8.4 C
La Plata
7 julio, 2022
PAÍS

La Corte desafía al Gobierno con una jugada política que fue una clara demostración de poder

En lo que a todas luces fue una jugada política, para nada ingenua y que, en definitiva, se convirtió en una clara demostración de poder, los cuatro miembros de la Corte Suprema de Justicia participaron días atrás de una cumbre antinarco en Rosario, que organizaron jueces federales y envió diversos mensajes críticos, en especial, al Gobierno.

Uno de los objetivos visibles del encuentro “El juzgamiento del narcotráfico” fue dar apoyo a los funcionarios judiciales federales que combaten el crimen organizado y el narcotráfico. Pero no fue el único. La foto de familia judicial del evento buscó mostrar una Corte unida, y dar una señal de que el statu quo no va a modificarse.

En otras palabras, fue una demostración de poder en medio de los cruces que mantiene con un sector del oficialismo, que impulsa una reestructuración del máximo Tribunal, y cuestiona el desembarco cortesano en el Consejo de la Magistratura con la presidencia de su titular, Horacio Rosatti.

Según señala el periodista Franco MIzrahi en El Destape, la puesta en escena suprema incluyó críticas al ministro de Justicia de la Nación, Martín Soria, quien contestó con reproches a los supremos por el silencio que guardaron durante el macrismo sobre la problemática del narcotráfico. El funcionario les recordó que nada dijeron de la suspensión de la aplicación del nuevo Código Procesal Penal, clave en las investigaciones criminales, y de las presiones a quien era la Procuradora General de la Nación para que dejara el cargo.

“¿Dónde estaban cuando Macri perseguía a la procuradora Alejandra Gils Carbó e investigaba a sus hijas con espionaje ilegal? ¿Dónde estaban estos jueces de la Corte en 2017 cuando Clarín publicaba que 9 de cada 10 asesinatos en Rosario eran por un conflicto narco?”, se preguntó.

La foto del encuentro, que se desarrolló en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario, grafica el cierre de filas de la corporación judicial. Y la relegitimación de los jueces del Lawfare. En tribunales no recuerdan antecedentes de una fotografía semejante.

En primera fila se puede ver a los cuatro ministros supremos, Horacio Rosatti, Ricardo Lorenzetti, Carlos Rosenkrantz y Juan Carlos Maqueda, y al Procurador interino, Eduardo Casal, entre otros. Todos cuestionados por el kirchnerismo por su accionar durante la persecución judicial que se desató con el macirsmo.

Detrás, aparece la mayoría de los integrantes de los Cámara Federal de Casación Penal –entre ellos, los visitantes de Macri en la Quinta de Olivos, Marano Borinsky y Gustavo Hornos-; más otros jueces también del Lawfare y de diversos juzgados y cámaras del país y consejeros de la magistratura. El mensaje de unidad que se pretendió dar con la fotografía es claro y contrasta con la actualidad de los principales partidos políticos donde se están dando fuertes discusiones internas.

Pero por si quedaban dudas, Lorenzetti lo expresó en una entrevista minutos antes de posar para la foto de familia judicial. “Hoy dijimos: ‘Hay que terminar con esto, con las divisiones políticas absurdas, con la idea de que es una disputa de vanidades o de poderes o de espacios o electorales’. Hay un problema que está por encima de las vanidades personales o las disputas de poder y es el beneficio de la población. Hoy propusimos que se trabaje coordinadamente”, afirmó quien fue parte de la Corte del Lawfare, está enfrentado a Rosatti y en plena avanzada judicial macrista se fotografió con Claudio Bonadío y el juez brasileño Sergio Moro, quien condenó a Lula Da Silva y luego asumió como ministro de Justicia de Jair Bolsonaro.

En tribunales, quienes no concurrieron al evento, afirman que el armado del encuentro contó con el impulso de Lorenzetti y que al anoticiarse de esto, Rosatti decidió sumarse, lo que derivó en la concurrencia del pleno de la Corte. Interpretan la reunión como “una demostración de poder” de la Corte y de los jueces del Lawfare (que si bien no fueron todos los presentes sí figuraron entre los impulsores de la reunión).

Alimenta esa versión que la actividad –de la que participaron alrededor de 100 jueces federales- fue motorizada por la Asociación de Jueces Federales (AJUFE), entidad de lobby creada por los jueces más vinculados al Lawfare. AJUFE siempre se vinculó a Lorenzetti ya que estuvo comandada por jueces que tenían relación con él.

Lorenzetti, en contraste con Rosatti, dio una serie de entrevistas antes y después del evento. Desde el micrófono criticó al Gobierno nacional. Por ejemplo, al ser consultado sobre la existencia de diálogo entre la Corte y el Poder Ejecutivo, señaló: “No hay una política judicial concreta que habilite al diálogo. El diálogo debería ser con el Congreso ahora que está tratando leyes”. Y sobre el ministro de Justicia Soria, precisó: “No hemos tenido más que una visita, que fue pública. Después no hemos tenido ninguna relación”.

También se refirió a los intentos que impulsa un sector del Frente de Todos para modificar la estructura de la Corte, que hoy funciona con solo cuatro miembros: “No se puede cambiar a cada rato la cantidad de miembros de una Corte como la del Congreso o como la de la presidencia. Hay que tratar de dar tranquilidad, serenidad. Eso creo que es muy importante. Los ciudadanos, lo que quieren y necesitan urgentemente, es tranquilidad y que las instituciones los protejan. Entonces, si los cambiamos constantemente, generamos un alto nivel de incertidumbre”, criticó los proyectos del oficialismo.

Rosatti, quien no quiso perder protagonismo y abrió el evento, también lanzó cuestionamientos al mundo político. Por cierto, su presencia en la universidad valió el rechazo por parte de estudiantes. Según indicaron fuentes judiciales, el rechazo se retrotrae a su voto a favor del 2×1 para genocidas.

También en info135

El gorilaje, desquiciado: Cristina vuelve a escena y hablará este viernes en El Calafate

Nico Brutti

PAMI reabre su agencia en Quequén y mejora la atención en todo el país 

Alfredo Silletta

ANSES reabrió su oficina en la punta

Alfredo Silletta

1 comentario

Salir de los comentarios