9 abril, 2020

La “corporación judicial” en pie de guerra: ante la reforma que se viene, amenaza con masivas renuncias de jueces

La llamada “corporación judicial” está en pie de guerra. ¿El motivo? La avanzada para poner fin al régimen especial de jubilaciones del Poder Judicial y Ministerios Públicos, y terminar con los abusos en un contexto en el que más que nunca se apela a la solidaridad de los que más pueden y tienen.

En las próximas horas se dará dictamen al proyecto de ley que tanta polvareda viene levantando en un sector en el que los salarios que perciben los magistrados pueden llegar a los $ 700 mil por mes.

Para el presidente del Consejo de la Magistratura, Alberto Lugones, esta iniciativa podría generar que “entre 100 y 150 jueces renunciarían de aprobarse esta ley”, teniendo en cuenta se trata de magistrados que “ya tienen la jubilación concedida por cumplir con los requisitos de edad (60 años) y aportes (más de 30 años)”.

Y advirtió que esta situación “generaría entre 380 y 430 vacantes” en el Poder Judicial, ya que se suman a los 130 pliegos que actualmente están en concurso en el Consejo de la Magistratura para cubrir cargos vacantes, algo que no se resuelve “de un día para otro”, sino que lleva “a veces meses” debido al proceso natural que requiere el trámite.

“El Poder Judicial se quedaría con la mitad de los jueces activos para seguir cumpliendo sus tareas en los tribunales del país”, teniendo en cuenta que en total en la actualidad son 960, por lo que, con esto, se reduciría a “casi la mitad, más exactamente el 45 por ciento” la cantidad de jueces.

Por su parte, el ministro de Trabajo, Claudio Moroni, dijo que “la realidad es que el de jueces y servicio exterior es un régimen que provoca un déficit enorme y requiere que el resto de la masa de aportantes pongan mucha plata”, y aclaró que “no” pretenden que “los jueces compartan sus beneficios con el resto, sino que requieran menos aportes del resto de la población de Anses”.

Moroni manifestó que con el proyecto se mantiene “la tasa de sustitución del 82 por ciento” y que “lo único” que proponen es que “en lugar de calcular sobre el último haber se calcule sobre un aumento del promedio de los últimos diez años” porque “tiene más relación el promedio de los últimos 120 meses con el esfuerzo contributivo de cada uno”.

“Parece que vivimos en planetas distintos”, apuntó el ministro. “La gran mayoría de los hombres, entre 60 y 64 años, no cumplen con los 30 años de aporte”, detalló el funcionario. “Estos tendrán problemas para poder jubilarse”, y “como contrapartida”, indicó, “los jueces tienen estabilidad laboral, largas carreras y sueldos que superan los $ 300.000”.

Asimismo, afirmó que “su régimen previsional les permite realizarlo con un 93 por ciento de su haber neto”. En esta línea, Moroni dijo que “los regímenes de reparto tienen que ser solidarios y redistributivos”. “No les vamos a pedir a los magistrados que repartan sus ingresos con el resto de la población, sino que se lleven menos recursos del resto”, sostuvo Moroni.

En tanto, en las últimas horas el Interbloque de Juntos por el Cambio se reunió para analizar el proyecto de jubilaciones que el Gobierno quiere aprobar cuanto antes. Por ahora, los principales reparos pasan por el trámite express que le quiere dar el oficialismo, el temor al éxodo de jueces, y la sospecha de que se trataría del “avance K” sobre la Justicia.

“El ahorro fiscal es ínfimo, no es significativo. Hay un contexto en todo esto, que es la intención de instalar el concepto de lawfare, la eliminación de las prisiones preventivas con el proyecto del Senado, el cambio en los programas de protección de testigos y hasta el pedido de intervención del Poder Judicial en Jujuy. No podemos tomar esto como algo aislado”, señaló un diputado que participa de las reuniones de la mesa chica dentro de Cambiemos.

 

Si te gustó esta nota, mándasela a tus amigos de WhatsApp

Deja tu comentario

Your email address will not be published.


*