23.7 C
La Plata
27 enero, 2023
PAÍS

Incomodidad, molestia y desorientación en Juntos por el Cambio ante el triunfo de Lula en Brasil

Desorientación, incomodidad, molestia, son las tres principales señales que coloca en una encerrona a Juntos por el Cambio, a partir de lo que representa el triunfo de Luiz Inacio “Lula” Da Silva, quien volverá por tercera vez, después de 12 años, a la presidencia de Brasil.

Y así como la contracara está dada por el kirchnerismo, que inevitablemente se ilusiona con repetir esa victoria sobre la derecha en Argentinall en 2023, en el seno de la oposición hubo tensión y diferencias sobre cómo reaccionar ante la derrota de Jair Bolsonaro.

Inicialmente, la UCR y la Coalición Cívica habían consensuado junto al PRO difundir un comunicado conjunto oficial de Juntos por el Cambio para felicitar al pueblo brasileño y destacar la victoria de Lula, pero Miguel Ángel Pichetto decidió no sumarse, y subió la tensión en la ya de por sí complicada interna opositora.

El rechazo del líder de Encuentro Republicano Federal derivó en que tampoco la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, avalara el comunicado único. Mientras esas discusiones ocurrían en los chats internos, la oposición quedó otra vez expuesta en sus diferencias.

Mientras el radicalismo -de Gerardo Morales a Martín Lousteau-; la Coalición Cívica de Elisa Carrió, que preside Maximiliano Ferraro; y dirigentes de peso del PRO -como el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta- expresaban el reconocimiento por la victoria, la idea difundir anoche el comunicado conjunto, terminó archivada.

Sólo hubo un tuit desde la cuenta personal de Mauricio Macri -Bullrich y el PRO hasta última hora se habían mantenido en silencio- en el que manifestó: “Quiero felicitar al pueblo brasileño por esta jornada democrática y a @LulaOficial por ser electo Presidente de Brasil. Espero que sigamos trabajando para afianzar el vínculo entre nuestros países”.

Hay que recordar que mientras Lula estuvo en la cárcel, el macrismo partidario y mediático lo trató como a un kirchnerista más.

Ese escenario de fractura en la política argentina quedó en evidencia con la victoria de Lula por sobre Bolsonaro. Primero por la competencia -con o sin intención- por capitalizar de manera más genuina el triunfo del PT entre el cristinismo y el albertismo, y por las tensiones que entre los socios de JxC y el apoyo abierto que Javier Milei mantuvo a Bolsonaro, pese a la derrota.

En cambio, en el seno de la principal alianza opositora, la tensión se produjo porque ni Patricia Bullrich ni Pichetto firmaron el comunicado. No es la primera vez que Juntos por el Cambio tiene una diferencia de criterios profunda: semanas atrás, la discusión se dio sobre la condena a las violaciones a los derechos humanos de China.

El hecho es que uno de los primeros en expresarse fue Rodríguez Larreta, quien llamó a “construir una relación madura” entre ambos países, y ahora buscará trabajar de forma “pragmática” el vínculo con el flamante presidente electo para su “Plan 2023”.

A diferencia de sus contrincantes internos en el PRO con aspiraciones presidenciales, el alcalde porteño publicó un hilo de tres tuits en el que celebró la jornada democrática que vivió el país vecino, y luego manifestó que “en el futuro” espera poder “reconstruir lazos históricos” con Brasil. Toda una expresión de deseo de alguien que, aunque no lo diga oficialmente, ya está lanzado para convertirse en el sucesor de Alberto Fernández.

Hasta anoche, Larreta no se había expresado sobre estas elecciones y se mantuvo al margen de expresar preferencia por uno u otro. Consideró que era una “imprudencia” hacerlo y, así, se diferenció de otros actores de la alianza opositora que expresaron guiños hacia Bolsonaro, como Patricia Bullrich, o que directamente expresaron que lo votarían, como Pichetto, Cristian Ritondo y Joaquín de la Torre.

Si bien es cierto que la diplomacia tiene sus formalidades, lo cierto es que si de ideología se habla Lula no esconde su preferencia por el Frente de Todos, especialmente por Cristina Kirchner.

Para la interna del PRO, también puede ser visto como un festejo para Larreta. Bolsonaro había apoyado a Macri en su fallida reelección, mientras que Patricia Bullrich ha tenido guiños hacia él aunque evitó hacer declaraciones en estos meses de campaña. Y por asociación -ya que Milei había apoyado a Bolsonaro-, la derrota de la ultraderecha en Brasil también afecta a “los halcones” que quieren al libertario como socio, mientras que el jefe de Gobierno porteño y parte de la alianza rechazan esa alianza.

Una persona que integra la mesa chica de Rodríguez Larreta considera “muy errado” el apoyo de dirigentes de Juntos por el Cambio a Bolsonaro, “inconveniente incluso desde una mirada de centroderecha”.

En tanto, el triunfo de Lula extiende al Frente de Todos un puente para dar una muestra de unidad y coherencia: Alberto, Cristina y Sergio Massa, más La Cámpora, el movimiento Evita, gobernadores pejotistas y los curas villeros, lograron por un instante ser percibidos como integrantes de un mismo Gobierno al apoyar la fórmula del Partido de los Trabajadores.

En cambio, cuando los bolsonaristas de JxC ponen un freno, es a la hora de abordar los presuntos vínculos de la familia presidencial de Brasil con milicias parapoliciales, sospechas de corrupción y la reivindicación de torturadores. Ahí es cuando entran a jugar opiniones matizadas y argumentos como el desconocimiento de detalles del día a día de la política brasileña.

 

 

 

 

 

 

También en info135

Programa CreAr: duplican los fondos para financiar al sector productivo

Alfredo Silletta

Juicio Político: “No andamos en conciliábulos nocturnos, para eso está Lago Escondido”

Alfredo Silletta

Una gran noticia para la democracia: Comienza el proceso de juicio político a los integrantes de la Corte

Alfredo Silletta

Salir de los comentarios