25 C
La Plata
27 septiembre, 2022
PAÍS

El gobierno ofrece un símbolo de paz y la oposición una bala en la cabeza

Por Alfredo Silletta

Mientras el gobierno nacional, a partir del intento de asesinato de la vicepresidenta Cristina Kirchner, planteó  un diálogo para fortalecer la democracia y frenar las políticas de odio, desde la oposición se niegan a cualquier tipo de diálogo.

Desde la Rosada señalan que a Juntos por el Cambio no les interesa dialogar y se percibe claramente en la última aparición de Mauricio Macri en su propio canal con Luis Majul donde rompió todos los puentes para avanzar en un acuerdo básico para la defensa de la democracia. El ex presidente  afirmó  que “no entiendo en base a qué” me llamaría por teléfono Cristina y agregó: “No quiero generar expectativas. Las pocas conversaciones que tuvimos fueron frustrantes. El diálogo no puede ser para arrancar hablando del lawfare que nunca existió. Ella viaja en una permanente negación de la realidad. Es difícil dialogar con alguien que vive diciendo cosas que no suceden”.

A las palabras de Macri hay que sumarle declaraciones de Patricia Bullrich, presidenta del PRO, según publicó el diario Clarín: “Primero les bajamos los dientes y, recién cuando los veamos chorreando sangre, nos sentamos a charlar”. Ya pasaron varios días y la dirigente todavía no lo desmintió, con lo cual confirma su pensamiento violento y fascista.

El gobierno nacional considera que a 40 años de la recuperación de la democracia es necesario buscar “acuerdos básicos”. Es necesario dar un mensaje en contra de la violencia política, de los discursos del odio e intentar frenar la grieta que hace imposible a cualquier gobierno llevar medidas adelante.

Desde la oposición dicen que el diálogo entre las fuerzas políticas tiene que darse en el Congreso, pero allí desde hace mucho tiempo no hay diálogo y hasta frenaron el Presupuesto 2022, hechos inéditos en democracia. Desde el gobierno no niegan reuniones en el Congreso pero la gravedad del atentado a Cristina Kirchner merece que se de en todas las instancias, incluido en la Casa Rosada.

Desde el oficialismo, hasta un duro como Leopoldo Moreau, considera necesario la búsqueda de un diálogo a partir del intento de asesinato. “El intento de magnicidio desde el punto de vista de la institucionalidad cruzó una línea roja y potencia la necesidad del diálogo”  y agregó que se necesita “saber si hay condiciones para reconstruir la convivencia democrática”.

 

Por ahora, el gobierno nacional ofrece la paloma de la paz con una rama de olivo, aquel símbolo que pintó Pablo Picasso en 1949 y la oposición prefiere la muerte y la sangre como afirmó el ex presiente: “El liderazgo se tiene que bancar gente en la calle y muertos para hacer los cambios”.

Difícil un acuerdo con el otro que te quiere muerto.

 

También en info135

Raverta inauguró una oficina de ANSES en Maipú y entregó jubilaciones a viñateros de la provincia

Alfredo Silletta

Wado de Pedro comenzó su gira por los Estados Unidos junto a gobernadores del Norte Grande

Alfredo Silletta

Avanza el Gasoducto Néstor Kirchner para que este activo en junio de 2023

Alfredo Silletta

Salir de los comentarios