20.3 C
La Plata
12 abril, 2024
PAÍS

Como hace 28 años, el Coti Nosiglia es la llave para ampliar la Corte Suprema de Justicia

Por Alfredo Silletta

En los últimos días creció con fuerza un posible acuerdo entre el oficialismo y la oposición para ampliar la Corte Suprema de Justicia. El run-run del acuerdo estaría en manos de Eduardo “Wado” de Pedro y Enrique “Coti” Nosiglia, uno por el oficialismo y el otro por la oposición. El compromiso implicaría dos para el peronismo, uno para el radicalismo y uno por el PRO.

El presidente Alberto Fernández, que hasta hace un año consideraba que con 5 miembros estaba bien, hoy duda y considera que debería ser ampliada. La misma postura tiene la vicepresidenta Cristina Kirchner que cuestiona con nombre y apellidos a los cortesanos y, un hombre del riñón del kirchnerismo como Raúl Zaffaroni, pide su urgente ampliación.

Para expandir el número de miembros de la Corte se necesita el consenso con la oposición ya que son necesarios las 2/3 partes de los votos del Senado.Aquí aparece el histórico dirigente radical que, como sucedió hace 28 años atrás con la reforma constitucional, puede ser la llave del acuerdo.

El Coti Nosiglia es un histórico dirigente radical, poco afecto a los cargos, pero muy respetado en la estructura radical e incluso en el PRO. En 1993 jugo un rol clave para que Carlos Menem y Raúl Alfonsín llegarán a un acuerdo en lo que se conoció como el Pacto de Olivos que permitió la reelección del presidente y la reforma constitucional de 1994.

Un poco de historia. Durante 1993, el  presidente Carlos Menem pedía a gritos que le permitieran ir por un nuevo mandato, algo que la constitución prohibía. En aquellos días, Raúl Alfonsín se oponía a una reforma constitucional. En las elecciones de octubre de ese año el peronismo ganó en 18 provincias, incluyendo la Capital Federal. De allí que Menem planteó llamar a un plebiscito para la reforma si es que el radicalismo no acordaba.

Menem, preocupado porque sus ministros no avanzaban en la reforma, le pidió al dirigente gastronómico Luis Barrionuevo que intercediera con su amigo Coti Nosiglia. El dirigente radical comenzó a ablandar a Alfonsín y convencerlo que un plebiscito lo ganaría el peronismo y sería catastrófico para el país ya que modificaría en su totalidad la carta Magna.

El 14 de octubre el país se paralizó cuando internaron al presidente y lo operaron de un soplo carotídeo. Un día después el ex presidente Alfonsín lo fue a visitar y recompusieron la relación personal.

Horas después, el Coti Nosiglia lo cito a Luis Barrionuevo en el histórico café Tabac de avenida Libertador y Coronel Díaz para llegar a un acuerdo en lo que se conoció como el Pacto de Olivos. Allí sobre una servilleta del bar, el gastronómico anotó lo que exigía el radicalismo para la reforma constitucional: nuevo mandato de 4 y no de 6; tres senadores, uno por la minoría; ballotage sí nadie superara el 45% de los votos y ampliación de la Corte.

El 4 de noviembre de 1993, en la casa del ex canciller Dante Caputo, Carlos Menem y Raúl Alfonsín se reunieron  secretamente para acordar la reforma.  Participaron del mismo Eduardo Duhalde, Eduardo Bauza, Luis Barrionuevo, Carlos Becerra, Mario Losada y el Coti Nosiglia. Finalmente, el 14 de noviembre Alfonsín se reunió en la Quinta de Olivos y anunciaron públicamente el pacto.

Ampliación de la Corte. Por estas horas, De Pedro y Nosiglia  negocian un posible acuerdo para la ampliación de la Corte. Los diálogos, por ahora no públicos, implicarían dos nuevas sillas para el PJ, una o dos para el radicalismo y una para el PRO.

Por ahora, empezaron a trascender algunos nombres que serían aceptados en ese acuerdo: Miguel Angel Pichetto por el PRO y Ricardo Gil Lavedra por el radicalismo. Cristina Kirchner y el presidente Fernández serían los encargados de elegir los nombres del oficialismo.

Por ahora aparece el primer bosquejo de un posible acuerdo. Más allá que el Frente de Todos gane las elecciones de octubre no le alcanzaría para tener la mayoría de las 2/3 por lo cual el acuerdo deberá realizarse. Desde el radicalismo, el jujeño Gerardo Morales estaría de acuerdo pero no así el mendocino y presidente del partido, Alfredo Cornejo.

Mientras tanto, Cristina y Alberto observan las conversaciones y mantienen silencio de radio.

También en info135

Karina “lopecito” Milei, la Rasputín del presidente no duda: “El Jefe soy yo”

Alfredo Silletta

Acercamiento del Gobierno con la CGT por la reforma laboral, aunque sería inevitable otro paro general

Eduardo

Cristina Kirchner, lapidaria contra el gobierno de Milei: “Horrible es poco”

Eduardo

1 comentario

Irurzun ya piensa en su jubilación por el manejo escandaloso de las escuchas - INFO135 8 enero, 2021 at 9:05 am

[…] Como hace 28 años, el Coti Nosiglia es la llave para ampliar la Corte Suprema de Justicia […]

Respuesta

Salir de los comentarios