8 julio, 2020

El ‘silencio ensordecedor’ de Clarín y La Nación sobre el espionaje ilegal de Vidal

Por Alfredo Silletta. Durante cuatro años, los medios dominantes mostraban a la ex gobernadora María Eugenia Vidal como la “política” más brillante de la última década y hasta la presentaban como la sucesora de Mauricio Macri, una especie de genio político que había llegado para enfrentar las “mafias” del peronismo en la provincia de Buenos Aires.

La realidad paralela de los medios dominantes, que la misma Vidal se lo había creído, le estalló en su propia cara en las PASO del año pasado y posteriormente en las elecciones de octubre, al perder por más de 15 puntos frente a Axel Kicillof y el Frente de Todos. Los bonaerenses tenían claro que, más allá de lo que dijeran los medios, la ex gobernadora era responsable de la destrucción de la salud y la educación pública, del cierre de miles de Pymes, pérdida de trabajo, tarifas por las  nubes y un endeudamiento en dólares que dejo a la provincia al borde de la quiebra.

Más allá que la gente votó sobre su “espantosa gestión” por estos días nos hemos enterado que en su gobierno se dedicaban a espiar políticos, jueces, sindicalistas e intendentes de la oposición. El juez federal de Lomas de Zamora, Federico Villena, se encontró con una serie de audios que comprometen al subsecretario de Asuntos Municipales, Alex Campbell, hombre de la extrema confianza de la gobernadora.

Paralelamente, el juez platense Federico Atencio junto a la fiscal Cecilia Corfield,  investigan a otro hombre de confianza de Vidal, Guillermo Berra, ex jefe de Asuntos Internos de la Policía Bonaerense, quien espió al ex gobernador Daniel Scioli, su jefe de Gabinete, Alberto Pérez, intendentes y políticos de la oposición. En uno de los allanamientos se encontraron más de 40 mil averiguaciones económicas que tenían como única función apretar políticos y jueces que no pensaran como el gobierno de turno.

El próximo lunes el juez Atencio iba a indagar a Berra, pero se presentaron varias nulidades por parte del abogado de la defensa, por lo cual el juez postergó la indagatoria para notificar a todas las partes. Paralelamente el ex gobernador Scioli pidió en las últimas horas que se lo incorpore como tal en el expediente.

Berra objetó la indagatoria y pidió la nulidad de los allanamientos, en búsqueda de ganar tiempo y ver si todavía mantiene la protección de su jeta política.

Un detalle curioso sobre la protección mediática de Vidal, que mantiene sus videoconferencia desde su casa, donde pasa su aislamiento luego que se confirmó que tenía Covid-19 positivo, fue su último zoom con más de 300 jóvenes del PRO. La consigna era que se podía hablar de todo menos de un tema. Nadie le podía preguntar por el espionaje ilegal en su gobierno ni por Berra ni Campbell, sus protegidos políticos.  “Hay que cuidar a Mariu”, era la consigna. De allí que los videos subidos a la red, por la diputada provincial Verónica Barbieri, la mostraban como la “hada buena” preocupada por la pandemia y los más humildes.

 

Si te gustó esta nota, mándasela a tus amigos de WhatsApp

Deja tu comentario

Your email address will not be published.


*