4 agosto, 2021
PAÍS

Mientras crecen los enfrentamientos, en Juntos por el Cambio se comprometen a evitar “internas sangrientas”

A cinco días del cierre de listas para las PASO, y ante el pronóstico de fuertes cruces que puedan sacudir aún más las ya agitadas aguas de Juntos por el Cambio, el objetivo para la alianza opositora es hacer todo lo posible para evitar “internas sangrientas” como la que se prevé en la provincia de Buenos Aires entre Facundo Manes y Diego Santilli, que se lanzaría formalmente el próximo jueves.

Existen distintas visiones acerca de la conveniencia de lograr una lista de unidad o de ir a las primarias a competir. Para algunos, es mejor acordar previamente y llegar unidos a las PASO. Otros en cambio plantean que es más provechoso dar la oportunidad a la ciudadanía de elegir entre distintos dirigentes. De esta forma, se podrá llegar a públicos con distintas preferencias y fortalecer al espacio de cara a las generales.

El riesgo de esta segunda opción es una primaria en la que los precandidatos se desgasten con críticas demasiado fuertes, lo que los termine perjudicando. El ejemplo hay que buscarlo en aquella competencia entre Aníbal Fernández y Julián Domínguez, que permitió que María Eugenia Vidal llegara a ser gobernadora de la provincia de Buenos Aires.

De todas maneras, durante la reunión que por Zoom juntó hoy a los principales referentes de esa fuerza, quedó definido que habrá internas en la provincia de Buenos Aires, hasta hoy con tres listas, encabezadas por el vicejefe de gobierno porteño Santilli (Pro), el neurocientífico Manes (UCR y aliados) y el intendente radical de San Isidro, Gustavo Posse.

Otro tanto ocurrirá en Córdoba, Santa Fe y Mendoza. Por lo tanto, en los distritos electorales más fuertes, las internas de los cambiemitas estarán a la orden del día.

En el encuentro, que duró una hora, se hizo un repaso del cierre de los frentes electorales de la semana pasada, y se analizaron los dos casos en donde se rompió la coalición, como Neuquén, donde la Coalición Cívica (CC) irá con lista propia, y San Luis, donde el PRO se aliará al senador nacional Claudio Poggi y competirá con la UCR y otras fuerzas desde otra nómina.

El hecho es que, preocupados por las tensiones internas, se convino impulsar un código de ética, una especie de pacto de no agresión entre sus candidatos, para fijar reglas de juego que impidan las peleas en las PASO del 12 de septiembre próximo.

La decisión de la máxima dirigencia opositora cobra más relevancia porque faltan cinco días para el cierre de las listas de candidatos, por lo que se esperan fricciones por los principales lugares que podrían precipitar enfrentamientos internos en las primarias.

La idea del código de ética surgió de Patricia Bullrich, presidenta del PRO, que se comprometió a redactar un primer borrador para que todos puedan debatirlo la semana próxima.

También en info135

En el relanzamiento del ‘Ahora 12’, Alberto hizo un llamado para lograr “la Argentina de la unidad”

Eduardo

Juntos por el Cambio intenta poner paños fríos a su agresiva interna, pero ni ellos se lo creen

Eduardo

Siguen las malas noticias para Macri: por el contrabando de armas a Bolivia, apareció una nota que lo compromete

Eduardo

Salir de los comentarios