11.8 C
La Plata
20 julio, 2024
PAÍS

Patricia Bullrich busca mostrarse victoriosa, pero solo le queda colgarse de los triunfos radicales

Sin lugar a dudas, el triunfo del radical Leandro Zdero en las elecciones de Chaco se convirtió en un más que imprescindible aliciente para la alicaída campaña de la candidata presidencial de Juntos por el Cambio, Patricia Bullrich, quien ni bien confirmó las primeras tendencias favorables se subió a un avión, y viajó para participar de los festejos en el norte del país.

Y mientras ensaya sonrisas forzadas de ocasión, la ex ministra de Seguridad no tiene otra opción que ignorar los malos augurios que la ubican en un cómodo tercer puesto en los comicios del 22 de octubre y seguir adelante, si es posible, festejando victorias.

En Chaco se despidió con un grito de optimismo. “Vamos a gobernar el país todos juntos con una nueva mayoría. Con gobernadores, con legisladores para darle a Argentina un cambio de verdad, profundo, con coraje. Acá no solamente, como dice Leandro hay una mujer coraje: hay un pueblo coraje que se animó”.

Sin embargo, puertas adentro, en el equipo de campaña de Juntos por el Cambio son conscientes de lo mucho que le está debiendo la coalición opositora al radicalismo, que hoy por hoy es la única fuerza política que les salva la ropa, con una sucesión de triunfos en el interior.

De las seis provincias que Juntos por el Cambio se aseguró gobernar a partir de diciembre, al menos cuatro serán lideradas por la UCR: Carlos Sadir, el delfín de Gerardo Morales en Jujuy, Gustavo Valdés, en Corrientes, la novedad de Maximiliano Pullaro en Santa Fe y ahora se sumó Zdero en Chaco. Y seguramente se agregue la semana próxima Mendoza, con Alfredo Cornejo.

Pero al mismo tiempo, la UCR necesita que la candidatura de Bullrich no se caiga para no perder bancas en el Congreso. Sin embargo, integrantes del centenario partido reconocen la dificultad de seguir aliados al PRO si JxC no llegara a ser gobierno. En el Chaco se hablaba de eso, como también del tiempo que perdió la ex ministra en acomodar la campaña después de las PASO.

De ahí que el futuro de Juntos por el Cambio después de las elecciones es una verdadera incógnita. La aparición de Javier Milei como opositor central en la escena electoral dejó expuestas las internas que existen en la que en la última década fue la principal coalición adversaria del kirchnerismo, al punto que desde distintos sectores del espacio dan por hecho que después del 10 de diciembre el bloque se partirá, tanto en lo legislativo como en lo estructural.

“Podría haber sido Facundo Manes, Gerardo (Morales) o Martín (Lousteau), pero de cualquier manera nos hubiera ido mejor de lo que nos terminó yendo pegados al PRO”, fue el comentario de un interlocutor radical, según revela el diario Clarín, que ve en el horizonte una UCR afuera de Juntos por el Cambio y con un recambio de liderazgo natural, del que saldrían airosos, cree, sólo Manes y Lousteau.

La reciente victoria de Pullaro en Santa Fe, y el triunfo de ayer en Chaco, le dieron nuevos bríos a un sector del radicalismo. Puntualmente a Lousteau, el referente nacional de Evolución, el espacio al que pertenece el electo gobernador de Santa Fe, que cada vez que puede se encarga de aclarar que él responde políticamente a Lousteau, casi abriéndose de cualquier vínculo político con Horacio Rodríguez Larreta, que lo apoyó en la PASO provincial, o con Bullrich.

“No llega al balotaje, no existe en el mundo que dos oposiciones compitan por la presidencia”, es un comentario común en JxC, sobre todo en el universo radical, que surge de aquellos desconfiados de las posibilidades de Bullrich. Aunque, además, creen que está jugando mal en la propia lógica previa a la elección del 22 de octubre.

Fuentes de la coalición ven a la candidata “gastada”, sin saber cómo reaccionar ante el huracán Milei y sosteniendo hasta el final el discurso de “exterminio” del kirchnerismo. También creen que Mauricio Macri la ayuda “poco y nada”, y que el efecto revulsivo que se buscó lograr con la llegada de Carlos Melconian ya pasó.

Mientras tanto, a 35 días de las elecciones, a Bullrich no le queda otra que seguir colgándose de los triunfos territoriales de los candidatos de la UCR que, a esta altura, deben estar lamentándose haber sido tan timoratos y cobardes para seguir formando parte de un Juntos por el Cambio cada vez más debilitado, en lugar de haberse jugado por una ruptura que les hubiera acarreado mayores beneficios.

 

También en info135

En el invierno más crudo de los últimos años, la ministra Sandra Pettovello retiene 65 mil frazadas y no las reparte

Eduardo

Pedir la escupidera: Karina Milei fue a la embajada de Francia a suplicar perdón por los dichos de Villarruel

Alfredo Silletta

El sincericidio de Caputo: el ministro celebró que la gente tenga que vender sus ahorros para pagar impuestos

Eduardo

1 comentario

Salir de los comentarios