9 C
La Plata
19 octubre, 2021
PAÍS

Macri y los servicios de inteligencia en “la vida de los otros”

Por Alfredo Silletta. Parece una película, pero es real. De a poco, Argentina se convierte en la Alemania oriental, donde todos son “escuchados”, especialmente los opositores al régimen. Hoy es Cristina Kirchner, Oscar Parrilli, políticos opositores, dirigentes sindicales o periodistas críticos como Roberto Navarro, Gustavo Sylvestre o Mauro Federico. Hoy los servicios de inteligencia van hacia los opositores, pero también caen sobre aquellos como Daniel Angelici que cuestionó el negocio del fútbol del Grupo Clarín. Ya se sabe, mañana caerán jueces o periodistas reconocidos que tienen una amante, fuman marihuana o prefieren tener relaciones homosexuales. Ayer el periodista Baby Etchecopar le preguntó al aire a Diego Lagomarsino por su  relación con el fiscal Alberto Nisman: ¿Eran putos ustedes dos?. Para los servicios de inteligencia no habrá límites y mucho más, cuando son envalentonados desde la Casa Rosada.

La genial película “La vida de los otros” de Florian Henckel Von Donnersmarck sobre la Alemania oriental se parece demasiado a la Argentina actual. Tipos escuchando las 24 horas a políticos opositores para luego, con los periodistas y los jueces cómplices, “apretarlos con la cárcel” si se atreven enfrentar al macrismo. Como en la película hoy en la Argentina no hay lugar para la pregunta, para la duda. Si estas a favor de Macri sos bueno pero si te opones o tenes dudas sos una lacra populista que hay que destruir.

La realidad es simple. Hay que crear el terror para que la sociedad no hable del tarifazo eléctrico, del aumento de combustibles, el incremento en los peajes, un nuevo aumento del gas para abril, la eliminación de las cuotas sin interés, el anuncio de una mayor apertura de las importaciones con las consecuencias del cierre de fábricas y Pymes, el impulso a la flexibilización laboral, las paritarias con un techo del 18%, el fin del Fútbol para todos, o los más de 250.000 despidos en la era Cambiemos.

Todas estas medidas y mucho más han hecho que hoy el peronismo este arriba en todas las encuestas, incluso la ex presidenta mide unos 10 puntos más que Cambiemos en la provincia de Buenos Aires. Los gremios anuncian una gran movilización en plaza de Mayo para el 7 de marzo y en la provincia ya hay una caza de brujas para dirigentes gremiales como Roberto Baradel de SUTEBA que no acepta el aumento del 18% para los maestros. No faltará mucho para que escuchemos algún audio sobre la supuesta vida amorosa de Baradel con su mujer Lorena Riesgo, que también es concejal del FpV. ¡Horroroso para el macrismo!

Igual hay preocupación en la casa Rosada y el establishment porque los ataques feroces contra la ex mandataria no hacen que caiga en las encuestas. Funcionó los primeros dos o tres meses, pero hoy la imagen positiva de Cristina es superior a la del mismo Mauricio Macri en territorio bonaerense.

En la desesperación comienza a funcionar el Plan B que implica detener a cualquier opositor. Ya funcionó con Milagro Sala, la primer presa política que más allá de los pedidos internacionales de la OEA, Naciones Unidas y Amnistía Internacional sigue detenida porque se le “antoja” al gobernador Morales. El jujeño hace unos días en un programa de TN pidió también la prisión de Cristina Kirchner.

En el día de ayer, el fiscal Guillermo Marijuan, hombre de Jaime Stiuso y Héctor Magnetto, solicitó la prisión de Oscar Parrilli, ex director de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y hombre de confianza de la ex presidenta, sin el más mínimo asidero judicial. “Es una acción orquestada por el presidente Mauricio Macri. Ejercen un control social contra toda la dirigencia política para que nadie obstruya la acción de este gobierno, que es la destrucción del Estado. La democracia está en grave riesgo”, dijo Parrilli.

El accionar del gobierno es el mismo.  Un día, los medios hegemónicos difunden tramos de escuchas telefónicas, legales o ilegales, luego un fiscal o un juez actúan de oficio o reciben un pedido de las diputadas Elisa Carrió o Margarita Stolbizer. Se arma la causa, se los procesa y en la última modalidad piden la prisión. Es el método “Milagro Sala”.

El gobierno quiere meter presa a Cristina. La misma ex mandataria afirmaba días atrás “del tramado mediático judicial, de una persecución feroz contra toda su familia y la intención de proscribirla para que no participe del proceso electoral”.

Hoy es la ex presidenta. ¡Mañana podés ser vos!

También en info135

El Banco Nación destinará $ 8.000 millones a San Luis para construcción y refacción de viviendas y para ampliar la producción en las PyMEs de la provincia

Alfredo Silletta

ANSES: calendarios de pago del martes 19 de octubre

Alfredo Silletta

Era imaginable: en Juntos por el Cambio ya se preparan para rechazar el diálogo con el Gobierno

Eduardo

1 comentario

Pablo Perez 10 febrero, 2017 at 7:25 pm

uno de los pocos sorete que lee este diario… perdón globoludo…chachacha!

Respuesta

Salir de los comentarios