16.7 C
La Plata
27 octubre, 2020
PAÍS

Macri le exigió a Larreta que termine con las protestas callejeras

Tras el caos que generaron los piquetes esta semana en el centro porteño, el presidente Mauricio Macri le exigió al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, que ponga en marcha un plan urgente para limitar las protestas, que para eso tiene la policía de la ciudad que le transfirió Nación.

La política antipiquete se definirá en una reunión que mantendrá la semana que viene Rodríguez Larreta con el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el vicejefe, Mario Quintana; y los ministros de Seguridad de Nación y Ciudad, Patricia Bullrich y Martín Ocampo, entre otros funcionarios. La idea es consensuar un paquete de medidas y aplicarlas, no que quede en la nada como ocurrió con el protocolo antipiquete que jamás se puso en práctica.

El borrador que estudia el jefe de Gobierno porteño, según trascendió, incluiría varios ejes como: no permitir protestas en las que los manifestantes lleven palos y la cara tapada, no dejar que se instalen ollas populares en zonas que afecten el microcentro y no permitir el bloqueo de los carriles exclusivos para colectivos. También se dejaría constancia por escrito de que no se podrán instalar carpas en avenidas de mucho tránsito ni bloquear completamente el paso de los automovilistas.

La protesta que arrancó el martes por la mañana frente al ministerio de Desarrollo Social y terminó cerca de las 7 de la mañana del miércoles -luego de que los manifestantes durmieran en la 9 de julio- fue otro de los hechos que alteró a Macri.

Ayer otra protesta, esta vez del Frente por Trabajo y Dignidad Milagro Sala -que nuclea a la Tupac Amaru, a la CTD Aníbal Verón, la Federación de Trabajadores de la Economía Social, la Corriente Patria Justa y al MPR Quebracho- cortó también el tránsito en esa zona en reclamo de alimentos y cupos de empleo. Funcionarios de la ministra Carolina Stanley intervinieron para hacer que se levante la protesta y evitar que pasen la noche y generen otro dolor de cabeza a la Rosada.

Hay acusaciones cruzadas en la responsabilidad por no poder contener los cortes: mientras que el gobierno nacional le pide acción a la flamante policía porteña que conduce Larreta, desde la Jefatura le apuntan a la falta de manejo del titular de la Unidad Ejecutora de Ingreso Social con Trabajo, Matías Kelly, quien maneja la relación con los movimientos sociales y es titular del plan “Argentina Trabaja”.

Kelly es hombre de Mario Quintana y antes de entrar al gobierno trabajaba en las ONG Ashoka y Sistema B, que nuclea a las empresas de triple impacto: económico, social y ambiental. Los críticos le achacan a este ex CEO que no sabe de política y que el manejo del conflicto “se le fue de las manos”. Piden que lo corran del cargo pero Quintana lo banca.

 

También en info135

Festejan Clarín y los macristas: un fiscal pide el sobreseimiento de Stornelli

Eduardo

Fernández: “Devaluar es fácil, pero es una máquina de crear pobreza”

Alfredo Silletta

Hasta Clarín le suelta la mano, y revela encuesta lapidaria para la imagen de Macri

Eduardo

Salir de los comentarios