8.4 C
La Plata
7 julio, 2022
PAÍS

En la mediación con el presidente, Patricia Bullrich no se arrepintió por su operación a favor de Pfizer

La audiencia de mediación entre Alberto Fernández y Patricia Bullrich terminó sin acuerdo, ya que la ex ministra de Seguridad no se arrepintió de sus dichos, en los que había acusado a quien había acusado al presidente de pretender cobrar una coima para comprar vacunas contra el coronavirus de Pfizer en medio de la segunda ola de Covid 19, lo que fue desmentido por el propio laboratorio estadounidense/alemán.

Durante la audiencia, que se desarrolló en la sede del juzgado civil 21, la actual presidente del PRO ratificó sus dichos: “Hemos ratificado nuestros dichos, mi opinión de que él no podía desconocer que no se estaba firmando un acuerdo con Pfizer que le podía salvar la vida a los argentinos porque él había estado con los directivos de la empresa”, dijo a la salida del juzgado.

Bullrich acusó a Alberto Fernández de haber intentado cobrar una coima a cambio de comprar vacunas Pfizer contra el Covid-19. Sin embargo, cuando le pidieron pruebas, la ex ministra de Seguridad no pudo dar ningún aporte. El propio laboratorio Pfizer salió a desmentir la acusación de coimas, mientras que el presidente entonces inició una demanda para que se retracte y asuma que lo que dijo no tenía anclaje en información cierta, o que pague por sus dichos.

Por su parte, el abogado de Fernández, Gregorio Dalbon, cuestionó que Bullrich haya adelantado en declaraciones periodísticas anoche que no pensaba retractarse de sus dichos. “Ella nos tiene acostumbrados a que declare por TN y La Nación+. Como no había posibilidad de retractación, no lo expuse al presidente y se quedó en un despacho aparte. Ella estaba desesperada por verlo, lo que no tenía ningún sentido, solo la perversidad de querer insultarlo”, subrayó.

Según precisó Dalbon, la audiencia terminó con “apertura de prueba, y ahora seguiremos en los Tribunales y ella seguramente seguirá hablando en los medios de comunicación que es la forma que tienen de hacer justicia”.

En el canal TN, Patricia Bullrich ya había dicho que no pediría disculpas por la información falsa. “El presidente debe pedirle perdón a los millones de argentinos que se quedaron… yo fui la transmisora de lo que millones de argentinos le hubieran dicho que es cómo no contratan una vacuna que la tenía a precio especial, que puso 5 mil brazos de argentinos en el hospital militar para hacer pruebas, que era en septiembre del 2020 y cuando la Sputnik recién llegó en diciembre de 2020”, dijo Bullrich.

Lo cierto es que el laboratorio Pfizer al inicio de la entrega no cumplió los acuerdos con otros países y a la Argentina no hubiera llegado antes de la Sputnik.

En caso de ser condenada, la sanción económica a Bullrich será determinada por el juez luego de que termine el juicio. De todos modos, el abogado Dalbon explicó que una cifra de $ 100 millones no es descabellada si se tiene en cuenta que estos juicios demoran muchos años y pueden tener apelaciones hasta llegar a la Corte Suprema de Justicia. El dinero será donado por Alberto Fernández al Instituto Malbrán.

Además de la condena económica, deberá rectificarse en el programa de Luis Majul donde hizo la acusación falsa, y también en dos diarios de importante tirada. El fallo puede sentar un precedente para evitar la difamación de una figura institucional clave como el presidente en la Argentina y también para evitar el mal uso político de temas sensibles como el coronavirus, la pandemia hasta el momento más letal del siglo XXI.

La titular del PRO había asegurado en una entrevista televisiva que el Gobierno intentó colocar un “socio local” en las negociaciones con Pfizer, y planteó que eso significaba el intento de obtener un “retorno” a cambio de comprar las vacunas elaboradas por ese laboratorio.

Los dichos de Bullrich fueron desmentidos por el propio laboratorio a través de un comunicado de prensa, primero, y por medio de sus representantes en una audiencia pública desarrollada en el Congreso de la Nación después.

El pasado 8 de junio, el laboratorio Pfizer negó en la Cámara de Diputados que haya habido algún “pedido de pagos indebidos o existencia de intermediarios” en las negociaciones con el Gobierno nacional para la adquisición de vacunas contra el coronavirus, y descartó tener “interés” en bienes naturales o reservas del Banco Central.

Al momento de la demanda, el Ejecutivo consideró que los dichos de Bullrich revestían “hechos de gravedad institucional”, porque implicaban sembrar sospechas en las por entonces ya complicadas negociaciones para conseguir vacunas contra el coronavirus, en medio de la pandemia.

 

 

 

 

 

 

 

También en info135

El gorilaje, desquiciado: Cristina vuelve a escena y hablará este viernes en El Calafate

Nico Brutti

PAMI reabre su agencia en Quequén y mejora la atención en todo el país 

Alfredo Silletta

ANSES reabrió su oficina en la punta

Alfredo Silletta

1 comentario

Salir de los comentarios