13.9 C
La Plata
28 mayo, 2024
MUNDO SECTAS

Sai Baba: milagros y abusos en Puttaparthi

Sai Baba nació en Puttaparthi, un pequeño pueblo de la India, en 1926. Su padre, Pedda Venkama Raju y su madre Easwaramma le dan por nombre Sathya Narayana Raju. La Historia oficial relata que a los 13 años al regresar de la escuela tiro los libros y le dijo a su cuñada: “Ya yo no soy su Sathya, yo soy Sai” y anuncio que “no era humano, era la reencarnación de un santo mahometano, llamado Sai Baba De Shirdi”, que había fallecido en 1918 en Maharashtra.

La gente del pueblo no le creyó y como única forma de hacerles comprender su divinidad se dedicó a realizar milagros y materializaciones como caramelos y lapiceras para sus compañeros de escuela.

En 1944 viaja a Bangalore y se deshace de la camisa de rayas y el dhoti (tela de algodón que se amarra alrededor de la cintura como falda) por una túnica. Inicialmente en gris claro, después en blanco y posteriormente color azafrán. En 1948 construye Prasanthi Nilayam, su primer ashram. Luego  La Morada de la Paz Interna, un centro turístico para recibir a los extranjeros que llegaban en busca de milagros. Años después inauguró otro ashram, en Brindavan, su residencia de verano y en Whitefield, cerca de Bangalore.

El crecimiento de éste grupo se debe en parte al lenguaje light, no agresivo como otros grupos hindúes. Sai Baba dice:

“Todas las religiones son mías. Ustedes no tienen necesidad de cambiarse de una religión a otra, sigan adelante con sus propios modos y sus prácticas de adoración y cuando así lo hagan se acercaran más y más a Mi. La religión de Sai Baba es la esencia de toda Fe y toda Religión, incluyendo aquellas como el Islamismo, el Cristianismo y el Judaísmo”.

Un dato interesante en Sai Baba es que no duda en presentarse públicamente como dios y en criticar a quienes dudan de sus milagros:

“¿Cómo puede lo limitado conocer la profundidad de lo ilimitado? ¿Cómo puede la hormiga socavar una montaña? El saber sobre Mí está fuera de sus manos. ! No! Ustedes son incapaces de comprenderme”.

Este tipo de presentación pública no agresiva, más new age   lo ha diferenciado de otros gurúes famosos como Swami Prabhupada, el creador de los Krihsna o del libertinaje de Rajnesh.

En los últimos años dejó  de abusar de los famosos ‘milagros’: curaciones,  enfermedades incurables,  resurrecciones de personas o las famosas materializaciones -un burdo fraude de magia que ha sido denunciado hasta el cansancio-, para dedicarse a la construcción de hospitales, escuelas y universidades  en la zona que reside para que las próximas generaciones no se olviden de su figura.

Sai Baba ya anunció que morirá en el 2022 y que ocho años después nacerá de nuevo en la aldea de Gunaparthi como mujer y se llamará Prema Sai Baba. Se equivocó y falleció en el año 2011.

Un cumpleaños muy particular

El 23 de noviembre del 2000  Puttaparthi estaba de fiesta. Más de 250.000 visitantes se habían hecho presente para festejar el 75 cumpleaños de Sai Baba, el último dios viviente de la India.

El estadio Sri Sthaya Sai estaba repleto de devotos  vestidos de blanco esperando la llegada del líder espiritual de cabellera afro, cuando a las 7 en punto de la mañana un elefante hizo su entrada, seguido de una banda de metales, grupos de niños danzantes y finalmente el propio Sai Baba, saludando desde una carroza motorizada de oro y plata.

En el escenario, una construcción estilo película de hollywood, en rosa, azul pálido y amarillo, con ángeles alados tocando trompetas y laterales que mostraban los símbolos de las principales religiones del mundo. Se lo saludo con 21 cañonazos y se le canto el feliz cumpleaños en varios idiomas. Durante 90 minutos Sai Baba ofreció  un discurso en su lengua natal -el telegú- sobre el amor, la  verdad y la unidad en Dios. Finalmente el gurú se retiró en un  espléndido Mercedes Benz blanco.

Sai Baba fue sin lugar a dudas uno de los hombres más influyentes de la India y el gurú viviente que más extranjeros atrajo hasta su morada. Su lenguaje light: “Yo soy Dios y tú también eres Dios. Hay una divinidad latente en todos nosotros”, le ha permitido adecuarse al lenguaje de fin de siglo, tan de moda en la última década.

Pero no todo fue tan cristalino  en su liderazgo. El 6 de julio de 1993 intentaron asesinarlo y murieron su chofer, su cocinero y los cuatro discípulos convertidos en supuestos asaltantes. Lo salvó una alarma -según palabras de Baba- que tenía al lado de su cama y conectada a la policía local. Los supuestos atacantes fueron muertos en forma confusa por la policía. Narasimhaiah, un periodista de la India, expresó:

 “Lo salvo una alarma. Solamente los mortales comunes tienen esas cosas. Sai Baba debía tener algo que temer; sino, no ha hubiera instalado”.

Un dios acusado de abuso sexual

Las celebraciones por los 75 años de Sai Baba se oscurecieron por la gran cantidad de denuncias sobre abuso sexuales que el gurú practicaba con sus discípulos varones jóvenes. Ya en los años 80 Tal Brooke escribió el libro Avatar de la Noche en el que relato en detalle los acosos sexuales de Baba  pero los seguidores no le dieron importancia y el libro desapareció de los estantes y nadie más se preocupó por el tema.  A finales de los 90 y con el auge de Internet se han publicado decenas de páginas y documentos donde ex adeptos relatan los abusos sexuales de Sai Baba. La más importante es The Findings (Los Descubrimientos) una página web dirigida por los ex devotos de Gran Bretaña David Bailey y su esposa, quienes cuentan sobre el abuso del poder de Sai Baba para obtener placeres sexuales de jóvenes adolescentes. 

Observemos algunos de los testimonios que relatan la experiencia personal vivida con el gurú de cabellera afro que ha provocado tanto dolor de cabeza a la organización y la perdida de muchísimos adeptos:

Jeff Young fue presidente de la Organización Sai en la región Sur Central de los Estados Unidos y denuncia  que su hijo Sam fue abusado sexualmente por Baba desde los 16 años de edad. En el Daily Telegraph de Londres relató que:
 “El abuso sexual incluía que Baba le agarraba la cabeza a Sam y lo obligaba a que le hiciera sexo oral… Baba le acariciaba y le chupaba el pene a Sam y se enfadaba porque éste no podía tener una erección. Sam dijo que no le gustaban los muchachos de esa manera. Baba entonces le prometió que se cambiaría en una bella mujer y tomaría a Sam dentro de él, pero eso nunca ocurrió”.

Hans de Kraker, otro devoto expreso en el Sunday Age de Australia que:

“Cuando yo estaba haciéndole reverencia según la costumbre india, toqué sus pies. Entonces me agarró la cabeza y la apretó contra su pelvis. Él estaba haciendo gemidos. El mismo sonido que después confirmaría mis pensamientos. Tan pronto como me quitó la presión de mi cabeza y yo la levanté, Sai Baba levantó su túnica y me presentó su miembro medio erecto diciéndome que ése era mi día de suerte y empujó sus caderas hacia mi cara. Después de una cuidadosa consideración, decidí que esto no era lo que yo quería o lo que debería estar haciendo y le respondí a Baba que yo sólo quería su corazón. Entonces dejó caer la túnica, como quien es sorprendido “con las manos en la masa” y me dijo que yo tenía su corazón.

Conny Larsson de Suecia relato también al Dayly Telegraph que:  “Baba me llamó para varias entrevistas privadas. Yo no sabía que sucedía entre él y yo, pero le creí cuando me dijo que él era Dios y me estaba ayudando con mis problemas. Fue extraño, porque él hizo esto físicamente mediante mis genitales, untándole aceite algunas veces, luego masturbándome y pidiendo que se lo hiciera a él.

También me hizo sexo oral varias veces. El siempre parecía que lo disfrutaba muchísimo. Cuando me pidió que le hiciera sexo oral yo me negué, debido a mi pasado en el que había sido abusado sexualmente cuando era niño.”

Hari Sampat, un ingeniero de Chicago que vivió en el ashram entre 1992 y 1995 señaló que:  “Yo había oído de estas actividades de pederastia. Las investigué y encontré que eran reales. Fue entonces que me di cuenta de que tenía que exponerlo todo.”

Krishna Kumar, que ahora trabaja en Singapur, dice:

 “Cuatro de mis compañeros de escuela me contaron cómo Baba en ocasiones les ungía los genitales con aceite”. Al principio la mayoría de los devotos se creen que esta experiencia tiene algo que ver con ‘hacer despertar el kundalini’, pero pronto uno se da cuenta que este comportamiento no tiene nada que ver con el kindalini y es pura lujuria”.


 Alega Keith Ord, otro ex devoto que vive en España señaló:

 “En la primera entrevista me frotó contra su pelvis…en la segunda, acarició mis genitales y en la última estaba usando más fuerza y me preguntaba si me gustaba estar pegado a Baba.

 

Jens Seti, un alemán que vive en Munich contó en la revista Focus su experiencia:

 “En la sala privada, Baba me dijo: “Ven”, y me besó en los labios por largo rato. Yo me resistí y él dijo gorgoteando “No tengas miedo. Esta es una buena oportunidad, tantos llevan meses esperando y no la van a tener”. Me pidió que me quitara los pantalones, le bajó la cremallera a la bragueta y metió su mano derecha por debajo de mi ropa interior. Sin que yo se lo pidiera, comenzó a masajear mis genitales. El esperaba una erección pero no ocurrió porque yo no sentía ninguna estimulación sexual. Tampoco yo había venido a Puttaparthi para ese tipo de juego. Yo estaba de verdad hastiado. Baba estaba frustrado y tuvo la desfachatez de decirme “Está muy débil, no gastes energía”. Cuando me le quedé mirando, me di cuenta de la verdad acerca de él. Tenía una vibración tan maligna en ese momento. Enseguida me sacó del cuarto sin decir una palabra.”

Ante la multiplicación de los relatos de ex adeptos en la Web, la organización de Sai Baba exhortó a los adeptos a evitar Internet y señalan que Swami “nos dice que no miremos a Internet sino al Interior” y solicitaron a los adeptos de todo el mundo a colocar paginas a favor de Sai Baba recordándoles que “cuando la duda entra por la puerta de frente, la fe sale por la puerta de atrás”. Lamentablemente para la organización las páginas con denuncias de nuevos adeptos aumentan día a día.

Texto del libro Shopping Espiritual. Las Sectas al Desnudo 2007 Editorial Planeta

 

También en info135

Antares de Luz y La Mesías, series sobre sectarismo

info135

Shoko Asahara y el gas sarín en el metro de Tokio

info135

Osho, el polémico gurú del sexo

info135

Salir de los comentarios