18.4 C
La Plata
1 diciembre, 2022
PAÍS

Más que un objetivo, una obsesión: para Massa la prioridad será bajar la inflación a un 3 % mensual

A corto plazo, el principal objetivo del ministro de Economía, Sergio Massa, será cerrar el año con una inflación por debajo del 100 %, pero su verdadera apuesta está en 2023: aspira a que sea alrededor del 3 % mensual a partir de abril. Para llegar a ese objetivo, el plan apunta a profundizar los acuerdos voluntarios de precios, reforzar las reservas (como hizo con el swap con China), mantener la tasa de interés positiva y bajar el gasto público y la emisión monetaria.

Así lo aseguró en una entrevista en radio Futurock, donde reveló que estuvo sobre la mesa aplicar un plan de estabilización de corte clásico, pero que lo descartaron por el impacto que generaría el shock. Sin embargo, el mercado no ve el mismo escenario que Massa: si bien destacan el “vaso medio lleno” de una baja de la inflación núcleo y mayorista, aseguran que el retraso de precios regulados hará difícil bajar la inflación al nivel proyectado por el Gobierno.

El ministro contó cuál es la meta que se planteó el equipo económico: “El objetivo es recorrer un sendero que nos permita bajar cada 60-75 días un punto la inflación. Arrancamos con 7,5 % en julio, en el segundo bimestre la estacionamos en 6 y el objetivo es llegar a abril con el número 3 adelante. Por eso en el presupuesto pusimos la meta del 60 %, porque aspiramos a recorrer un camino de reducción”.

De hecho, reveló que el tema estuvo en la reunión con el Fondo Monetario Internacional (FMI) la semana pasada en el marco de la reunión del G20 en Indonelsia: “Uno de los comentarios por parte de la titular del Fondo fue el hecho de que le generaba satisfacción ver que desde agosto a hoy ya habíamos bajado la inflación mensual en un 30 %”.

En cuanto al cómo hacerlo, en la entrevista detalló: “Estoy seguro que vamos a seguir bajándola, porque cuando ordenás las cuentas, te ponés a acumular reservas, ordenás la tasa de interés y la alineás con las metas de política económica, y recorrés un sendero de acuerdo para lograr mejores ofertas de los sectores productivos hacia al consumidor, el objetivo lo lográs”.

En el punto “ordenar las cuentas”, el gasto primario cayó 16,2 % interanual en términos reales en el promedio julio-octubre, período en que estuvo Silvina Batakis unas semanas y luego asumió Massa, mientras que en el primer semestre enero-junio el gasto trepaba en forma interanual 12,5 % promedio, durante la gestión del ex ministro Martín Guzmán, según la Oficina de Presupuesto del Congreso.

En relación a las reservas, para la consultora Invecq es uno de los “riesgos latentes”, dado que asegura que el Banco Central cuenta con tan solo 3.500 millones de dólares, y lleva vendido, en lo que va de noviembre, 969 millones. Massa aseguró que será la modificación del uso del swap con China lo que permitirá resolver esta problemática: implicará que, de los actuales 18.000 millones de swap con China, habrá 5000 millones que pasarán a ser de “libre disponibilidad”. Así, anticipó que 2022 cerrará con 6500 millones de dólares de “reservas propias”, y otros 5000 millones de libre disponibilidad a partir del swap.

En cuanto a los acuerdos de precios, en los próximos días terminará de concretarse la formalización y la puesta en marcha de Precios Justos, con la señalética en los supermercados, y las firmas con las 117 empresas. En la Secretaría de Comercio aseguran que ya se encuentran en las góndolas los casi 1.900 productos que quedarán congelados por cuatro meses, “con los precios que fueron acordados”. Para llegar a los comercios de cercanía, aspiran a que se abastezcan en los mayoristas, que también tendrán los precios regulados por 120 días.

La baja de la inflación tendrá un rol clave en la recuperación de los salarios, sin una política de ingresos aún definida y con la suma fija prácticamente descartada. “Aspiramos que la mejora del ingreso no se produzca solo por mejores paritarias y bonos, sino por una reducción de la inflación. La mayor deuda que tenemos como gobierno es el poder de compra de los trabajadores, por eso nuestro mayor enemigo es la inflación y nuestro objetivo más importante reducirla”, dijo el ministro.

Además, Massa admitió que en los primeros días de agosto estuvo sobre la mesa de discusión la posibilidad realizar un plan de estabilización de shock. La semana pasada, Gabriel Rubinstein, secretario de Política Económica, aseguró que le hubiera gustado aplicarlo, pero que “no hubo consenso”. Massa explicó por qué no se aplicó, y hasta citó a Máximo Kirchner: “Más importante que hacer shocks que lastimen a sectores de la sociedad, es recorrer un camino que consolide los objetivos. Tener orden fiscal no puede ser una cosa de un mes, recordemos el shock del descuento del 13% a jubilados y cómo terminó ese gobierno con López Murphy. Los shocks sirven en los power points, pero la realidad requiere programas con la gente adentro”.

Dicho esto, descartó una devaluación que implique un salto del tipo de cambio: “Hay que contarle a la gente que hacerle perder valor a la moneda es empujar a mayor cantidad de gente a la pobreza y destruir un momento de alta producción”.

También en info135

Beneficios ANSES: más de 2 millones de compras, y 10 mil comercios adheridos

Eduardo

“Las 20 mentiras de la Causa Vialidad”: el documento que difundió Cristina tras sus últimas palabras en el caso

Eduardo

Fernanda Raverta inauguró una nueva oficina de ANSES en Villa Fiorito

Alfredo Silletta

Salir de los comentarios