8 C
La Plata
20 julio, 2024
PAÍS

Victoria Villarruel afirmó que “es necesario una tiranía” para arreglar el país 

Mauricio Macri, el Ángel Exterminador cómo lo llama Jorge Asís, se encargó este año de destruir a María Eugenia Vidal, Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich y en caso de Javier Milei gane las elecciones también irá por él. Las versiones dicen que acordó con Victoria Villarruel, candidata a vicepresidenta, para que se haga cargo del gobierno dentro de tres meses. Macri sabe que hoy Milei es ingobernable, y que mantiene sus ideas de la dolarización y la ruptura de relaciones con Brasil y China, nuestros principales socios comerciales. En cambio con Villarruel a cargo del Ejecutivo lo necesitará a él para gobernador el país.

Luego del debate, la candidata a vicepresidenta apareció muy activa en varios canales de televisión y hasta organizó ayer un acto propio en el centro de la ciudad. Acto pobrísimo ya que no había ni 100 personas. Lo más preocupante hay sido sus declaraciones. Ayer frente a Joni Viale, el mayor chupamedias de la derecha, utilizó una frase para resolver los problemas del país que asusta: “¿Un país devastado, cómo pensás resolverlo si no es con una tiranía”.

Un día antes, en TN, afirmó que hay que terminar con la ley de aborto seguro y gratuito ya que las mujeres realizan “abortos a término”. Una verdadera mentira cuando la ley es clara sobre las 12 semanas.

En ese mismo programa apuntó su odio hacia el espacio de memoria que funciona en lo que fuera la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), un campo de concentración por el que se estima que pasaron 5000 hombres y mujeres durante los años del terrorismo de Estado. La candidata a vicepresidenta de La Libertad Avanza (LLA) expresó su intención de que las 17 hectáreas del predio puedan ser “disfrutadas por todo el pueblo argentino”.  Y agregó: “Creo que hay que pensar en tener una visión amplia de los derechos humanos que nos incluya a todos y que nos permita –con el paso del tiempo y con mucho respeto– cerrar las situaciones que nos duelen como sociedad”.

Villarruel no sabe o no le interesa que el predio de Avenida de Libertador está alcanzado por una medida de no innovar dictada por la justicia federal, que impide que sea alterado sin la autorización de un juez. Hay una protección especial para el que fuera el casino de oficiales –donde estuvieron miles de personas secuestradas y que, desde 2015, funciona como un museo de la memoria. La protección especial vino de la mano de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), que en septiembre pasado declaró al lugar como patrimonio mundial.

“La ESMA ya no es de los argentinos, sino de la humanidad”, sostiene Horacio Pietragalla Corti, secretario de Derechos Humanos de la Nación. “A diferencia de lo que plantea Villarruel, acá se puede conocer la historia reciente y cómo fue la resistencia a la dictadura así como disfrutar lo que pudo conquistar la sociedad argentina en materia de derechos humanos”.

También en info135

En el invierno más crudo de los últimos años, la ministra Sandra Pettovello retiene 65 mil frazadas y no las reparte

Eduardo

Pedir la escupidera: Karina Milei fue a la embajada de Francia a suplicar perdón por los dichos de Villarruel

Alfredo Silletta

El sincericidio de Caputo: el ministro celebró que la gente tenga que vender sus ahorros para pagar impuestos

Eduardo

Salir de los comentarios