23.7 C
La Plata
27 enero, 2023
PAÍS

Las grandes compañías alimenticias desafían el congelamiento de precios y ya aumentaron por el doble de la inflación

Bastó que Sergio Massa anticipara que se estaba trabajando en un programa de precios congelados durante 120 días, para el lapso que va de diciembre a marzo, sobre una canasta que incluya el 86 % de los productos básicos de los argentinos, para que las grandes empresas alimenticias avanzaran con remarcaciones que duplican la inflación.

Está claro que los anuncios jugaron como una advertencia para las grandes compañías, que esta semana empezaron a enviar listas de productos a los supermercados con aumentos de entre el 7 y el 15 %. Es más, las firmas que presentaron las mayores remarcaciones avisaron que no entregarán mercadería a aquellos comercios que no tomen las listas con aumentos.

Es que, tal como pasa siempre que el Gobierno deja trascender que tiene la intención de congelar precios, las compañías se adelantan a esa medida regulatoria. Apenas pueden, remarcan los precios que las van a obligar a mantener sin cambios durante un período.

La última vez que había pasado fue cuando Alberto Fernández anticipó que le declararía la “guerra a la inflación”. Fue a mediados de marzo. Ese mes, el índice de precios saltó al 6,7 % contra el 4,7 % de febrero.

Ahora vuelve a pasar algo similar. El ministro de Economía ya hace algunas semanas anticipó públicamente que iría por un congelamiento de una canasta de entre 1.000 y 1.500 productos -alimentos, bebidas y artículos de limpieza e higiene- durante 120 días.

Las principales empresas reaccionaron en consecuencia. Con una lógica calcada a la de marzo, las fábricas de alimentos mandaron listas con ajustes a los supermercados de hasta 14 %. En el caso de los productos de higiene y limpieza, las subas superan incluso esa marca.

Quien salió abiertamente al cruce del anuncio de Massa fue Daniel Funes de Rioja, titular de la Unión Industrial Argentina (UIA) pero también de la COPAL, la cámara que agrupa a las alimenticias: “No es el camino congelar precios ni amenazar empresas”, dijo en declaraciones radiales.

Desde el entorno del ministro sostuvieron que “lo que diga Funes no embarra la estrategia del ministro”, y detallaron que “Sergio encara las negociaciones empresa por empresa y sale por arriba del laberinto de los sellos de goma”.

En la secretaria de Comercio esperaban los aumentos previos que los empresarios utilizan para cubrir parte del congelamiento pero que estos fueran “moderados”, en el orden el 4 %. “No quieren poner ni la limosna, se olvidaron lo de ceder en el coloquio” afirmaron desde el Gobierno, en clara alusión al conclave de IDEA.

Esta embestida por parte de las empresas implica un fuerte desafío para el Gobierno, por lo que Massa anunció la aplicación de una política más dura contra los aumentos injustificados desde la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia, que investigará la actuación de las empresas dominantes en 2022. Quienes no colaboren, anticipó el ministro, tendrá acotado el nivel de ayuda del Estado y se endurecerán las investigaciones por concentración de mercados, con las consiguientes multas millonarias sumadas a controles férreos en las industrias que fabrican bienes esenciales.

También en info135

Programa CreAr: duplican los fondos para financiar al sector productivo

Alfredo Silletta

Juicio Político: “No andamos en conciliábulos nocturnos, para eso está Lago Escondido”

Alfredo Silletta

Una gran noticia para la democracia: Comienza el proceso de juicio político a los integrantes de la Corte

Alfredo Silletta

Salir de los comentarios