10.6 C
La Plata
15 junio, 2024
PAÍS

Desesperada por rascar votos, el país “humanista” que busca Bullrich se inspira en una aldea ‘new age’ estilo Netflix

Días atrás Patricia Bullrich visitó los estudios de TN y, ante un atónito periodista que le manifestó su incapacidad para entenderla, abandonó su tono bélico del “Todo o nada” -su caballito de batalla para las PASO-.

Fue ahí que anunció: “Vamos a armar un sistema que ponga el foco en el ser humano, donde todo lo que tenga que ver con el ser humano, la vida la educación, la cultura, su bienestar y su seguridad, estén todos bajo una filosofía muy interesante”.

Sin embargo, no fue una frase al pasar, sino que en realidad se trata de un giro planificado de su equipo de campaña que busca mostrarla como líder “protectora” frente a los aspectos más desbordados de Javier Milei.

Paralelamente, incorporó a su equipo al filósofo de 80 años Santiago Kovadloff, a quien incluso le ofreció un “cargo especial” durante un eventual gobierno suyo, para encargarse de alguna de estas tareas englobadas bajo la idea de reconstruir la “dignidad de los humanos”.

Según revela el portal LPO, detrás del giro de campaña hay un interés real de Bullrich por la temática new age, que creció en las charlas con un integrante poco visible, pero clave de su equipo: Mario Quintana, el ex vicejefe de Gabinete durante la gestión de Mauricio Macri, además de ex CEO de Farmacity.

Las pistas que brindó Bullrich conducen al laboratorio humano que Quintana montó en la villa de Yacanto, a orillas del Río Grande, un paraíso serrano escondido en el valle de Calamuchita en Córdoba.

“Quintana se compró toda la sierra y la parceló en barrios. Su casa está al pie, en el valle, a orillas del río, donde se ubican las casas más lujosas. Luego, subiendo por una ladera, se encuentra el centro holístico, que separa al resto de los barrios”, contó a LPO un habitante del lugar que agregó “me vendieron un sueño hippie y esto de hippie no tiene nada, los de abajo se trasladan en cuatriciclos y 4×4”.

El predio de 400 hectáreas está conformado actualmente por seis barrios: La Aldea, Nogales, Tres Ríos, Arroyo del Sauce, Castaños y Campo Acacias. Los habitantes cuentan que a Quintana no se lo ve mucho, pero “cuando anda se nota”, confió un integrante de esa comunidad que detalló “va vestido de chaman, con ropa de lino combinada con aguayos”.

“En la Aldea viven ellos, los faraones separados por un templo. En los barrios viven quienes prestan servicios y los constructores. Una clásica estructura piramidal”, agregó la fuente.

Como si se tratara de una serie de Netflix, “el templo”, como lo llaman los lugareños, ofrece “talleres y retiros enfocados al desarrollo personal en un entorno natural, diversas terapias con enfoques holísticos y, sobre todo, tiempo para estar con vos”. Eso sí, las tarifas son en dólares.

El emprendimiento ofrece una vida de regreso a la naturaleza, con imágenes idílicas de familias bañándose en cascadas naturales. En efecto, el complejo tiene dos playas de rio, una de ellas habilitada para fumar marihuana.

Umepay nació en el año 2012 con un grupo reducido de personas, once adultos y tres niños. Entre los socios fundadores, además de Quintana, se encuentran los herederos de Cachafaz, marca de alfajores que se impuso tras la venta de Havanna.

El interés de Mario Quintana por las exploraciones internas y la vida en comunidad no es nuevo. Luego de su frustrante paso por la función pública, se retiró a una vida en comunidad en una casa ubicada en los bosques de la costa atlántica.

En la nota se destaca que en 2021 trajo al monje benedictino Brother David de 94 años para una reescritura del texto bíblico Bienaventuranzas, el sermón de la montaña. “Gran maestro espiritual, fue un regalo que venga a la Argentina. Me fui a vivir un tiempo con él, tres meses en tres momentos distintos, y me puse a disposición para ayudarlo a escribir el libro. Él estaba muy contento y yo estaba como si me hubieran invitado a jugar un picadito con Messi. Después de un tiempo me dice: “Me están pidiendo escribir un ensayo. Se me ocurrió que podemos escribir juntos”. Yo le dije que sí”, señaló el ex funcionario en una entrevista con el sitio SophiaOnline.

En ese diálogo Quintana revela la relación que encontró entre la búsqueda personal y la política. “El énfasis de mi reflexión está puesto en la política, en qué desafíos implica. En ese sentido, yo me topé con procesos internos que me hicieron un clic. Para hacer buena política, tenés que ser libre de tus apegos por el poder, el dinero y el prestigio, porque si no sos libre, terminás siendo rehén”.

Las declaraciones de quien se desempeñó como el segundo de Marcos Peña van en línea con las nuevas reflexiones de Patricia Bullrich, cuando asegura: “Estamos rompiendo estructuras. Estamos haciendo estructuras distintas. Esto es algo holístico, integral, para que los argentinos pasen del llanto a la alegría, de la destrucción y la devastación, al progreso”.

 

 

También en info135

Envalentonado, ahora el Gobierno anuncia que volverá a insistir con la privatización de Aerolíneas Argentinas

Eduardo

La Argentina está en peligro: Se viene el  ‘estado de sitio’ para terminar con la democracia

Alfredo Silletta

Ley Bases: el Gobierno celebra su aprobación en el Senado, a pesar de las concesiones que debió hacer

Eduardo

Salir de los comentarios