20 junio, 2019

Al elegir a Pichetto, un candidato que no aportará votos, Macri reflejó su apuro y desorientación

Con la elección de Miguel Ángel Pichetto como su compañero de fórmula, Mauricio Macri finalmente terminó aceptando la vigencia de una de las máximas de la política argentina: no se puede gobernar sin el peronismo. Y al mismo tiempo, parece extender esa premisa hacia un escenario que le marca que no se pueden ganar elecciones sin contar con una “pata” peronista.

De esta manera, al presidente poco y nada le importó la postura de su jefe de Gabinete, Marcos Peña, y de su consultor favorito, Jaime Durán Barba, teniendo en cuenta que  siempre consideraron que el binimio presidencial debía ser “puro” y con presencia femenina. Y, claro, por lo bajo ya le están advirtiendo a Macri que Pichetto no conmoverá a votantes peronistas ni mejorará sus chances electorales.

Está claro que lo que Macri buscó fue, además, una jugada que estuviera a la altura del cambio de escenario que Cristina Kirchner había provocado al dar un paso al costado y cederle el liderazgo a Alberto Fernández.

Y la evidencia de que el kirchnerismo estaba logrando su objetivo fue la implosión de Alternativa Federal que, en la práctica, ya dejó de existir. Por lo tanto, el presidente entendió que él tampoco podía esperar al ballotage para ir a buscar los votos de los peronistas que no quieren a Cristina. Si esperaba, corría el riesgo cierto de perder en la primera vuelta en octubre.

Demás está decir que el acuerdo provocó una lógica conmoción política nacional: después de todo, hasta hace un par de semanas atrás, Pichetto se autopostulaba como vice de Roberto Lavagna. Sin embargo, la fórmula con Macri implica una alianza que no es totalmente novedosa: hay reminiscencias del menemismo noventista, cuando una agenda de profundas reformas estructurales se basó en un peronismo que acordó con sectores liberales y con el establishment empresarial.

Mientras tanto, la pregunta que se abre a partir de ahora en el seno de la alianza gobernante, es cómo queda el radicalismo. Por un lado, están las caras conocidas, los que representan la cúpula del partido que defienden la designación de Pichetto, al sostener que así se amplía el espacio.

Hay que recordar que la compañía para Macri en la fórmula de Cambiemos fue un tema de debate durante los últimos meses. En esa danza de nombres, aparecieron Cornejo, Sanz y hasta el actor Luis Brandoni.

Así, la maniobra dejó pedaleando en el aire a los aliados radicales que “iban por más” y se quedaron con menos. En otras palabras, el afiliado a la UCR, aquel que forma parte de las bases del partido, por estas horas se siente humillado y ninguneado por lo que considera un brutal desaire por parte de Macri.

En tanto, a la cúpula partidaria sólo parece interesarle los espacios de poder, y ya empezaron a exigir, en caso de que el presidente sea reelecto, la jefatura de la Cámara de Diputados y futuros ministerios.

Por su parte, el ex vicepresidente Julio Cobos sintetizó en parte ese sentimiento que envuelve a los radicales: “Nosotros preferimos que se amplíe la coalición para que mejore la situación económica del país. Pero hay que discutir qué rol va a tener la UCR. No queremos seguir siendo sólo los fiscales para las elecciones de Cambiemos”.

5 Comments on Al elegir a Pichetto, un candidato que no aportará votos, Macri reflejó su apuro y desorientación

  1. No estoy de acuerdo. Lo de Pichetto si le aprota votos.
    Va a sumar lo que tenga Urtubey, que no es mucho, pero suma.
    Va a sumar los que quedan descontentos con Massa después del arreglo con Fernandez – fernandez.
    Va a sumar parte de Schiaretti.
    Va a sumar unos cuantos gremios.
    No hay que subesatimar a estos tipos que se mueven como jugadores de ajedrez. En 2015 “Macri no podía ganar” y terminó de presidente.

    • Creo que tenés razón en cuanto a esos votos que podría sumar. Pero también creo que ha sido una maniobra desesperada porque de todas las posibilidades que parecía tener se ha tenido que quedar con la que menos votos puede aportarle.
      Todo esto me parece que pone una vez más en evidencia que cuando Macri va Cristina ya ha vuelto varias veces. La fórmula FF reventó la “Alternativa Federal” que parecía ser el mayor peligro.
      Ahora a votar bien y ojo al fraude.

  2. En mi caso, no analizó los votos que pueda o no aportar.
    Analizó lo que puedan hacer juntos de aquí a las elecciones:
    1) Capacidad de daño para promover legislación antipueblo antes de las elecciones.
    2) Impunidad para Macri ante eventual derrota, por su influencia en Comodoro Py.
    3) Desarticulación del caso D’Alesio y limitaciones a Ramos Padilla.

Deja tu comentario

Your email address will not be published.


*