23.8 C
La Plata
23 febrero, 2024
PAÍS

Alberto, en un encendido discurso contra la oposición: “No voy a traicionar a Cristina, ni al pueblo que me votó”

“No voy a traicionar a Cristina, no voy a traicionar a Máximo, no voy a traicionar a Massa, ni a ninguno de ustedes ¡No voy a traicionar al pueblo que me votó!”. Así, enfáticamente, lo dejó sentado hoy Alberto Fernández.

Y agregó: “No me perdonan que haya promovido la unidad de la que tanto disfruto, ni que haya convertido en servicio público la conectividad de internet, la telefonía y el cable. A mí ninguna tapa me doblega y ningún comentarista de la realidad me cambia la esencia, porque sé que la esencia de lo que hacemos no va a cambiar”.

Durante un encendido discurso en Tecnópolis, el presidente aclaró: “A mí, a esta altura de los acontecimientos, ninguna tapa me doblega y ningún comentarista de la realidad me cambia la esencia”.

Lo dijo al presidir un acto del Frente de Todos, del que participaron gobernadores y precandidatos a diputados y senadores de las distintas provincias, bajo la consigna central de la campaña, “La Argentina que queremos”, de cara a las PASO del 12 de septiembre.

Decidido a contrarrestar las acusaciones y virulentos ataques de la oposición y de los medios hegemónicos contra su gestión, Fernández lanzó, con ironía: “Dicen que soy un títere y un autoritario, no sé cómo se combinan ambas cosas”.

“Estas dos semanas –planteó- quisiera que tengamos en claro qué queremos decirles a los argentinos y a las argentinas después de todo el ruido que han hecho. Miraba que la oposición decía que no tiene voluntad de dialogar con el Gobierno porque hay dos modelos de país en pugna. Estoy de acuerdo, por primera vez les doy la razón”. Y agregó: “Que lo que hicimos no caiga en saco roto por el canto de sirenas de lo que destruyeron el trabajo”.

Al respecto, enfatizó que “hay un país que representamos nosotros, que cree en un Estado presente e igualador; y otro país que no cree en la justicia social, en el que cada uno se salva solo, y que generó la mayor decadencia económica que recordamos”.

Fernández hizo hincapié en que finalmente, después de la peor etapa de la pandemia, comenzó la etapa del crecimiento. “Ahora que hay 1800 obras públicas en el país, entregamos 20.000 viviendas y llegó el momento del crecimiento. Y hay 100.000 viviendas que se están construyendo hasta fin de año”, graficó el primer mandatario.

Y dirigiéndose a la militancia, exhortó: “Yo les pido que en estas dos semanas que quedan salgamos con fuerza. Somos la política en su esencia misma, porque sabemos que es el instrumento para cambiar una sociedad. No hablamos de libertades y nos sumamos a los golpes de turno. Salgan a generar una explosión de confianza”.

Para Fernández, “es posible que si deciden tomar el otro camino todo se haga más difícil, porque ellos no quieren vivir en una Argentina para todos, creen que cada uno debe salvarse por sí mismo y todo el esfuerzo habrá sido en vano”.

Agregó: “Quiero terminar de convencer a los argentinos que tienen dudas porque estamos en un mundo dado vuelta en el que nadie tiene certezas”. Pero aseguró que “nosotros tenemos la certeza de hacer el país en el que creemos”.

En tanto, advirtió que si la sociedad “se equivoca y no tiene memoria”, en las próximas elecciones legislativas “podemos tomar un camino donde la salud y la educación pública no sean la prioridad”, tal como quedó demostrado durante los cuatro años en los que gobernó Mauricio Macri.

“Nosotros proponemos la producción, el desendeudamiento. Ahora sí vamos a poder hacer lo que soñamos. Llegó el momento del crecimiento. Ese es el camino que le pido a los argentinos que tomen”, dijo Fernández

Por otra parte, destacó el avance del plan de vacunación contra el coronavirus, y remarcó que Argentina alcanzó ayer las 7 millones de segundas dosis de vacunas aplicadas durante el mes de agosto.

“El ritmo de vacunación no se frena. No voy a parar hasta que el último argentino y argentina reciba las dosis de vacunas que necesitan para no contagiarse”, dijo el mandatario.

Asimismo, sostuvo que el Frente de Todos (FdT) “encaró el cuidado de la gente durante la pandemia”, mientras que en la gestión de Mauricio Macri “el Ministerio de Salud había desaparecido y en los galpones de la Aduana se vencían vacunas”.

“Había vuelto el sarampión en la Argentina. Habían abandonado el hospital público. Pero nosotros pusimos el Estado de pie y presente para nivelar las caídas que ellos habían generado”, dijo.

También en info135

Decimos no a las provocaciones  colonialistas:  las islas Malvinas son argentinas

Alfredo Silletta

Con remedios por las nubes, el gobierno resuelve desfinanciar los hospitales públicos

Alfredo Silletta

Patricia Bullrich festeja: por el Protocolo Antipiquetes, la justicia le dio una gran mano a la ministra de Seguridad

Eduardo

Salir de los comentarios