5 diciembre, 2019

Elaskar redobla la apuesta contra la cama que le hizo el grupo Clarín: “¡Dejen de mentir, por favor!”

“Todos los caminos conducen a Clarín. No solamente Clarín miente, sino que llevaron a la justicia a tomar decisiones que me perjudicaron, lisa y llanamente. Les pido que dejen de mentir, por favor, porque ya nadie les cree. De todas maneras, a mí me ayuda que sigan mintiendo, porque esto se va a caer a pedazos después”.

Así lo dijo Federico Elaskar, el ex titular de la financiera SGI, al volver a declarar en el juicio oral en la causa de lavado denominada “La Ruta del Dinero K”. Días atrás, había roto el silencio cuando acusó a Jorge Lanata, Luis Barrionuevo y Nicolás Wiñazki, por haberlo engañado e intimidado para que dijera lo que ellos necesitaban, e involucrar de ese modo a la ex presidenta Cristina Kirchner.

Dirigiéndose al Tribunal, y enumerando una serie de notas con presuntos datos falsos, confrontó con la Unidad de Información Financiera (UIF), la oficina del Poder Ejecutivo que lo había acusado de “traficar” unos 100 millones de dólares hacia paraísos fiscales, en especial a las Islas Vírgenes.

Pero Elaskar los dejó sin respuestas: “¡Muestren los informes de inteligencia con los que me acusaron! ¡No tengo ni tuve cuentas en Panamá ni en Islas Vírgenes! Nunca hice nada de lo que dicen. Levanten el secreto de esos informes de inteligencia con los que acusan a gente inocente”, reclamó, tras lo cual preguntó, indignado: “¿De dónde sacaron esa falsedad?”.

Por otra parte, relató que Leonardo Fariña y el contador Daniel Pérez Gadín fueron los que le dijeron que la plata con la que le pagaron los primeros 4,5 millones de dólares para comprar la financiera provenía de Lázaro Báez.

La semana pasada, Elaskar había declarado de dónde salieron los fondos para crear la financiera SGI. Su padre –contó en ese momento– fue el dueño de Vadelux y Vademecum, las dos empresas más grandes de limpieza del país, con 12 mil empleados. Fue Marcelo Elaskar quien consiguió, con un crédito del Merrill Lynch, el millón de dólares con el que se puso en marcha SGI.

Las dos declaraciones de Elaskar hasta ahora derrumbaron una parte importante de la acusación denominada por los medios enfrentados con el kirchnerismo como “La ruta del dinero K”, pese a que no hay ningún ex funcionario del anterior gobierno sentado en el banquillo de los acusados.

Mirá el video con parte del testimonio:

Si te gustó esta nota, mándasela a tus amigos de WhatsApp

Deja tu comentario

Your email address will not be published.


*