14 noviembre, 2019

Por Dante Palma //¿Con Alberto seremos Venezuela?

En la medida en que el chavismo fue reemplazando al comunismo en la lista de “Cucos”, las campañas electorales del mundo occidental comenzaron a arrojar espacios de derecha que acusan a cualquiera que esté a su izquierda de “chavista”. Los medios del establishment, por su parte, hace ya un tiempo que han decidido denominar “régimen” al gobierno de Maduro y a Alberto Fernández no le aceptan que hable de “gobierno autoritario en Venezuela” sino que le exigen que diga “dictadura”. La venezonalización del debate público fue la gran estrella en Argentina durante el 2019 si bien el latiguillo llevaba ya unos cuantos años y solía enfrentarse con un kirchnerismo que respondía que si el chavismo es sinónimo de crecimiento de pobreza, alta inflación y persecución a opositores, quien más se ha acercado al chavismo ha sido Macri. Con todo, más allá de las chicanas, en términos de unas semanas, Alberto Fernández pasó de ser un presunto “chirolita” que sería dominado por CFK, a ser un autoritario que levanta el dedo índice para aterrorizar a los niños de la gente de bien.

Sin embargo, creo que tienen razón los que afirman que un eventual gobierno de Alberto Fernández podría llevarnos a ser Venezuela. Pero no va a ser por el gobierno del Frente de Todos sino por la futura oposición, tal como parece presagiar la derechización delirante de parte del discurso oficial, el cual tiene a sus principales dirigentes afirmando que el Frente de Todos es sinónimo de narcotráfico, autoritarismo, persecución, confiscación de bienes, etc. Porque cuando hablamos de Venezuela solemos hacer énfasis en las características del gobierno de Maduro pero pocos hacen hincapié en algo que es reconocido incluso por muchos antichavistas: la incapacidad, la radicalidad, el carácter reaccionario y el poco apego a las formas democráticas que tiene la oposición venezolana. Esto, claro está, no exime de las responsabilidades que tenga al gobierno de Maduro en un país que se encuentra devastado, pero resulta evidente que la oposición venezolana, con su dificultad para agruparse o para tener un discurso sólido, tampoco ha estado a la altura de los desafíos y de los parámetros de una democracia robusta tal como se observa desde sus intentos de golpe de Estado flagrantes hasta sus golpes blandos de la mano del Truman Show de Guaidó que, de a poco, está quedándose bastante solo y es reconocido nada más que por la prensa de “La embajada” y por los gobiernos de derecha extremadamente ideologizados.

La venezolanización del debate público no es nueva en Argentina y comenzó a profundizarse a partir del conflicto con las patronales del campo donde las identidades que dividieron a la sociedad argentina desde la irrupción del peronismo volvieron a ganar en intensidad. Claro que el kirchnerismo se radicalizó pero la oposición al gobierno de CFK acabó siendo hegemonizada por el antiperonismo más rancio y vulgar. Una vez más, no estoy diciendo que todo aquel que se opusiera al kirchnerismo despida espuma por la boca. Hablo de hegemonías, de tipos de discursos que acaban aglutinando identidades diversas (algunas democráticas y republicanas), del mismo modo que cierto discurso progre fue hegemónico en el kirchnerismo, tan progre que, por momentos, fue y es antiperonista, a pesar de que la mayoría de los votos provienen de la identidad y las estructuras que supo constituir el peronismo.

Antes del 11 de agosto planteé en este mismo espacio que existía la posibilidad de que triunfe el ala pirómana del gobierno, aquella que, cumpliendo con la otra cara del teorema de Baglini, se iba a radicalizar en la medida en que se alejase del poder. Lo que hizo el gobierno el 12 de agosto, -y que aquí habíamos anticipado-, dejando escapar el dólar como un castigo a la ciudadanía, y la derechización del discurso de la campaña nacional (no así el de Vidal ni el de Rodríguez Larreta) serían indicios de ese triunfo. Sin embargo, el intento de estabilización en materia económica, a pesar de la sangría de reservas, también podría interpretarse como el triunfo de un ala política que entiende que el 11 de diciembre la Argentina seguirá existiendo y habrá que ser oposición. En todo caso, lo que ocurra el 28 de octubre, cuando, tal como todo hace presagiar, triunfe Alberto Fernández, decidirá hacia dónde se inclina la balanza. Mientras tanto, los diferentes actores ya hacen su juego y presionan al gobierno que viene: los empresarios pidiendo la continuidad de las autoridades en instituciones clave como AFIP, BCRA, UIF, etc. porque la calidad institucional supone la continuidad de autoridades solo cuando éstas fueron puestas allí por un gobierno de corte neoliberal; periodistas oficialistas enloquecidos, invocando la libertad de prensa para defenderse de un presunto delito en una causa en la que un puñado de ellos aparece involucrado en un escándalo que incluiría connivencia con sectores del poder judicial y los servicios de inteligencia. Son los que atacan como facción y se defienden con la libertad de expresión; son los que dicen estar preocupados por la creación del Ministerio de la Venganza cuando el problema que tendría la Argentina con el Ministerio de la Venganza no es que se cree sino que continúe abierto; son los que se preocupan por las listas negras cuando creen que les puede tocar a ellos pero no dicen que han podido trabajar durante todas las administraciones, sean del color que fuesen, mientras que los periodistas cuya línea editorial se acercaba más al kirchnerismo no tuvieron la misma suerte. Es fácil ser republicano cuando se es oposición. Lo difícil es serlo cuando se es oficialismo.

Como decía anteriormente, siempre hay que otorgar el beneficio de la duda pero los antecedentes de los sectores que hoy confluyen en el oficialismo que se encuentra en retirada -políticos, prensa, establishment-, en líneas generales, han radicalizado su discurso hasta posiciones reaccionarias, clasistas y macartistas. El eventual gobierno de Alberto Fernández tendrá poco tiempo para que ese sector, que le va a reconocer legitimidad de origen, comience a minarlo para quitarle legitimidad de “ejercicio” y denunciar como giro autoritario la más mínima intervención estatal. Así, la oposición al peronismo que en Argentina podría abrevar de tradiciones socialdemócratas, todo hace suponer, se refugiará en la prédica de las ideologías más reaccionarias en esa mezcla caricaturesca entre el anticastrismo de Miami y las fantasías aristocráticas de la Argentina del Centenario. Es posible que Argentina sea Venezuela a partir del 11 de diciembre. Pero no por el nuevo gobierno. Sino por la nueva oposición.

Si te gustó esta nota, mándasela a tus amigos de WhatsApp

Deja tu comentario

Your email address will not be published.


*