16.1 C
La Plata
20 septiembre, 2020
PAÍS

El establishment económico y mediático quiere muertos y caos para debilitar al gobierno y no perder privilegios

Por Alfredo Silletta. Están desesperados. No quieren que al presidente Alberto Fernández le vaya bien en la lucha contra el coronavirus ni en la negociación de la deuda externa. Presionan, inventan noticias, quieren debilitar al gobierno para tumbarlo si es necesario.

El establishment económico y mediático tuvo su momento de gloria con el gobierno de Mauricio Macri y fugó al exterior 86 mil millones de dólares. Se creen los dueños de la Argentina y no quieren perder los privilegios.

Más allá que Horacio Rodríguez Larreta afirmó por estas horas que esperan más de 1.000 casos diarios, aparecen personajes como Juan José Sebreli llamando a una desobediencia civil o una Susana Giménez tomándose un avión privado a Punta del Este y gritando que esto se “parece a Venezuela”.

Desde los medios dominantes hay una campaña sistemática para que el gobierno “levante” la cuarentena. La excusa es que la economía se derrumba. Una gran mentira: en Estados Unidos se perdieron 44 millones de puestos de trabajo y las muertes superaron los 100.000 vidas. Con más o menos cuarentena, los países europeos han perdido millones de puestos de trabajo.

En realidad, al poder económico no le interesa los puestos de trabajo que se pierdan, buscan que los muertos aumenten en forma masiva, para luego tirárselo al gobierno de Alberto y acusarlo del fracaso de su lucha contra la pandemia. Parece maquiavélico pero es así.

Al establishment nunca le interesaron los muertos. En 1955, luego de la Revolución Libertadora, no dudaron en fusilar y llenar las cárceles de militantes peronistas con la sola excusa de imponer su programa económico. Tampoco dijeron nada con los 30.000 desaparecidos durante la última dictadura militar.

Por estas horas, cuando recrudecen los contagios en los barrios populares, gritan en los medios que “encerramos a los pobres” y comparan esa situación con el Gueto de Varsovia donde los nazis asesinaban a judíos, comunistas y homosexuales. Quieren desestabilizar, que la gente se levante y proteste.

Días atrás, el Grupo Clarín publicada un video de una protesta en una barriada de Chile pero decía que era del conurbano. Ayer, mostraban otro video trucho afirmando que Milagro Sala en plena cuarentena hacia una fiesta en su casa. Todo mentira, era un video del 31 de diciembre pasado. Ellos saben qué es mentira, pero solo quieren producir el caos.

En realidad, el país está casi normalizado, menos en la Capital Federal y el conurbano, donde la pandemia no afloja. El establishment cuenta con sus voceros mediáticos que machacan todos los días: Los Lanata, Leuco, Morales Sola, Novaresio, Feinmann, Wiñazki y Etchecopar, acompañados por personajes como Patricia Bullrich, Fernando Iglesias o Waldo Wolff. En las últimas horas un centenar de intelectuales “macristas” publicaron una solicitada bajo el titulo “La democracia está en peligro” afirmando que “Argentina vive “una infectadura”.

El país vive una gran operación política para desgastar el gobierno de Alberto Fernández. Durante algunos meses, luego del gran triunfo de las PASO, el poder quedó grogui, pero ya se recuperaron. Echan mano a todo, hasta llegamos a escuchar que nos gobierna una “dictadura de infectólogos”, pero siempre es lo mismo: el odio a cualquier gobierno popular que piense en mejorar la vida de los trabajadores y los más humildes.

También en info135

El sentido mensaje de CFK por la muerte de un nieto recuperado: “Demasiado dolor”

Jorgelina

Fake news y circo macrista: CFK y el PJ respaldaron a Nardini y hablaron de un “autoallanamiento” de Macri

Jorgelina

El presidente cruzó a Duhalde: “En política algunos no entienden que el tiempo pasó”

Alfredo Silletta

3 Comentarios

fernandez 30 mayo, 2020 at 9:11 am

no te moris mas hdrmp ladron

Respuesta
Beatriz 30 mayo, 2020 at 2:21 pm

QUE EL SEÑOR HAGA JUSTICIA CON ELLOS, SE LO MERECEN!!!

Respuesta
Carlos roberto Orellana 30 mayo, 2020 at 9:00 pm

Ya están cerca

Respuesta

Salir de los comentarios