16.1 C
La Plata
16 junio, 2024
PAÍS

Falta de gas: el Gobierno se lava las manos y le echa la culpa al frío y a Alberto Fernández

La gestión de Alberto Fernández y la ola de frío que afecta al país, a tres semanas del inicio del invierno: éstas fueron las dos excusas que, desde el gobierno de Javier Milei, lanzaron para justificar la inacción de la gestión libertaria en una crisis energética sin precedentes, que llevó a que más de 300 empresas tuvieran que cortar el suministro de gas, mientras que la casi totalidad de estaciones de servicio de GNC en todo el país no pudieran comercializar el fluido.

En este contexto, en medio de la escasez de gas natural en el sistema que se agravó en las últimas horas, el secretario de Energía de la Nación se desligó de la problemática que se manifiesta en la falta de GNC en todo el país y el pedido de cortes a las industrias.

Eduardo Rodríguez Chirillo sostuvo que “no es responsabilidad de este Gobierno no contar con capacidad plena” del Gasoducto Néstor Kirchner, situación que está provocando problemas de abastecimiento.

A través de las redes sociales, el funcionario subrayó que “en el Gobierno anterior se negoció una reducción del gas importado justo para el invierno de este año. A fin de resolver esta situación, nosotros acordamos con la brasileña Petrobras una asistencia para agosto y septiembre, y así cubrir esa reducción de volúmenes de gas”.

Además, apuntó a la ola de frío más fuerte desde 1980, que según advirtió no fue pronosticada y que genera una fuerte demanda de gas. “Sumado a situaciones excepcionales (limitación de importación de energía de Brasil, salida de Embalse), se necesitó incorporar volúmenes de GNL, a precio de mercado, programados para más adelante”, expresó.

Rodríguez Chirillo sostuvo que “es un despropósito afirmar que sea responsabilidad de este Gobierno no contar con la capacidad plena del GPNK”, el Gasoducto Néstor Kirchner. Y agregó que “la obra del primer tramo del GPNK y las plantas compresoras Tratayén y Salliqueló debieron haber finalizado en septiembre de 2023”.

Mientras tanto, las autoridades de Enarsa, la Secretaría de Energía y hasta la canciller, Diana Mondino, intervinieron con llamados telefónicos para intentar frenar lo que aparecía como un problema mayúsculo: la negativa inicial de la petrolera estatal brasileña, Petrobras, a aceptar la carta de garantía del Banco Nación, que dejaba a las estaciones de servicio y grandes industrias bonaerenses y de otros centros urbanos sin provisión de gas. De hecho, un comité de emergencia formado por representantes del Gobierno y de las empresas del sector gasífero se había reunido anoche para asegurar que el consumo residencial no quedase afectado.

El alivio llegó esta mañana, cuando la empresa del vecino país aceptó la nueva carta de garantía, y el barco regasificador de su propiedad comenzó a descargar el gas que se distribuirá por los canales habituales.

“Llegó al país el buque de la empresa brasilera Petrobras. Se encuentra descargando el material para reabastecer el suministro de energía. Se estima que el servicio funcionará normalmente desde esta noche”, confirmó el vocero presidencial Manuel Adorni.

Desde el Gobierno evitaron hablar de “demoras” en la estructura estatal, y culparon al clima invernal por la situación vivida. “Estamos en el invierno más crudo en los últimos 44 años y la demanda de consumo se incrementó cerca de un 55 por ciento. La demanda pasó de 44 millones de metros cúbicos a cerca de 70. Eso hace que efectivamente tengas problemas en esta distribución. No hubiera ocurrido si el viernes la carta de crédito hubiese proseguido como corresponde”, agregó Adorni, a modo de explicación.

“Entendemos que estamos haciendo todos los esfuerzos para que no haya crisis y así lo deseamos, y así va a suceder. Es un invierno (sic) atípico con récord de frío en estas épocas que no sucedía desde 1980″, dijo Adorni. Y aseguró que “detrás de este barco hay otra decena [de barcos] que van a colaborar con que no haya faltante de gas de ahora en adelante”. La mirada optimista del vocero choca con voceros del sector, que por lo bajo hablan de “improvisación” por parte del Gobierno.

 

 

 

También en info135

Represión frente al Congreso durante el debate de la Ley Bases: denuncian al Gobierno ante la ONU y la CIDH

Eduardo

Kicillof cuestionó la represión en el Congreso y dijo que es inadmisible usar términos como “golpe de estado” y “terrorismo” 

Alfredo Silletta

Los 33 detenidos: como en la dictadura “les pegaron, los desnudaron y los humillaron”

Alfredo Silletta

Salir de los comentarios