19 agosto, 2019

En 9 meses la pobreza creció un 12,3% porcentual

Según el Centro de Economía Política Argentina (CEPA) desde noviembre del año pasado hasta este año se se incrementó 12,3 puntos porcentuales, pasando de 19,8% en noviembre de 2015 a 32,1% en junio, mientras que la indigencia aumentó 2 puntos porcentuales pasando de 5,7% en noviembre a 7,7% en el mes de junio. Esto significa un aumento de 5,38 millones de nuevos pobres en tan sólo 9 meses de gobierno.

En el día de ayer el Instituto de Estadísticas y Censos (INDEC) publicó las cifras de pobreza e indigencia (pobreza extrema) para los 31 aglomerados urbanos objeto de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH). El resultado es 6,3% de indigencia y 32,2% para la pobreza para el segundo trimestre de 2016. Esto significa un número de 8,7 millones de pobres si se considera el universo de la EPH, mientras que si se extrapola a toda la población resultan ser 14,2 millones de pobres.

Lo llamativo no es la foto (las cifras del anuncio), sino la película (la evolución reciente). Desde el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), hemos medido la pobreza en el país desde noviembre 2015 y nuestras cifras indican que a nivel nacional la misma se incrementó 12,3 puntos porcentuales, pasando de 19,8% en noviembre de 2015 a 32,1% en junio, mientras que la indigencia aumentó 2 puntos porcentuales pasando de 5,7% en noviembre a 7,7% en el mes de junio. Esto significa un aumento de 5,38  millones de nuevos pobres en tan sólo 9 meses de gobierno.

De la misma manera que el gobierno realizó con la tasa de desocupación, la publicación del INDEC al segundo trimestre de 2016 omite deliberadamente la evolución de la pobreza desde el inicio del gobierno de Cambiemos.  En efecto, la evolución de los precios de los alimentos en los meses de diciembre y enero (por las medidas económicas del gobierno nacional) se tradujeron en un consecuente y previsible aumento de la indigencia y la pobreza medidas por ingresos. En este sentido, si en noviembre de 2015 el valor de la Canasta Básica ascendía a $1.020, dicho valor se eleva bruscamente a $1.312 en enero (29% de aumento), para luego alcanzar $1.622 en junio (59% de aumento) para el adulto equivalente. Vale remarcar que la evolución de la canasta medida por CEPA es coincidente con la publicada por INDEC que en junio de 2016 estimó para el AMBA la canasta en $1.614.

Resulta oportuno mencionar que el método de estimación de pobreza por ingresos es “indirecto”, en tanto considera pobres/indigentes a aquellos que no cuentan con recursos monetarios suficientes para satisfacer sus necesidades básicas, tomando para el análisis sólo una dimensión. En efecto, existen métodos “directos” que consisten en verificar si los hogares han efectivamente satisfecho una serie de necesidades previamente establecidas (no sólo de ingreso monetario), es el caso de medición de NBI (Necesidades Básicas Insatisfechas) o la Medición de Pobreza Multidimensional (IPM).

Si te gustó esta nota, mándasela a tus amigos de WhatsApp

Deja tu comentario

Your email address will not be published.


*