16.7 C
La Plata
30 septiembre, 2022
PAÍS

Con los cambios en Energía, el kirchnerismo cede espacios y elige no poner trabas a la gestión de Sergio Massa

Tras varios días de idas y vueltas, con el fantasma de un eventual malestar en el seno del kirchnerismo sobrevolando, en las últimas horas finalmente se confirmaron los cambios en la secretaría de Energía: con la designación de Flavia Royón, quien hasta ahora era ministra de Energía y Minería de Salta, en reemplazo de Darío Martínez, el responsable de la cartera económica, Sergio Massa, logró imponer a una funcionaria propia para comandar el área.

Contrariamente a los temores que subyacían por estos días, el kirchnerismo aceptó sin chistar la pérdida de control de ese estratégico sector, acaso sugiriendo que Cristina acompaña o al menos deja hacer o se quedó sin opciones, ante el ajuste que no quiso habilitar a Martín Guzmán.

Como sea, la toma de control por parte del Massa del área de Energía es un primer paso fundamental para que su gestión se encamine a las decisiones de fondo que parece exigir el momento. Su pretensión de cumplir con el techo del déficit del 2,5 % del PBI era imposible de alcanzar sin una juste fuerte del descontrolado gasto en Energía. Ni Martín Guzmán, ni Silvina Batakis -en su efímero paso por la cartera- tuvieron esa herramienta.

Cerca de la vicepresidenta optaron por priorizar el pragmatismo a la hora de hablar del “repliegue” de su tropa en el gobierno de Alberto Fernández.

La idea predominante, al día siguiente de los desplazamientos, es que se trató de un “paso natural”, ya que -aseguraron- “es lógico que Sergio [Massa] ponga a su gente. Es su tiempo y no vamos a poner obstáculos”, razonaron desde un despacho kirchnerista.

“Estuvo todo acordado en el Frente de Todos”, corroboran cerca de Massa, e incluyeron en el pacto no solo a CFK, sino también al presidente Alberto Fernández, que participó ayer en Bogotá de la asunción de Gustavo Petro como nuevo mandatario de Colombia.

Desde el kirchnerismo recordaron que no se trata del primer cambio ordenado por el nuevo ministro de Economía, que la semana pasada removió a todo su gabinete para ubicar allí a funcionarios de su confianza.

Justamente, desde ese sector destacaron que el objetivo fue darle a Massa la “potestad” para tomar decisiones según su propia lógica, distante por caso de la resistencia de Martínez a los aumentos tarifarios, motivo de encontronazos con Guzmán y hoy aceptados a regañadientes por todos los miembros de la coalición.

“Fuerza compañero Sergio Massa”, tuiteó la semana pasada Andrés Larroque, ministro del gobierno de Axel Kicillof, cuando el ex titular de la Cámara baja asumía su cargo. El dirigente camporista suele expresar las ideas de su jefe político, Máximo Kirchner, y sus palabras-que solían apuntar al propio Presidente y muchas de sus políticas-se leyeron en clave de apoyo implícito a los cambios propuestos por Massa, incluidos los movimientos de piezas que se dieron ayer.

Como otra muestra del sentido de sus próximos pasos, desde el Ministerio de Economía ratificaron que el jueves la nueva secretaria de Energía, la salteña Flavia Royón, informará la “entrada en vigencia de la segmentación (de tarifas) y tope de consumo por zona y sector”. Las renuncias de Martínez y Basualdo facilitaron el camino, y los diálogos previos evitaron críticas desde el mismo seno del Frente de Todos.

Mientras tanto, en los despachos que responden a la vicepresidenta, hay una consigna unificadora: “dar tiempo” a Massa y esperar, a la vez, medidas de corto plazo que compensen en materia social los costos políticos que implican el freno a la emisión monetaria y subas tarifarias que ya implementa el nuevo ministro.

También en info135

La AFIP notificó a 181 monotributistas que compraron entradas para la primera fase del mundial

Alfredo Silletta

Batakis recibió a representantes de movimientos de trabajadores rurales y cooperativas lácteas

Alfredo Silletta

Calendarios de pagos de octubre en ANSES

Alfredo Silletta

Salir de los comentarios