23.7 C
La Plata
27 enero, 2023
PAÍS

La economía que viene: Massa define los pasos a seguir con la mirada puesta en bajar la inflación

Sergio Massa cumplió sus primeros tres meses al frente del ministerio de Economía, y junto a su equipo viene planteando cómo serán los tiempos que se vienen, con la mirada puesta en la necesidad de llegar a fin de año sin desbordes en las calles, y que la inflación pueda ser controlada a partir de la aplicación de políticas férreas para frenar el descontrol de los precios, sobre todo de la canasta básica de alimentos.

En este contexto, en el equipo de Massa eligen no hablar de “plan de estabilización” en el sentido que se les suele dar históricamente para afrontar los próximos meses, teniendo en cuenta que es algo que requeriría un paquete de medidas más compacto, más profundo y con un impacto y alcances mayores.

En concreto, se avizora que los venideros 90 días -que finalizarán en la puerta de la próxima cosecha gruesa-, marcarían el ingreso estacional más fuerte de divisas al Banco Central.

La pregunta es cómo el equipo económico piensa establecer el puente hasta marzo, con administración controlada de los dólares para el comercio exterior, más medidas de austeridad fiscal y algún empuje a la actividad económica, que ahora podría avanzar en 2023 más que el 2 % presupuestado.

La lectura que hacen en los despachos oficiales es que Massa y los suyos ingresaron al Palacio de Hacienda con una situación de economía sin precios. El viceministro Gabriel Rubinstein fue mucho más crudo esta semana cuando defendió el Presupuesto 2023: “Logramos reducir el riesgo de hiperinflación, pero no lo eliminamos”, dijo.

De la serie de pasos que Sergio Massa planteó cuando llegó a Hacienda, el que reconocen que todavía le restan algunas medidas adicionales tiene que ver con el frente fiscal. Buscarán así asegurarse de que no haya desvíos de la meta de reducción del déficit primario planteada en el programa con el Fondo Monetario Internacional (FMI), de 2,5% del PBI.

“Esa etapa en mayor o menor medida está terminando. Nos queda un último tramo que es el cierre del año fiscal, con algunas medidas de financiamiento del sector público está garantizada. Y de la mano de la acumulación de reservas para recuperar crédito y fortalecer la moneda. Algunas medidas de los próximos 90 días son todas de carácter positivo para la economía”, aseguró esta semana Massa en reunión con ministros de Producción de todas las provincias.

En un análisis sector por sector para lo que viene, en el Ministerio de Economía destacan cuatro motores:

1) El agro, más allá de que la sequía tendrá un impacto considerable sobre la cosecha fina;

2) La minería, en el que los funcionarios estiman que más allá de los proyectos ya en funcionamiento hay otros 82 esperando para iniciar su producción, junto con el entramado pyme que los abastece;

3) La energía, prevén que “el gasoducto y la licitación del Plan Gas nos va a permitir crecer en volumen 15 millones de metros cúbicos al día y eso es todo por inversión”, según comentó Massa ante funcionarios provinciales. También habrá desde este sector un guiño, creen, en términos de reservas: si finalizara en tiempo y foma la construcción del gasoducto de Vaca Muerta, el Estado podría reemplazar los 28 barcos de GNL que importó este año a unos 9. “Tendríamos el 92% de la demanda cubierta con nuestro propio gas”, asegura el jefe del Palacio de Hacienda; y

4) La economía del conocimiento, aseguran que podría redondear el año próximo exportaciones por 10.000 millones de dólares.

Mientras, hay algo que repiten sin cansarse en el equipo del tigrense, y es que “no vamos a devaluar de ninguna manera”.

Está claro que los aumentos en los precios disparan fuego amigo y no le gustan a Cristina Kirchner, quien el viernes en el acto de la UOM elogió “los esfuerzos del ministro” Massa. Entre ambos, que conversan mucho más seguido de lo que se difunde públicamente, tienen un denominador común en tiempos de alto voltaje político: echarle la culpa al ex ministro Martín Guzmán.

Massa escuchó a la vicepresidenta y desdobló la suba en las prepagas que ella cuestionó, y ahora estudia el bono de fin de año que ella “sugirió” en el acto de la UOM donde participó el viernes pasado.

Por ahora, el plato fuerte que reserva el gabinete económico para cuando termine el Mundial de fútbol pocos días antes de terminar el año, es anunciar el acuerdo fiscal con los Estados Unidos, que permitirá acceso a cuentas de argentinos en el exterior que tengan irregularidades fiscales domésticas.

En esa dirección, Massa viene trabajando con altos contactos de la gestión del presidente Joe Biden para avanzar en un acuerdo que retome una idea de Cristina Kirchner y frenada por Mauricio Macri, para lograr un intercambio de información tributaria con ese país, con el fin de que se le pueda cobrar los impuestos correspondientes a cuentas de argentinos evasores en ese país

Por eso mismo, el titular de la cartera económica busca que la Casa Blanca ponga en marcha ese convenio, con la intención de detectar, al menos, 100.000 millones de dólares depositados en cuentas de argentinos en los Estados Unidos, según estimaciones del Gobierno.

Demás está decir que, en caso de prosperar la iniciativa, se modificarían automáticamente, para bien, todos los cálculos futuros del país.

 

 

 

 

 

 

 

 

También en info135

Programa CreAr: duplican los fondos para financiar al sector productivo

Alfredo Silletta

Juicio Político: “No andamos en conciliábulos nocturnos, para eso está Lago Escondido”

Alfredo Silletta

Una gran noticia para la democracia: Comienza el proceso de juicio político a los integrantes de la Corte

Alfredo Silletta

Salir de los comentarios