15.6 C
La Plata
23 octubre, 2020
PAÍS

En un grotesco y patético show, el macrismo busca impedir que funcione el Congreso

Por si alguien lo ponía en duda, con el grotesco y patético show que montó en la Cámara de Diputados, Juntos por el Cambio terminó de confirmar que poco y nada le importa el país, y sí obstruir el normal desenvolvimiento de uno de los poderes claves para el funcionamiento de esa República a la que ellos tanto dicen defender: el Congreso.

En una jornada que por momentos rozó vergonzosamente el terreno de lo absurdo, y mientras no más de un centenar de odiadores ejercían su acostumbrada violencia frente al Palacio legislativo, finalmente el Frente de Todos decidió –después de ocho horas de interminables discusiones sin arribar a ningún acuerdo–, ponerle fin a las imposiciones del macrismo de condicionar la agenda parlamentaria del Gobierno para sesionar en forma remota, y de hecho clausurar el funcionamiento del Congreso.

Lo más ridículo fue que después de rechazar todas las alternativas de sesión mixta, virtual y presencial, ofrecidas por el resto de los bloques, los dirigentes de Juntos por el Cambio ahora amenazan con recurrir a la Justicia para anular las leyes que surjan del protocolo aprobado por el oficialismo y las otras fuerzas opositoras

En concreto, el oficialismo terminó acordando con el resto de las bancadas opositoras renovar el protocolo para el funcionamiento virtual mixto de la Cámara de Diputados por otros 30 días, y comenzar la sesión convocada para ayer que arrancó con el escándalo desatado por los 94 diputados opositores que coparon el recinto.

El interbloque de la alianza opositora, abroquelada en la postura radicalizada que precede el regreso de Mauricio Macri tras su viaje a Europa, rechazó la prórroga, afirmó que judicializará la sesión y volvió a reclamar que “los temas sensibles” se debatan únicamente en forma presencial. La postura del macrismo busca vetar el tratamiento de forma remota de la reforma a la justicia federal y de la nueva fórmula de movilidad jubilatoria, pero también podría alcanzar al aporte extraordinario de las grandes fortunas y al Presupuesto 2021.

Después de no pocas idas y vueltas, el oficialismo contrapropuso renovar el protocolo, y que quienes quisiesen hacerlo en forma presencial lo hicieran, y también aquellos que por motivo de la pandemia prefirieran hacerlo en forma virtual lo puedan hacer. Además, el titular de la Cámara, Sergio Massa, señaló que se garantizaría un lugar más amplio que el recinto para algunas de las sesiones que la oposición considerara “conflictivas”.

La postura oficialista incomodó a Juntos por el Cambio, y desató una discusión entre ellos. Tras la disputa interna, la oposición terminó por rechazar la propuesta, y propusieron para sesionar en forma presencial el Teatro Colón o el CCK. Desde el Frente de Todos le sumaron color al debate, y propusieron el Club Social y Deportivo Lafferrere, en el corazón de La Matanza.

El último cuarto intermedio no sumó nada, mas que una tregua en la discusión que no llegó a un acuerdo. El FdT sostuvo que el protocolo para sesiones remotas “es claro y dice que mientras esté vigente el aislamiento obligatorio en todo el territorio nacional, el protocolo está vigente”. Una interpretación que suscribieron en un acta de Labor Parlamentaria junto al resto de los bloques políticos (menos JxC) para renovar el protocolo.

Por su parte, el diputado radical Mario Negri destacó que “el 4 de agosto fue la última sesión mixta y venció el protocolo que habíamos acordado por consenso y unánimemente para sesionar por vía excepcional durante este tiempo”. Y advirtió: “Ingresaremos al recinto, vamos a impugnar la sesión por el mecanismo que corresponde y agotaremos todas las instancias, incluidas judiciales, porque consideramos que nos asiste la razón, no es un capricho”.

En tanto, Massa subrayó que “el Parlamento tiene la posibilidad de discutir todos los temas. La mayoría de los diputados de esta Cámara están dispuestos a seguir trabajando de manera remota, respetando el aislamiento obligatorio”. Y agregó: “Es muy raro que en el Senado sesionen de forma remota y en Diputados de golpe no quieran. Pareciera que de golpe de algún lugar lejano vino una orden de que no sesionaran”. “Nuestra responsabilidad es darle leyes a la Argentina, hacer funcionar el Congreso, y la incomprensión de un sector no va a detener el funcionamiento de la democracia argentina”, sentenció.

También en info135

Estela Carlotto cumple 90 años: “Quiero que me recuerden como una mujer que cuando salió a luchar se transformó en una guerrera”

Eduardo

Ante el ataque de los medios y el macrismo, el titular de la OA tuvo que salir a cruzarlos

Eduardo

La reaparición pública de Macri profundiza la grieta y peleas internas en Cambiemos

Eduardo

Salir de los comentarios