20.8 C
La Plata
19 enero, 2022
PAÍS

El apagón energético vuelve a poner en la mira a las empresas, que buscan esquivar sus responsabilidades

En medio de una ola de calor que no da respiro, un generalizado apagón afectó a gran parte de la Ciudad de Buenos Aires y el Conurbano, que involucró a unos 700 mil usuarios, a pesar de lo cual las empresas privadas de energía eléctrica emitieron sendos comunicados en los que intentaron tomar distancia del problema que produjo la situación, y desligarse de responsabilidades.

Por un lado, Edesur aseguró que “una falla en líneas de alta tensión ajena a la responsabilidad” de la firma, “provocó la salida de servicio de dos de sus subestaciones. De los 1800 MW involucrados, 150 MW afectan el normal abastecimiento de la zona de concesión”.

En un escueto comunicado publicado en sus redes sociales, señaló: “Nuestros equipos técnicos se encuentran trabajando para restablecer el servicio a los clientes afectados por esta contingencia totalmente ajena a nuestra compañía”.

Cabe recordar que Nicolás Caputo, uno de los mejores amigos de Mauricio Macri, es accionista de la compañía. Es dueño de SADESA, uno de los principales controladores de esa empresa.

Por su parte, Edenor lamentó “el accidente ocurrido y particularmente en un día como el de hoy en el que se han registrado temperaturas inusuales con el consiguiente pico de consumo eléctrico”, en el que perjudicó a más de 700 mil usuarios de la zona norte de CABA y Gran Buenos Aires.

Edenor es la mayor distribuidora de electricidad de la Argentina. Tiene en su poder el 20 % del total consumido, en un área de concesión de 4.637 kilómetros cuadrados, que incluye 21 municipios en los que habitan más de 9 millones de personas.

Un dato no menor es que la concesionaria acumuló ganancias multimillonarias con los tarifazos durante el macrismo, pero en ese mismo período recortó las inversiones, lo que resintió el sistema.

Los reclamos y cuestionamientos a las concesionarias eléctricas esta vez tuvieron como escenario las redes sociales, en vez de las concentraciones en las esquinas con carteles, como en las jornadas previas a fin de año. También se verificó un patético intento de la oposición por aprovechar, en ese mismo escenario, el conflicto para intentar sacar algún rédito.

Mauricio Macri, en su cuenta, publicó una imagen negra apenas con una leyenda que decía “retuit”, sugiriendo un black out que representara el apagón. Para el presidente que implementó un megatarifazo del 3000 % y una prestación privada en crisis, quizás haya sido el método más eficaz para eludir explicaciones.

Por su parte, la ex gobernadora María Eugenia Vidal tuvo el tupé de reprender al gobierno actual señalándole que “cuando no se fomenta la inversión y se pretende barrer los problemas debajo de la alfombra, pasan estas cosas. Hoy estamos, otra vez, frente a cortes de luz que se hacen cada vez más frecuentes y duran más tiempo. Estamos viviendo las consecuencias de los parches y de la improvisación del kirchnerismo que al final lo terminamos pagando todos los argentinos”.

Un dato no menor es que el sector eléctrico fue el más favorecido por las transferencias del gobierno de Macri. El ministerio de Energía fue puesto por Macri en manos del hasta meses antes presidente de Shell Argentina, Juan José Aranguren, y los entes reguladores de la energía (ENRE y Enargás) fueron desmantelados de sus funciones y puestos en manos de empleados de las firmas que debían ser controladas.

También en info135

ANSES: calendarios de pago de hoy martes 18 de enero

Alfredo Silletta

Carlos Pagni, demoledor contra Macri, Larreta y Vidal, por la mesa de la ‘Gestapo’: “Es un delito”

Eduardo

YPF, la empresa estatal insignia de la Argentina, cumple 100 años

Alfredo Silletta

1 comentario

Salir de los comentarios