18 noviembre, 2019

Vidal y Conte Grand ya planean una despiadada batalla para desgastar a Kicillof desde el primer día de su gestión

La gobernadora María Eugenia Vidal y su socio político, el procurador Julio Conte Grand ya trabajan contrarreloj para ponerle piedras en el camino a la gestión de Axel Kicillof, próximo gobernador de la provincia de Buenos Aires. “Nunca fue el hada buena que el marketing y los medios hicieron creer a tanta gente, siempre se manejo con crueldad con la oposición y también con aquellos que le discutían el liderazgo, sino recordemos como humilló a Emilio Monzó”, dice un intendente. Luego da como ejemplo el maltrato a Verónica Magario y el desprecio hacia La Matanza, pero los matanceros no se olvidaron y el sábado más de 140.000 vecinos fueron en familia, con sus hijos y el mate a escuchar a Cristina Kirchner.

La gobernadora todavía no decidió dónde va a vivir pero ya está trabajando junto a Conte Grand para frenar cualquier intento que las nuevas autoridades lleven a la Justicia por manejos de corrupción.

Conte Grand es el jefe de los fiscales bonaerenses, antes era su secretario en la Gobernación. Hombre del Opus Dei, ya decidió que se atornillará al sillón de procurador y con el apoyo de los legisladores de Cambiemos -en el Senado tienen 29 de los 46 miembros- frenará los intentos de juicio político, aunque no hay que olvidarse que probablemente los radicales armen su propio bloque y ahí pierdan la mayoría. El procurador sabe que al nuevo gobierno le costará sacarlo del cargo y recuerda que a ellos les llevo un año y medio de presiones para que María del Carmen Falbo renunciara.

El gobierno de Vidal, en estos cuatro años entre jueces, fiscales y defensores, incluido el nombramiento de Sergio Torres en la Corte Suprema, cubrió 495 casilleros en el organigrama judicial. Solo recordar que en la gestión de Daniel Scioli se nombraron 317, un total de 178 menos que Vidal. Como si fuera poco, por estas horas, sabiendo que se va el 10 de diciembre quiere nombrar 42 más.

Por ahora, Axel Kicillof se mantiene en silencio mientras estudia cómo desactivar todas las bombas económicas que le dejará Vidal en la provincia, por lo cual no opinó sobre el procurador amigo del monseñor Aguer. El que sí viene opinando entre la dirigencia es Sergio Massa, quien considera como “muy peligroso” la continuidad de un procurador que no será independiente y que frenará todas las investigaciones sobre la gestión de Cambiemos.

Corrupción, endeudamiento, contratos millonarios con empresas amigas del presidente y el escándalo de los aportantes truchos entre otros temas, esperan a gobernadora y a sus funcionarios en la Justicia.

La manipulación fue tal en la Justicia, que presionaron en la redacción del artículo de la nueva ley nacional de financiamiento de los partidos políticos donde las irregularidades cometidas sean tratadas solo en la justicia electoral. El artículo en cuestión dice que sí se advirtiera la existencia de un ilícito penal, deberá ser analizado primero por la justicia electoral y recién terminado el proceso podrá actuar la justicia penal. Eso lograron Vidal y su gente para cubrirse de la denuncia de los aportantes truchos que hoy duerme en el despacho del juez electoral Adolfo Ziulu.  Claro, Vidal nunca se imaginó que probablemente vaya al juzgado electoral de La Plata un juez integro como Alejo Ramos Padilla, quien ganó el concurso como el más idóneo.

Vidal está decidida a cubrirse las espaldas de la Justicia de la mano del procurador Conte Grand y, desde la Legislatura con su bloque condicionar políticamente a Kicillof y que la sociedad no conozca los desmanejos de su gestión.

 

3 Comments on Vidal y Conte Grand ya planean una despiadada batalla para desgastar a Kicillof desde el primer día de su gestión

1 Trackbacks & Pingbacks

  1. Una Vidal aterrada le ruega a Macri que acelere el nombramiento en el Juzgado Electoral para impedir la llegada de Ramos Padilla y la investigación por los ‘aportantes truchos’ – INFO135

Deja tu comentario

Your email address will not be published.


*