20 junio, 2019

Como resultado del enojo de Vidal con Marcos Peña, el Gobierno se despide de las colectoras

Después de no pocas idas y vueltas que en definitiva no hicieron más que mostrar la desorientación y el pánico del oficialismo ante las elecciones, finalmente cuando sólo faltan horas para el cierre de las alianzas que competirán en octubre, el Gobierno está decidido a cerrar el capítulo de las colectoras.

Tal como lo revelaron cerca del jefe de Gabinete, Marcos Peña, quien había vuelto a revivir la posibilidad de aplicar ese mecanismo por una mera necesidad electoral, y al no poder contar con el aporte de Sergio Massa para “ayudar” a la gobernadora María Eugenia Vidal que podría haber resultado vital a la hora de sumar unos puntos, ahora también optaron por cerrar las puertas al salteño Juan Manuel Urtubey, quien así no podrá llevar en su boleta a la mandataria bonaerense.

Esta situación, al mismo tiempo, refleja la indisimulable tirantez que existe entre Nación y Provincia, teniendo en cuenta que la apertura a una negociación con Massa había aportado calma al vínculo cada vez más tirante entre Peña y Vidal. Pero el enojo de la gobernadora con el jefe de Gabinete sigue: ella lo acusa de haber filtrado que podía ser candidata a vicepresidenta, como estrategia de sepultar cualquier posibilidad de que se reflotara el “plan V”, es decir, que fuera en lugar de Macri.

Mientras tanto, y una vez que se confirmó la negativa de Massa, Vidal buscó un acercamiento con Urtubey para poder captar votos. Sin embargo, en los despachos oficiales razonan que a diferencia de lo que hubiera ocurrido con Massa, el gobernador norteño le terminaría quitando más votos a Macri que la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner.

Y extienden ese mismo razonamiento hacia el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, único precandidato del espacio “Consenso 19”.

En otras palabras, y siendo conscientes de lo mal que sigue midiendo Macri en las encuestas, buscando evitar que se le sigan escapando más votos, en el Gobierno priorizan la contienda a nivel nacional. “No podemos quedar muy abajo en las PASO, sería peligroso”, señalan.

Mientras tanto, cerca de Vidal sostienen que, al igual que la negativa al desdoblamiento de la elección en la Provincia, esta estrategia conspira contra las posibilidades de ser reelecta. “A nosotros nos servían los votos de todos”, se lamentan los colaboradores de la gobernadora. Es que saben que con el arrastre “positivo” que le otorga Cristina Kirchner a la candidatura de Axel Kicillof y la carga “negativa” que recibe Vidal de Macri, las encuestas la muestran hoy perdiendo por -en promedio- entre 4 y 6 puntos.

De esta manera, llega a su fin una especie de grotesca comedia de enredos que se puso en marcha hace dos meses, cuando el presidente emitió el decreto 259, en el cual sostiene que “las colectoras no corresponden, confunden”, por una serie de pautas que enumera. Pero hace 10 días se dieron cuenta de que sí correspondían y que quizás no eran tan malas.

Si te gustó esta nota, mándasela a tus amigos de WhatsApp

Deja tu comentario

Your email address will not be published.


*