21.1 C
La Plata
11 abril, 2021
PAÍS

La Ciudad de Buenos Aires se queja por las vacunas que recibe, pero las cifras lo desmienten

Las declaraciones del ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, donde criticó la forma en que desde el Gobierno nacional se están repartiendo las vacunas contra el coronavirus, amenazan con crear otro foco de conflicto entre Ciudad y Nación.

Concretamente, el funcionario denunció que la Ciudad de Buenos Aires recibió menos dosis de vacuna que la provincia de Buenos Aires. Sin embargo, las estadísticas dejan en evidencia que el Gobierno porteño recibió más vacunas por cantidad de habitantes que el Gobierno bonaerense.

Para Quirós, Nación debería rever el reparto de vacunas y reclamó que se tome en cuenta la cantidad de médicos y las personas que se consideran población de riesgo. Según un artículo en LPO, en comparación a la Provincia, “el distrito capitalino recibió 3,87 menos dosis que PBA con 5,7 menos cantidad de habitantes”.

En detalle: la Provincia tiene 17.541.141 habitantes contra 3.075.646 de la Ciudad, mientras que el mayor distrito del país recibió según datos nacionales 856.205 dosis contra 221.225 de CABA. El criterio que estableció Nación a la hora de repartir las vacunas fue proporcional a la cantidad de gente mayor de 18 años que puede recibir la vacuna. Esto se explica a partir de que el distrito capitalino tiene una población más envejecida, recibió más cantidad de dosis por habitante.

Desde el Ministerio ahora conducido por Carla Vizzotti afirman que se aplican criterios de equidad y federalismo sobre la base poblacional. Según fuentes de esa cartera, “así como a ningún argentino le faltó un respirador, tampoco le van a faltar vacunas”. Tampoco cayó bien en el gobierno nacional que Quirós haya hecho pública su disconformidad. “Esos temas se debaten en las reuniones semanales entre los ministros de Salud, no en los medios”, deslizó un colaborador de la ministra.

En tanto, Ciudad se quejó que “la distribución debería haber tenido en cuenta otros factores, como la cantidad de médicos y la población de riesgo, que en CABA estiman en 1.2 millones de personas”. “Nación tomó la decisión de una distribución de vacunas basada en población general cuando la vacuna se aplica a grupos de riesgo, y los grupos de riesgo no son proporcionados a la población general en todas las jurisdicciones”, apuntó Quirós. Además, advirtió que “la Ciudad tiene una carga de trabajadores de salud muy superior a otras regiones de la Argentina, y tiene una pirámide poblacional más envejecida del promedio”.

Además, el Gobierno porteño argumentó que la velocidad de vacunación está relacionada con las dosis disponibles y aseguran que de contar con las vacunas necesarias podrían inmunizar a la población de riesgo en 48 días, a razón de 25 mil personas por jornada. Hasta ayer el 3.31 % de los vecinos porteños había recibido al menos una dosis contra el 1.74% de la Provincia. Estos números son relativos, ya que PBA recibirá menos dosis en proporción que CABA.

Otro dato: el ritmo de vacunación es mayor en la Ciudad que en Provincia. Por el momento CABA recibió 211.900 vacunas entre primeras y segundas dosis de la Sputnik V, Sinopharm y AstraZenca del fondo Covax. De ese número ya aplicó 147.323, el equivalente al 69 % del total.

A la Provincia llegaron 856.205 dosis de las vacunas y se aplicaron 522.610, el 61 % del total. Existen discrepancias entre el número que Nación asegura haber enviado a los dos distritos y las que los distritos dicen haber recibido. En el caso de Ciudad son 11 mil dosis y el número es mayor en la Provincia.

Y para despejar dudas, el viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak subió a su cuenta de Twitter una “respuesta” a las declaraciones de Quirós, con un pormenorizado cuadro que desmiente su acusación:

También en info135

Raverta: “con la nueva ley, 130 mil jubilados y jubiladas dejarán de abonar ganancias”

Alfredo Silletta

El Estado será querellante en la causa contra Macri por la deuda con el FMI

Alfredo Silletta

Principio de acuerdo para postergar por un mes las PASO y las elecciones generales

Eduardo

Salir de los comentarios