21 C
La Plata
26 noviembre, 2021
PAÍS

El mundo del revés: ahora el procesado Stornelli pide que investiguen al juez Ramos Padilla

Dando manotazos de ahogado y sabiéndose (todavía) impune, insólitamente el procesado fiscal Carlos Stornelli hizo un revés en la lógica judicial, y ahora salió a reclamar que se investigue al juez Alejo Ramos Padilla para comprobar si hubo o no una logística judicial con complicidad de funcionarios y “presos k” para voltear la causa de las fotocopias de los cuadernos, y que los medios hegemónicos bautizaron pomposamente como “Operativo Puf”.

En su rol de querellante, Stornelli pidió investigar los teléfonos de Ramos Padilla, que lo procesó en Dolores en la llamada causa D’Alessio. Puntualmente, quiere que se estudien los llamados del magistrado a sus teléfonos fijos –de su casa y del juzgado- y a su celular, entre diciembre de 2018 y febrero de 2019.

“Se entiende que la investigación deberá avanzar, ya en este estadio, en determinar, junto a otras responsabilidades, si el Juez Alejo Ramos Padilla pudo haber sido parte de la maniobra investigada”, escribió el abogado Juan Martín Cerolini, representante legal de Stornelli.

El planteo fue presentado ante el juez federal Julián Ercolini, momentáneamente a cargo del juzgado que comandó Claudio Bonadio, en la causa en la que interviene el fiscal Franco Picardi.

Y en ese listado de llamados que busca poner bajo la lupa, el procesado fiscal no solo apuntó a Ramos Padilla sino también a los teléfonos del diputado del Frente de Todos Eduardo Valdés y al abogado Carlos Zelkovicks –dos interlocutores de los detenidos Juan Pablo Schiavi y Roberto Baratta, respectivamente, y cuyas conversaciones con los presos sustentan la denuncia inicial-.

Asimismo, requirió analizar los teléfonos de los abogados María Elizabeth Gasaro, defensora de Lázaro Báez, y de Franco Bindi, otro abogado que representó inicialmente a Leonardo Fariña y a quien se señalaría como uno de los “armadores” del llamado “operativo Puf”.

El listado se completa con los teléfonos de los ex policías Néstor Aníbal Degastaldi y Ricardo Bogoliuk, procesados en el juzgado de Dolores en la causa D’Alessio. Por ahora le dijeron en el juzgado “téngase presente”.

La jugada de Stornelli se juega en varios frentes: en esta causa está presentado como víctima, pero con el avance de la investigación busca revertir la situación en la que quedó en el juzgado de Dolores. Allí el juez Ramos Padilla lo había procesado como integrante de una asociación ilícita que llevó adelante distintos delitos de extorsión y espionaje.

Ramos Padilla ya abandonó Dolores para convertirse en juez federal de La Plata, con competencia electoral en la provincia de Buenos Aires. La defensa de Stornelli consiguió que varios de los hechos que le atribuían Ramos Padilla cayeran en la Cámara Federal de Mar del Plata.

Sin embargo, todavía tiene pendiente la revisión de una ampliación de su procesamiento por más hechos que hizo el juez en octubre pasado. Allí habló de “una asociación ilícita paraestatal que, a través de variadas y complejas acciones vinculadas al espionaje y la inteligencia ilegal, llevó adelante todo tipo de planes y operaciones sobre políticos, empresarios, periodistas, el Poder Judicial y la opinión pública”.

Mientras tanto, Stornelli espera que sea la Cámara Federal de Casación Penal la que revoque sus acusaciones y para eso es clave, para él, el impulso de la causa “Puf”. En Dolores, en tanto, el fiscal Juan Pablo Curi viene pidiendo la elevación a juicio de la causa de lo que hasta ahora ha sido confirmado, haciendo hincapié en que hay personas detenidas que superaron más de dos años de detención.

 

También en info135

Los centros de Jubilados de PAMI tendrán gratis Futbol para Todos

Alfredo Silletta

Reunión de las autoridades de YPF con el Sindicato de Petroleros de Neuquén

Alfredo Silletta

Macri celebra: ahora la Justicia lo autoriza a viajar fuera del país

Eduardo

1 comentario

Rodolfo 26 abril, 2021 at 9:56 pm

Con una justicia como la que dejó Macri, el país no necesita más enemigos.

Respuesta

Salir de los comentarios