14.4 C
La Plata
16 septiembre, 2021
PAÍS

Rodríguez Larreta aplica el “modelo Vidal” y va al choque con los docentes

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, está dispuesto a iniciar las clases presenciales a cualquier costo y anunció que el 17 de febrero todos los alumnos volverán a las escuelas, pese a que los gremios denunciaron que no están dadas las condiciones epidemiológicas ni de infraestructura para la vuelta. El PRO vuelve así a aplicar un modelo que conoce de memoria y que tanto Mauricio Macri como Maria Eugenia Vidal aplicaron cuando gobernaban y que es atacar a los docentes para correr el eje de la discusión.

Como si la Ciudad fuera una burbuja sin pandemia y tuviera las escuelas en condiciones, Larreta anunció ayer que todos los chicos tendrán clases todos los días, desde el 17 de febrero, por espacio de una jornada simple. Según explicó, el 17 empezarán de manera presencial los jardines maternales, el primer ciclo del nivel primaria (primero, segundo y tercer grados) y el primer ciclo de la secundaria (primero y segundo año). Una semana después se sumará el resto. Cada escuela debe arreglárselas para que las aulas garanticen la distancia mínima y cumplan con el resto de los protocolos.

La presencialidad será obligatoria para estudiantes y docentes, a menos que certifiquen que están en el grupo de riesgo. Los gremios salieron al cruce e incluso uno de ellos, UTE-CTERA ya confirmó que sus afiliados no irán a dar clases y que iniciarán el ciclo lectivo con una retención de tareas por el peligro que implica la vuelta a clases.

Los docentes acusaron a Larreta de hacer “marketing político” con el regreso a clases en el año electoral, e incluso de ir a contramano de lo que hará el resto de las provincias que combinará presencialidad y virtualidad. En efecto, el jefe de Gobierno porteño decidió hacer campaña con la presencialidad para forzar el contraste con el gobierno nacional y acusar a los gremios de ser oficialistas.

Es la misma estrategia que supo desplegar Vidal contra los gremios docentes durante su mandato al frente de la provincia. Excepto el primer año en que llegó a un acuerdo salarial para que las clases se iniciaran con normalidad en el arranque de su gobierno, luego se dedicó cada año a hostigar, desprestigiar y ningunear a los sindicatos docentes, en tándem con el ex presidente Macri.

Pasó de decir que “debían ganar 40 mil pesos” a otorgarles subas unilaterales muy por debajo de la inflación, cada vez que rechazaban una oferta salarial. También los sancionó cuando hicieron paros con sumarios administrativos. Incluso amenazó con reemplazarlos por “voluntarios” si hacían huelga y, además, digitó una campaña contra los líderes de los gremios como es el caso de Roberto Baradel, secretario general del SUTEBA, en complicidad con los medios hegemónicos y hasta los espió a través de la AFI.

La campaña contra los docentes le costó cara a Vidal. Pese a ser un sector que la había votado en 2015, el maltrato que les propinó no pasó desapercibido para los maestros que le dieron la espalda en las elecciones de 2019. La ex gobernadora llegó a admitir que su guerra a los gremios fue un error. “Lamento el conflicto del 2018 con los gremios docentes. Fue un conflicto no querido y no pensado y públicamente pedí disculpas y lo hago cuantas veces sea necesario. Quienes gobernamos nos equivocamos, somos seres humanos como cualquier otro, y no tenemos la verdad absoluta”, dijo la ex mandataria en 2019 a modo de mea culpa, cuando estaba en plena campaña para ser reelecta. No le alcanzó.

Desesperada por conseguir votos, Vidal hizo autocrítica: “Lamento el conflicto de 2018 con los gremios docentes”

 

 

 

 

También en info135

Generalizado repudio al proyecto macrista que busca eliminar las indemnizaciones por despido

Eduardo

ANSES: calendarios de pago de hoy miércoles 15 de septiembre

Alfredo Silletta

Para ganar en noviembre hay que embarrarse los zapatos

Alfredo Silletta

Salir de los comentarios