11 C
La Plata
22 julio, 2024
PAÍS

Sergio Massa, dominador absoluto del debate, donde Milei demostró no estar preparado para ser presidente

De haber sido una pelea, Javier Milei hubiese sido el boxeador que, en estado grogui, y en su rincón, estuvo a punto de ser noqueado por un rival, en este caso Sergio Massa, que lo dominó de principio al fin. Pero se trató de un debate, y más allá de la abrumadora diferencia entre uno y otro, es muy difícil asegurar que eso se pueda ver reflejado en las urnas el próximo domingo.

Es que el candidato de Unión por la Patria (UxP), con un tono calmo y pausado pero enérgico, mantuvo las riendas de la discusión que tuvo seis bloques temáticos y se extendió anoche por casi dos horas en el colmado salón de actos de la facultad de Derecho de la UBA.

En el primer bloque, Massa acorraló al libertario con preguntas que no pudo responder y desnudaron las incoherencias de su propuesta de gobierno. Milei no tardó más de 15 minutos en mencionar las palabras “exterminar”, “cáncer”, y “casta” para referirse a sus contrincantes políticos.

El ministro de Economía confrontó al candidato de La Libertad Avanza sobre la dolarización y la eliminación del Banco Central, recordando que Patricia Bullrich había planteado estas ideas en un debate anterior. Después de esquivar la pregunta varias veces, Milei finalmente admitió su apoyo a la dolarización y a la eliminación del Banco Central, expresando además su descontento con el gobierno de Mauricio Macri al señalar que la caída del poder adquisitivo comenzó durante su mandato.

Massa continuó su ofensiva al lograr que Milei se pronunciara sobre la eliminación de los subsidios mediante preguntas directas de sí o no, tomando el control del primer bloque del debate.

“¿Por sí o por no, Javier?”, fue la pregunta inquisidora de Massa durante el primer tramo, ante la cual el libertario se mostró dubitativo en temas como la dolarización, los subsidios y el rol del Banco Central. El punto álgido de la estrategia del ministro fue cuando sacó el as en la manga del paso de su rival por esa institución. “Contale a los argentinos por qué te fuiste del Banco Central”, lo arrinconó. Milei, en tanto, dejó pasar la oportunidad de hacer eje en los problemas actuales de la economía, como la inflación.

En el segundo bloque, centrado en las relaciones internacionales, Massa defendió la importancia de los vínculos con Brasil y China, postura que Milei rechazó, oportunidad en la que demostró su ignorancia y desconocimiento sobre el manejo del Estado, afirmando que limitaría los acuerdos a negociaciones entre privados. Massa destacó que son los estados los que firman acuerdos comerciales y establecen políticas sanitarias y arancelarias.

En cuanto a la relación del país con el mundo, Milei aseguró que dejará el comercio exterior en manos de los privados porque el Estado, consideró, “no tiene que meterse”, y además mostró su “admiración por Estados Unidos, Israel y los países del mundo libre”.

“La ruptura del Mercosur y de las relaciones con Brasil y China representan dos millones de empleos menos y un impacto de 28.000 millones de dólares. Un presidente no se puede regir por caprichos ni ideología”, disparó Massa.

Massa y Milei mantuvieron uno de los cruces más duros acerca de la soberanía argentina sobre las Malvinas. El candidato de UxP remarcó que la fallecida premier Margaret Thatcher es “una enemiga de Argentina, ayer, hoy y siempre”, y valoró a los “héroes” que combatieron en las islas.

“Defiendo la soberanía de Malvinas. Sería importante que digas si los kelpers tienen derecho a la autodeterminación o no. Es importante que los argentinos sepan si vas a defender o no Malvinas”, increpó luego Massa, con la intención de incomodar a su competidor en un tema sensible para los argentinos y que además está incluido en la Constitución.

En el contrapunto, los candidatos mostraron nuevamente visiones antagónicas sobre las medidas que tomarán de cara al futuro del país.

“Vengo a plantear un gran cambio para la Argentina, que es la construcción de un gran acuerdo con políticas de Estado, con diálogo y consensos, pero sobre todas las cosas con el respeto a los que piensan distinto”, comenzó Massa su exposición, a la que Milei respondió que resulta “imposible cambiar la realidad” del país “haciendo lo mismo con las mismas personas”, a quienes volvió a identificar como “la casta”.

Ya en el cierre del debate, Massa lo hizo con un discurso dialoguista donde enfatizó que “Argentina debe enterrar definitivamente la grieta, ir a un acuerdo de diez políticas de Estado, con diálogo y consenso que le dé estabilidad a largo plazo”. También aseguró: “Entiendo que hay algunos que ni siquiera no me votan convencidos, solo como vehículo para no elegir un camino que es violencia, odio y daño. Decirles que voy a trabajar para que no sientan que tiraron su voto y ganar su confianza”.

Asimismo, enfocó su intervención en la necesidad de superar la polarización política, proponiendo un acuerdo de diez políticas de Estado con diálogo y consenso para brindar estabilidad a largo plazo. El candidato de Unión por la Patria hizo un llamado a aquellos que podrían votar por él sin convicción, sugiriendo que algunos lo eligen como un medio para evitar un camino marcado por “violencia, odio y daño”. Massa cerró su participación con una promesa de trabajar para ganar la confianza de quienes lo elijan de esa manera.

Por otro lado, Milei destacó la importancia histórica de la elección, describiéndola como la más significativa de los últimos 100 años y particularmente crucial en estos 40 años de democracia. El candidato libertario instó a los votantes a reflexionar sobre sus preferencias entre inflación y estabilidad, decadencia en producción y empleo versus crecimiento económico, y la elección entre el populismo y la república. Milei hizo un llamado a votar sin miedo, argumentando que el temor beneficia al statu quo y perpetúa el empobrecimiento del país.

 

 

 

 

También en info135

Un gobierno cruel: Sin entregar comida ahora se la agarran con los discapacitados

Alfredo Silletta

Desbordado y sin control: Milei tuvo un ataque de furia contra el “zurdito” de Kicillof

Alfredo Silletta

Crece el escándalo por la visita de diputados libertarios a represores: podrían echarlos de la Cámara

Eduardo

Salir de los comentarios