30.3 C
La Plata
16 enero, 2022
PAÍS

Gracias a la prohibición de despidos, pudo evitarse que se perdieran 700 mil puestos de trabajo en el sector privado

A diferencia de lo que ocurría un año atrás y a la luz de la llegada de números que al menos marcan un futuro alentador en el corto y mediano plazo, en el Gobierno miran con prudente optimismo la recuperación de los puestos de trabajo, como así también en lo que respecta a la preservación de los empleos.

En contraste a los negativos porcentajes de creación de puestos laborales que se registraron en los países vecinos en la segunda mitad del año pasado, en Argentina la destrucción de empleos fue notoriamente menor. Y esto, que es puesto de relieve por los funcionarios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), también lo destacan desde el Ministerio de Trabajo.

En efecto, el último informe técnico publicado por el área de Estadísticas de la cartera a cargo de Claudio Moroni, la prohibición de los despidos no impidió que el empleo se redujera, pero sí consiguió que se acotara al 3 % la destrucción de empleo privado y no promediara el 15 % de los países vecinos. En otras palabras, permitió que unos 700 mil argentinos conservaran sus puestos.

Así se desprende de la comparación “con dos países que presentan características económicas comparables, Brasil y Chile, pero que tienen modelos de relaciones laborales diferentes y que no aplicaron acciones para proteger el empleo registrado de una magnitud semejante a las instrumentadas en nuestro país” para hacer frente a la pandemia por el coronavirus.

Mientras que en países vecinos se destruyeron el año pasado más del 13 % de los puestos de trabajo privados en la comparación con febrero de 2020 (16,6 % en Chile y 13,6% en Brasil), en Argentina, en cambio, la destrucción del empleo registrado privado en su peor momento fue del orden del 3,2 %.

Esto significa que si el país hubiera tenido una pérdida de empleos similar al promedio de estos países vecinos (14,9 %), se habrían perdido 712 mil puestos de trabajo más.

En consecuencia, la recuperación de puestos de trabajo también fue más lenta. Hasta mayo, 1,6 % de los empleos asalariados no se habían recuperado; pero en Chile y en Brasil, los datos eran incluso más acuciantes: 7,2 % y 11,4% respectivamente.

“De este modo, el número de trabajadoras y trabajadores en esa modalidad ocupacional es mayor en un 1 % a abril de 2020, el primer mes en el que la pandemia impactó fuertemente en el empleo, e inferior al 1,6 % en relación al inicio de la pandemia en la Argentina, en febrero de 2020”, señala el informe técnico publicado el Ministerio.

En este escenario preelectoral, el foco ya está puesto en la recuperación del empleo formal, en particular del empleo fabril tras la implementación de los programas de Desarrollo Productivo. El otro eje visible del discurso oficialista está en el cambio de tendencia precisamente en esos sectores. Es que, hasta 2019 construcción e industria mostraban cifras declinantes; y desde 2020 incluso con la pandemia muestran cantidades de trabajadores en aumento.

La expectativa también está en la recuperación de puestos de trabajo en los sectores que estuvieron más restringidos hasta el momento: hotelería, gastronomía y turismo. Y también en los servicios interpersonales que crecen a la luz de mayores niveles de actividad económica y más ingreso disponible en los bolsillos de los trabajadores.

También en info135

ANSES: calendarios de pago del lunes 17 de enero

Alfredo Silletta

YPF invertirá más de 290 millones de dólares en Chubut durante 2022

Alfredo Silletta

Edenor y Edesur acumulan deudas por más de $ 100.000 millones, mientras el Estado las sigue subsidiando

Eduardo

Salir de los comentarios