7 C
La Plata
20 julio, 2024
PAÍS

Lula pide que Milei se disculpe con Brasil, pero el gobierno dice que “no hay nada de qué arrepentirse”

El presidente Luiz Inácio Lula Da Silva sostuvo que su par argentino, Javier Milei, “tiene que pedir disculpas a Brasil” y a él por las “tonterías” que dijo cuando era candidato, al tiempo que le hizo una singular recomendación: “Que no quiera gobernar el mundo”.

La inmediata respuesta de la Casa Rosada fue negar la existencia de algún contrapunto entre ambos mandatarios, e insistir con que Milei no tiene “nada de qué arrepentirse”.

“El presidente (Milei) tiene que pedir disculpas a Brasil y a mí. Él dijo muchas tonterías. Sólo quiero que pida disculpas”, puntualizó el mandatario brasileño durante una entrevista en la que por primera vez se refirió de manera directa al ultraderechista que, cuando era candidato, lo calificó de “comunista” y “corrupto”, y amenazó con romper relaciones con el vecino país.

La durísima expresión de Lula sobre Milei fue hecha al ser consultado sobre la acogida que el gobierno argentino le dio a los bolsonaristas condenados por el asalto a la Cámara de Diputados y al Palacio del Planalto el 8 de enero de 2023, en lo que fue un virtual intento de golpe de Estado.

Lula respondió que no conversó con el presidente argentino sobre ese tema porque seguía esperando el pedido de retracción por los insultos recibidos hace menos de un año atrás. “Sólo quiero que pida disculpas. Argentina es un país que me gusta mucho, es importante para Brasil y Brasil es muy importante para Argentina”, subrayó.

También dejó claro que ningún presidente “creará cizaña entre Brasil y Argentina” porque “el pueblo brasileño y el pueblo argentino son más importantes que los presidentes”. Por eso, agregó, “si el presidente de Argentina quiere gobernar Argentina, está bien. Pero que no intente gobernar el mundo”.

Las definiciones de Lula blanquean, de manera contundente, las razones por las cuales fracasaron los ingentes esfuerzos de la diplomacia argentina para acercar el diálogo entre los dos presidentes.

Los dichos fueron hechos durante una entrevista por UOL, y que llegaron de inmediato a la Casa Rosada. El vocero presidencial Manuel Adorni fue consultado al respecto y, tal como lo hace con toda crítica que recibe el Gobierno, minimizó el escándalo: “El presidente no tiene nada de lo que tenga que arrepentirse”.

“Todo lo que el presidente Lula pretenda, está bien, está dentro de sus deseos y se los respetamos, pero el presidente no ha cometido nada de lo que tenga que arrepentirse, al menos por ahora”, dijo esta mañana durante su habitual conferencia de prensa.

Y a contramano de lo que expresó el brasileño, Adorni intentó instalar la idea de que entre ambos mandatarios no hay inconvenientes: “En el G7 con Lula no han hablado de manera bilateral, se han encontrado de forma casual y se han saludado cordialmente como deben hacer dos presidentes de dos naciones”.

Las declaraciones suben la tensión diplomática entre los dos socios principales del Mercosur, que venía complicada por el caso de los militantes identificados con el ex presidente Jair Bolsonaro que fueron condenados por la justicia brasileña.

En ese sentido, Lula volvió a reclamar que la Casa Rosada ordene la deportación de los bolsonaristas implicados en el intento de invadir el Planalto, en enero del año pasado: “De los que están allá, esas 65 personas, hay una parte ya condenada”, indicó da Silva, quien aseguró que el tema se trata con las autoridades locales de la forma “más diplomática posible”.

 

 

 

 

También en info135

Pedir la escupidera: Karina Milei fue a la embajada de Francia a suplicar perdón por los dichos de Villarruel

Alfredo Silletta

El sincericidio de Caputo: el ministro celebró que la gente tenga que vender sus ahorros para pagar impuestos

Eduardo

Jubilaciones: se posterga el debate en el Senado, mientras el oficialismo negocia con la oposición dialoguista

Eduardo

Salir de los comentarios