctor Hugo,

Nos ponemos en contacto con Ud. porque sabemos que ha sido uno de los escasos periodistas de vasta repercusión pública que fue capaz de reconocer los errores y mentiras que se publicaban y decían por la prensa gráfica, la televisión y la radio sobre la real situación de los argentinos pertenecientes a los pueblos indígenas -tal como los nombra nuestra Constitución Nacional- en la provincia de Formosa y las políticas de estado que los gobiernos de esa provincia han desarrollado hacia estos, muchas veces olvidados, compatriotas.

En estos días se ha emitido por C5N un informe realizado por el periodistas Ignacio Ramírez donde, en principio, se reconocen las falacias y mentiras propaladas por el señor Félix Díaz, falso cacique de una comunidad qom de Formosa.

Humildemente consideramos que el informe reiteró alguno de los rasgos de lo que ha sido la visión sesgada de los programas con que el señor Lanata abrumó a la opinión pública porteña y nacional: la presentación de casos puntuales, aislados del conjunto, y la invisibilización de los enormes avances logrados por la comunidad multilingüística en esa provincia. El enfoque puntual y conmiserativo ha impedido, hasta ahora, que el resto de los argentinos, que no conocen Formosa, tengan un idea exacta de la realidad cambiante que viven esas comunidades en las últimas dos décadas, que permitió su efectiva integración a la sociedad formoseña; el papel cultural, económico y político que ellas juegan en esa sociedad y los avances obtenidos durante los últimos veinte años, pasando de la invisibilidad, el desconocimiento y el aislamiento a convertirse en un factor característico y reconocido de la provincia, plenamente integrado a la misma.

Este modo de acercarse a la realidad de Formosa no ha permitido informar acerca de, por ejemplo las 500 escuelas de Educación Intercultural Bilingüe, los más de 550 docentes indígenas de modalidad aborigen (tal su nombre institucional), los 58 centros de salud y hospitales repartidos en el seno de las propias comunidades, las más de 3.500 viviendas, construidas en los últimos años, cuya modalidad respeta las costumbres y creencias de estos compatriotas, más las que están en proceso de construcción.

Tampoco se ha logrado informar sobre las redes eléctricas y de agua potable que se extendieron por miles de kilómetros a lo largo de nuestra dilatada provincia, cubriendo zonas rurales, y a los que, una mirada economicista consideraría de ineficiencia económica, pero que han sido hechas con estrictos criterios de justicia social.

Para describir la diversa realidad de estos compatriotas, sus preocupaciones económicas, sociales, culturales y políticas, sus relaciones con las comunidades de pueblos originarios entre sí y con el resto de la sociedad, sería muy ilustrativo que visite Formosa y lo vea personalmente. No negamos que hay problemas y que algunos fueron manifestados en las entrevistas que presentó a la audiencia y que despiertan de inmediato compasión y misericordia, al margen de la verdadera situación social, global e histórica en que se halle. Sin negar su importancia, los entrevistados no expresan el trabajo colectivo de toda la comunidad formoseña, incluida su dirigencia, en la construcción de una provincia y un país más justos y que hoy permiten que las estadísticas del INDEC y de otros observatorios, demuestren que todos los indicadores sociales de la última década hayan mejorado.

Ese enfoque, estimado Víctor Hugo, encierra un poderoso y no confesado prejuicio que no solo distorsiona la realidad sino que produce un enorme daño cultural y social en las comunidades indígenas que son los protagonistas de su propia transformación desde hace décadas y han alcanzado logros mayúsculos en todas las áreas de su vida comunitaria. Y nada de esto se ve. Una mirada eurocéntrica, sin proyección antropológica, simplificante no ayuda a solucionar con mirada nacional e integradora los problemas y dificultades de nuestros formoseños. Hay en estos informes, lamentablemente, una subestimación de su historia concreta, sus luchas y su presente.

Con esto, estimado Víctor Hugo, los abajo firmantes, pensadores, intelectuales y artistas argentinos de signo nacional y popular, que conocen de cerca la provincia de Formosa, queremos comprometerlo a abrir los oídos, los micrófonos y las cámaras a la realidad que vive nuestra provincia y nuestra gente, criollos, inmigrantes y originarios. Una mirada integradora y comprensiva podrá comprender y explicar a todos los compatriotas que lo siguen por su inclaudicable firmeza de principios la riqueza humana de Formosa.

Un colega suyo, Luis Bruchtein, escribía en el 2011: Todas esas provincias (las del interior profundo) tienen muchos problemas, parecidos a los que tienen las supuestas provincias “grandes” y de “mayor cultura política”. Han mejorado muchísimo, pero no son el paraíso. Más allá de eso, da vergüenza esa mirada centralista que se usa para realizar análisis clasistas y despectivos. En la ciudad de Buenos Aires todo el mundo se indignó por la declaración de Fito, pero sobre esas provincias cualquiera puede volcar su desprecio sin que nadie reaccione porque es algo que está culturalmente naturalizado”.

Sería bueno que la libertad de opinión que Ud. ejerce con vehemencia y convicción pueda servir para cambiar este histórico y lamentable malentendido.

Con la admiración y el respeto de siempre

 

Firman

 

 

Lic. Daniela Bambill

Roberto Baschetti

Fabián Blanco

Francisco Cafiero

Dr. Juan Carlos Biani

Carlos Caramello

Dip. Nac. Daniela Castro (San Juan)

Horacio Cesarini

Jorge Coscia (Ex Srio. de Cultura)

Dr. Jorge Cholvis

Fabián D’Antonio

Dr. Agustín D’Attellis

José Luis Di Lorenzo

Rodolfo Edwards

Federico Escribal

Prof. Mara Espasande

Abel Fernández

Gabriel Fernández

Dr. Jorge Fernández (Rector Universidad de la Defensa)

Julio Fernández Baraibar

Dr. Pablo Fontdevila

Martín Garcia

Horacio Ghilini

Juan Carlos Manoukian

Renato Miari

Dip. Nac. Mario Oporto (MC)

Dr. Dante Augusto Palma

Dr. Martín R. Plaza

Mariano Pinedo

Dr. Jorge Rachid

Lic. Aritz Recalde

Daniel Santoro

Alfredo Silletta

Lic. Juan Tangari

Camilo Vaca Narvaja

Dr. Eduardo Valdés

Lic. Fernanda Vallejos

Dr. Mario Yutiz

 

 

 

 

 

 

 

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*