9.8 C
La Plata
10 agosto, 2022
PAÍS

En búsqueda de la unidad perdida y con la consigna de que “la única batalla que se pierde es la que se abandona”

Por Alfredo Silletta

El albertismo en la Casa Rosada está nervioso. Teme que Cristina Kirchner publique hoy una carta cuando miles de argentinos estén en la plaza de Mayo conmemorando el 24 de marzo. Se equivocan, no habrá ninguna carta. La vicepresidenta considera que el día de hoy es una fecha clave en la búsqueda de “Memoria, Verdad y Justicia” y no lo mezclará en la interna del Frente de Todos.

La vicepresidenta hablará cuando ella considera que tiene que hablar. Recordemos que una mañana, en pleno macrismo nos enteramos que hacía un año que estaba escribiendo el libro “Sinceramente”, que fue el primer puntapié para el nacimiento del Frente de Todos. De la misma manera fue el anunció de la fórmula presidencial entre Alberto Fernández y ella para las elecciones de ese año que llegó a la derrota del régimen neoliberal de Cambiemos.

Cristina seguramente hablará y marcará su posición sobre el acuerdo de entendimiento con el FMI y la lucha contra la inflación que castiga la mesa de los argentinos. Lo hará cuando lo considere necesario, mientras tanto considera positivo que todos los actores que integran el FdT den su opinión, como sucedió con las dos cartas de los intelectuales.

Desde el Instituto  Patria, para no poner en boca de Cristina algo que no sabemos, planteó que el gobierno debe enfrentar al poder real. No alcanza con llamar al diálogo a las corporaciones y a la oposición que se opone a todo, incluso se opusieron a la gran campaña de vacunación que salvo a millones de argentinos en plena pandemia.

El presidente anunció que empezaba “la guerra contra la inflación” y las corporaciones aumentaron todos sus productos en una semana. El productor de trigo que vendía a 23 mil la tonelada ahora la venderá a 35 mil pero se queja y anuncia que buscará un “juez” amigo para no pagar más retenciones. Las alimenticias aumentaron en menos de una semana sus productos entre un 10 y un 20 por ciento.

Alberto Fernández dijo en las últimas horas que “el no será responsable de la ruptura del Frente de Todos”, que es necesario “la unidad para que no vuelva el liberalismo” el próximo año. Desde el kirchnerismo dicen que con la unidad solamente no se gana el año que viene, que es necesario saber que medidas tomará el gobierno para domar a la inflación  y recuperar el ingreso de los argentinos.

Las palabras solas ya no alcanzan. El gobierno deberá tomar cuatro o cinco medidas contundentes, anunciarlas por cadena nacional  y enviarlas al Congreso para que se debatan. Exponer a la oposición que se oponga a un aumento de salario o a cobrarle más impuestos a los ricos. A partir de esos hechos concretos, deberá haber una reunión entre ellos.

Como señalaron los intendentes bonaerenses es urgente restablecer el dialogo entre el presidente y la vice. Divididos no hay chance para el 2023, de allí que los medios hegemónicos insistan en la ruptura. No se cansan de regalarle “caramelos de madera” al albertismo. Tampoco es bueno, escuchar a sectores del Instituto Patria decir que “ya perdimos” y que hay que refugiase en la provincia de Buenos Aires y esperar al 2027.

Como dijo alguna vez Alberto Rodríguez Saa “Hay 2019”, hoy es fundamental afirmar que “Hay 2023”. Después se verá las candidaturas en una PASO, pero es necesario que todos tiren para adelante. Como decía Ernesto “Che” Guevara “la única batalla que se pierde es la que se abandona”.

 

También en info135

El Banco Nación incorpora al personal del Banco Supervielle de las sucursales de San Luis

Alfredo Silletta

Secco le respondió a Larreta: “No estoy de acuerdo con castigar a quienes no llevan a los chicos a la escuela”

Alfredo Silletta

ANSES entregó la jubilación 180 mil por tareas de cuidado

Alfredo Silletta

1 comentario

Salir de los comentarios