13.9 C
La Plata
26 septiembre, 2022
PROVINCIA

Perón 1962 Cristina 2017, historias bonaerenses que se entrecruzan

Por Alfredo Silletta. La historia a veces se entrecruza, aunque no siempre en forma lineal. Cómo fue el rol de Juan Domingo Perón en 1962 en las elecciones para gobernador en la provincia de Buenos Aires y cuál será el rol de Cristina Kirchner en 2017.

En 1962, el peronismo estaba dividido y pasando una difícil situación. El acuerdo entre Frondizi y Perón había fracasado, continuaba proscripto y en el exilio. La política económica a cargo de Alvaro Alsogaray destruía el desarrollo industrial. En aquellos días el peronismo ocupaba en forma pacífica más de 11.000 establecimientos con la participación de más de 4 millones de trabajadores. En esas ocupaciones comenzó a sentirse cada vez con más fuerza la consigna ‘Perón vuelve’.

La repuesta del gobierno fue el Plan Conintes con una brutal represión y encarcelamiento de dirigentes gremiales peronistas. Este plan permitía declarar zonas militarizadas a los principales centros o ciudades industriales y autorizada a allanamientos y detenciones sin previa autorización de un juez.

Frondizi decidió llamar a elecciones en la provincia de Buenos Aires el 18 de marzo de1962, convencido que el peronismo iba a presentarse dividido y eso le permitiría ganar la provincia, dándole un gran respaldo a su gestión.

El argumento era bastante lógico y por esos días viajaban un número importante de dirigentes a Madrid para conversar con Perón y que los avale para competir. Un dato que llamaba la atención es que todos los candidatos le proponían al dirigente textil Andrés Framini que fuera como vicegobernador.

Perón que estaba preocupado por la dispersión del peronismo en la provincia mandó a llamar a Madrid al dirigente Framini y le comentó:

“Mire Andrés, a usted lo quieren llevar de caballo y los demás quieren ser jinetes, porque ninguno quiere ser vice, todo quieren ser gobernadores, pero yo lo voy a poner de jinete y vamos a ver quién va ser el caballo”.

Perón anuncio el 26 de enero que la fórmula sería Framini-Perón. Era una jugada magistral porque todos los demás candidatos tuvieron que declinar la candidatura, ya que nadie podía oponerse a una fórmula que llevara a Perón. El gobierno no se preocupó porque sabía que cuando se inscribiera automáticamente sería proscripta y con ello se aseguraba el triunfo. Pero el general se había guardado el as de espada y horas antes de la inscripción sacó su nombre y puso al dirigente Marcos Anglada, con lo cual se aseguró que a la fórmula no la vetaran y que el peronismo fuera unido tras un sólo candidato.

El 18 de marzo el peronismo triunfó ampliamente en la provincia de Buenos Aires. Las Fuerzas Armadas no podían tolerar el triunfo y anularon las elecciones bonaerenses. Poco tiempo después derrotaron a Frondizi y pusieron al Dr. Guido.

En las elecciones legislativas de este año, pasaron algunos hechos significativos. El presidente Mauricio Macri junto al poder de los medios hegemónicos trabajaron desde hace más de un año en que el peronismo se presente dividido.  Dividieron los bloques del FpV y coquetearon con Florencio Randazzo y algunos intendentes del Grupo Esmeralda para que rompieran con la ex presidenta y el kirchnerismo en su conjunto. No lo lograron. Desde el encuentro de jefes comunales en Lobos y el congreso de unidad del PJ bonaerense en La Matanza el peronismo se presentó unido. No sólo eso, fue muy duro con las políticas de ajuste de Cambiemos, defendió a la ex presidenta del acoso judicial y pido por la libertad de Milagro Sala.

Cambiemos sólo logró coptar algunos intendentes sin peso territorial como  Francisco Echarren (Castelli), Ismael Passaglia (San Nicolás), Hernán Bertellys (Azul), Carlos Berterret (Coronel Pringles) y Adrián Sánchez (Exaltación de la Cruz). Hoy intentan crear una colectora peronista de Cambiemos con el tren fantasma: Eduardo y Chiche Duhalde, Jesús Cariglino y Aldo Rico.

Ya hemos explicado en otros artículos el rol de Cristina Kirchner como conductora. Desde hace tiempo, la ex presidenta viene trabajando en construir un gran frente nacional que incluya a todos: dirigentes, intendentes, gremios y movimientos sociales para derrocar al gobierno de Macri.

En diciembre tuvo dos gestos importantes: primero, levantó el acto de un sector del kirchnerismo más duro en Ferro porque no sumaba para un gran frente nacional en la provincia; luego ordenó al kirchnerismo y a La Cámpora que vayan al congreso de unidad del PJ en La Matanza y se sumen en el trabajo de articular un gran frente opositor.

Paralelamente, está muy activa en las redes sociales, tanto Facebook, Twitter o Telegram. Sabe que hoy las redes son fundamentales para romper el cerco mediático de los grandes medios hegemónicos que operan para el gobierno de Macri.

Cristina observa que todas las encuestas le dan entre 33 y 40 puntos, llegando casi a los 50 en el conurbano.

La ex mandataria será la gran ordenadora de las próximas elecciones en el peronismo. Nadie sabe si estará en las listas, pero es claro que nadie en el peronismo la enfrentará en una interna. El ex ministro del interior en algún momento afirmó que la enfrentaría, pero luego reculó mirando lo que mide él y lo que mide la ex mandataria. Daniel Scioli, desde el primer día trabajó en tándem con la ex presidenta y todavía no afirmó si quiere jugar, solo se conoce que “trabaja para la unidad”.

La gran electora del peronismo en 2017 se llama Cristina Kirchner, como lo fue Juan Domingo Perón en 1962. Será  candidata es la gran duda, pero a veces, más allá de los sentimientos propios, los pueblos ponen a sus líderes a la cabeza de las grandes batallas.

 

También en info135

Con el cierre de YSY A y otras bandas, 40 mil personas disfrutaron del festival Primavera Bonaerense

Alfredo Silletta

AySA duplicará la cobertura de agua potable y triplicará la de cloacas en barrios vulnerables

Alfredo Silletta

El Ministro Nardini encabezó la reunión del Directorio de la Cuenca del Río Luján

Alfredo Silletta

Salir de los comentarios