12.2 C
La Plata
15 mayo, 2022
PAÍS

En Juntos por el Cambio se sacan los ojos pensando en las candidaturas para 2023

La reunión de la Mesa Nacional del miércoles pasado tenía como objetivo atenuar la tensión interna en Juntos por el Cambio. Sin embargo, el efecto que generó fue lo contrario: subió la temperatura y reabrió viejas heridas. Y, como no podría haber sido de otra manera, la figura del ultralibertario Javier Milei se convirtió en un fenómeno que profundizó la grieta en la interna de la coalición opositora.

Aunque todavía falta más de un año para definir candidaturas, es ahora cuando todos los dirigentes con aspiraciones juegan sus cartas para llegar con poder de negociación a la hora de tomar decisiones finales.

Es que, a medida que las elecciones de 2023 se acercan, los principales candidatos presidenciales de JxC que buscan llegar a la Casa Rosada el año próximo, no dejan de desplegar distintas estrategias para posicionarse rumbo a esos comicios, con la necesidad de frenar, como sea, la fuga de votos de derecha que la irrupción de los libertarios genera en la alianza.

“Milei es a JxC lo que Massa fue al FPV en el 2015″, plantea un colaborador de Patricia Bullrich. Es decir, lo que piensan dentro de los “halcones” es que por el crecimiento que tiene en los sondeos de opinión, si Milei compite por fuera de JxC, los votos que obtenga La Libertad Avanza “serán funcionales al FdT”. Por eso, un sector de la coalición está convencido de que quien quiere dividir a Juntos por el Cambio no es Milei, sino el Gobierno: “El propio Máximo Kirchner está alimentando a Milei”, dicen cerca de la ex ministra de Seguridad.

El hecho es que enfrentarse o no al PRO se convirtió en el dilema que hoy divide a los máximos referentes de la UCR que, además, se perfilan para ser candidatos a presidente, como lo son Gerardo Morales y Alfredo Cornejo. En sus entornos aumentan las acusaciones cruzadas sobre supuestos negocios con Horacio Rodríguez Larreta y el propio Gobierno.

Justamente, de cara al 2023, las discusiones en el partido se centran más en las alianzas que deben o no permitir -como fue el caso de Milei- que sobre cómo dirimirán la elección del candidato que los representará en las PASO. Algunos creen que la situación “decantará” y cada aspirante analizará sus posibilidades, mientras que otros apuestan a fórmulas mezcladas con el partido que fundó Mauricio Macri. Pero, en el fondo, todos ponen sus fichas a la “novedad”: Facundo Manes.

En el radicalismo insisten en la idea de llegar a 2023 con “candidatos propios en todos los niveles de gobierno”. La UCR no quiere, siquiera, acompañar una fórmula con otro partido de JxC, “mucho menos vamos a participar de una interna con Milei, es delirante”, dispara un dirigente radical bonaerense.

En ese contexto, el gobernador jujeño y titular de la UCR, Gerardo Morales, aclaró que “a Mauricio le reconozco una voz importante dentro de JxC, pero no es mi jefe”, y planteó que el ex mandatario “es el jefe del PRO y una figura de peso, pero si es candidato, no lo voy a votar porque quiero un presidente radical”.

“Desde el radicalismo estamos trabajando para el 2023, pero antes de eso, estamos activando una agenda con vínculos con todos los sectores, intensa, y que conecte a la política con los verdaderos problemas de la gente”, dijo.

Mientras tanto, atento al nuevo escenario político y los movimientos de sus contrincantes en el mapa opositor, Rodríguez Larreta viene haciendo ajustes en la estrategia que trazó para pelear por la presidencia. Por primera vez, el jefe de Gobierno porteño blanqueó días atrás que estaría dispuesto a enfrentar a Macri en una interna de la principal coalición opositora.

Asimismo, jugó fuerte en la última reunión cumbre de Juntos por el Cambio para cerrarle el camino a una eventual alianza con Javier Milei con miras a 2023, que, en cambio, miran con agrado Patricia Bullrich y los “halcones” de Pro. Y mientras Macri tensiona el vínculo con Gerardo Morales, Larreta se coloca como garante de la unidad de JxC, frente al avance de Macri en el tablero de Juntos por el Cambio, y el coqueteo del ex presidente con una eventual candidatura para volver a la Casal Rosada.

Así, Rodríguez Larreta, tal vez el más acorralado por las posiciones extremistas, optó por mantener el camino del centro. Para él y su armado, la ancha avenida del medio todavía puede generar réditos, más allá de que, en la práctica, las posturas moderadas y dialoguistas puedan tener impacto en las encuestas, pero no en el manejo de las expectativas.

Con Patricia Bullrich más cercana al discurso de Milei que Larreta, la pregunta se plantea a futuro. Si no hay una opción de Cambiemos que se dirija a ese sector de la sociedad, cómo puede la alianza evitar la filtración de votos. Algo que también se analizó en 2021 y terminó con la incorporación de Ricardo López Murphy a la lista de María Eugenia Vidal.

También en info135

ANSES finalizó exitosamente el proceso de inscripción al refuerzo de ingresos

Eduardo

Máximo Kirchner le agradeció al presidente por “acompañar” la actualización del salario mínimo

Eduardo

En el cierre de su gira por Europa, Alberto se reunió con Macron en París: “El mundo necesita más alimentos, no misiles”

Nico Brutti

1 comentario

Salir de los comentarios